Ortega carga contra España: “Siguen actuando como colonizadores”

El presidente de Nicaragua asegura que los “monarcas españoles” fueron “asesinos” y critica a “los partidos fascistas españoles y de la UE hermanitos de Hitler”

Una mujer observa en el televisor al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega
Una mujer observa en el televisor al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega FOTO: Jorge Torres EFE

“Los españoles no entienden que estos pueblos tienen la conciencia y la convicción. Dejaron de ser colonia de Europa hace mucho tiempo. Estamos librando las batallas porque ellos siguen actuando y comportándose como colonizadores”. El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha cargado contra el Gobierno, la monarquía y los partidos de la derecha española en el festejo el lunes por la noche de su quinto mandato tras unas elecciones que la UE, Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos (OEA) no reconocen por la escalada represiva contra la oposición y la falta de garantías democráticas.

“Se creían con el derecho divino a apropiarse de estas tierras. Es bueno que los gobernantes españoles recapaciten. Porque el pueblo sí lo sabe. La conquista no significó educación. No significó bienestar”. El autócrata de 75 años ha cargado contra los opositores encarcelados en una ceremonia con actuaciones musicales y cientos de personas frente a la Casa Naranja en Managua: “Esos que están presos son hijos de perra de los imperialistas yanquis”.

El mandatario nicaragüense, acompañado de su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, ha lanzado duras críticas a España: “¿Con qué derecho los colonizadores españoles? Con la espada y la Biblia, combinación venenosa para oprimir a nuestros pueblos. Nuestros antepasados indígenas estuvieron resistiendo, enfrentando y entregando su vida frente a los colonizadores”. Ortega levantaba aplausos de los asistentes con sus acusaciones a la democracia española: “Incluso gobiernan partidos fascistas. Los descendientes del franquismo que masacró y asesinó al pueblo español. Esos son hijos de Franco los que han quedado ahí todavía ocupando espacios de poder. Incluso gobernando eventualmente en España. Los franquistas hermanitos de Hitler gobernando”.

Ortega ha acusado a los opositores detenidos o en exilio de ir en contra de Nicaragua: “Había vende-patrias como esos que están presos”. El público ha respondido con aplausos. El dictador concluyó: “No son nicaragüenses”.

El ex guerrillero sandinista ha cargado también contra EE UU la UE “por querer imponer qué tipo de democracia debemos practicar”. Ortega se ha adjudicado su cuarta legislatura consecutiva con un 74,99% de los votos, según el Consejo Supremo Electoral (CSE) controlado por el régiemn. El mandatario sandinista lleva 14 años seguidos como presidente desde su regreso al poder en 2007. La participación oficial es 65,34%. Los datos del régimen Ortega-Murillo son rebatidos por los organismos de información independientes. La plataforma Urnas Abiertas ha fijado la participación de los más de 4,4 millones de nicaragüenses llamados a las urnas en un 18,5%. El Gobierno ha otorgado un ínfimo porcentaje de apoyo a los partidos que la oposición denuncia que son “colaboracionistas de la farsa electoral”, a los que llaman “zancudos”.

“Los reyes españoles decidieron repartir tierras aquí. Ladrones y asesinos”
Daniel Ortega, presidente de Nicaragua

En pie ante las juventudes sandinistas y el resto de súbditos, Ortega ha acusado “a los dirigentes de estos partidos franquistas españoles” de defender “corrientes fascistas y pro imperialistas” contra las libertades en América Latina: “Hablan abiertamente de formar una internacional por la democracia, cuando todos sabemos que quieren formar una internacional que reviva el fascismo y el nazismo”. Los antiguos monarcas españoles han sido otro de los blancos en su hora y media de discurso: “Los reyes en la época de los españoles también decidieron repartir tierras aquí. Los reyes repartiendo aquello que no les pertenecían. Ladrones, sinvergüenzas, asesinos. Se robaban las tierras y asesinaban a nuestros antepasados indígenas”.

El veneno verbal de Ortega ha continuado señalando a la UE: “La Unión Europea tiene una mayoría de parlamentarios fascistas, nazis. Esa es la democracia en Europa. Están gobernando en su mayoría fascistas”. El mandatario, que cumple este jueves 76 años, ha continuado su argumentación en contra de los Veintisiete: “Por eso tanto odio contra Cuba. Por eso tanto odio contra la República Bolivariana de Venezuela. Por eso tanto odio a los pueblos que luchan por la libertad como Bolivia. Ellos sienten que los pueblos se siguen rebelando. Siguen rompiendo las cadenas. Ellos quieren imponer las cadenas”.

Ortega acusó a EE UU y la UE de actitudes antidemocráticas: “No entienden que en Nicaragua gobiernan los nicaragüenses”. Ortega ha remarcado: “Aquí no podemos decir que estamos libres. No podemos afirmar que somos independientes. Estamos bajos las amenazas del imperio yanqui y los países europeos. Eso no lo digo yo, lo dicen ellos. Creen que somos una colonia de ellos y quieren dictar cómo debemos comportarnos. Siguen con sus prácticas colonialistas para dominar estos territorios. Explotarlos y comprometerlos en sus políticas expansionistas”. Ortega ha omitido cualquier autocrítica: “Nosotros no querríamos estar hablando aquí de los yanquis, ni de los españoles, ni de los europeos… en todo caso sería bueno que habláramos con ellos. Relaciones respetuosas de todo tipo. Pero no. Ellos hablan nada más con el garrote. Se ríen de nosotros”.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha sido uno de los más criticados en la ceremonia del sandinismo: “Biden generó una expectativa. Dijo que iba a retomar las relaciones con Cuba. Sabemos cómo funciona el Estado norteamericano. En Estados Unidos no es el pueblo el que decide. Hay elecciones, es cierto. Pero, independientemente de quien llegue a al Gobierno, deciden los poderes militares de la industria militar y los poderes económicos”.

Ortega acusa al gigante norteamericano de violar la soberanía de los países latinoamericanos: “Por eso tanta guerra, tanta tragedia, tantas invasiones y no terminan de aprender. Hace poco salieron de Afganistán. Han dejado una situación en la que provocaron más dolor, más muertes, más inseguridad”. Ortega finaliza la comparación: “¿Cuántas invasiones ha habido Nicaragua? Afganistán está haciendo un esfuerzo extraordinario para lograr la estabilidad. Estados Unidos debería pedir perdón por tantos crímenes en Latinoamérica y en el mundo”.

Ortega ha aprovechado su particular repaso a la historia de América para lanzar un mensaje a la población de Estados Unidos: “Con todo el respeto y cariño que le tenemos al pueblo norteamericano, la democracia norteamericana nació por la esclavitud. Para nicaragüenses, latinoamericanos y caribeños es imposible dejar de hablar de la política intervencionista, expansionista y colonialista de Estados Unidos y de los países europeos”.

Ortega parece querer justificar su régimen de terror y el incremento de la represión en los últimos meses recordando las sombras de la historia europea: “¿Cuánta sangre carga Europa? ¿Cuántos crímenes cometidos en los países que ocuparon en África? Lo que costó la independencia del pueblo africano. Nicaragua y Centroamérica también desarrollaron una independencia”.

Contra la Prensa

El dirigente nicaragüense ha cargado contra la prensa independiente tras prohibir la entrada de medios internacionales para cubrir los comicios: “Periodistas independientes, no de las grandes corporaciones que ya sabemos a quién le pertenecen. Les pertenecen a los imperios. Y tienen el valor, los sinvergüenzas, de decir que quieren venir a cubrir las elecciones. Si nos vienen echando maldiciones. Ya sabemos. Son empleados de las agencias de inteligencia de Estados Unidos de Norteamérica. Esos no entran aquí”.

Ortega ha citado los países de procedencia de los supuestos observadores e informadores que han acompañado al Gobierno esta semana electoral: “Treinta y dos hermanos de Estados Unidos, 22 compañeros de México, amigos de España, Venezuela, Colombia, Costa Rica, Canadá, China, Cuba… siete hermanos de la tierra del Che, de Argentina”. El público acompañaba con aplausos cada país citado por el presidente nicaragüense.

El régimen Ortega-Murillo detuvo a 21 personas durante el fin de semana electoral hasta la madrugada del domingo. La oposición logró en gran medida vaciar las calles y los centros de votación para evidenciar “la farsa electoral” y el escaso apoyo popular a Ortega. La Corte Interamericana de Derechos Humanos cifra en 318 muertos “por la represión” desde las masivas protestas de 2018 que exigían la renuncia del presidente nicaragüense.

El mandatario ha enviado cariñosos mensajes a sus aliados en la región: “Saludos amigo Nicolás Maduro. Gracias Díaz-Canel por tu mensaje. Gracias Raúl Castro, dirigente histórico de las Revolución Cubana junto con Fidel. Nos han llegado todas las felicitaciones”. Ortega ha agradecido “el apoyo de la delegación rusa que nos ha acompañado toda la semana”.

Ortega ha recordado a Augusto César Sandino, quién dirigió la resistencia nicaragüense entre 1927 y 1933 contra el ejército de ocupación estadounidense: “Sandino aseguró: Yo no me vendo ni me rindo jamás. Patria libre o morir”. La velada sandinista ha concluido con más actuaciones musicales, una de ellas con ritmos caribeños: “Anti imperialista, nica de corazón. Unidos en un canto de hermanos. Aquí seguiremos luchando por la paz en Nicaragua”.

Aislamiento internacional

La UE, EE UU y la Organización de Estados Americanos (OEA) han amenazado con aumentar las sanciones contra el país centroamericano debido a la violación sistémica de los derechos humanos. Pero no todo fueron críticas. Los regímenes afines al autócrata nicaragüense saludaron su victoria. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, felicitó a Ortega y advirtió: “Nicaragua tiene quién le defienda”. Los apoyos también llegaron de Rusia.

Las elecciones se han celebrado de forma “organizada” y han cumplido con la legislación local, afirmó el lunes el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov. Por su parte, el Gobierno iraní dio su enhorabuena “al Gobierno amigo” de Nicaragua por la celebración de unas elecciones que calificó de “soberanas y en paz”.

Las potencias occidentales estudian cómo diseñar las sanciones para atacar a las élites corruptas y afectar lo menos posible a este país de 6,6 millones de personas que afronta graves problemas de pobreza y desempleo. El 44% de los hogares reportaron menos ingresos durante el primer semestre de 2021, según un informe del Banco Mundial actualizado el pasado sábado. El hambre en Nicaragua también ha aumentado. El 26% de los hogares admite haberse quedado sin alimentos durante el último mes previo a la encuesta, un 8% más que el año pasado.

Un analista y catedrático nicaragüense residente en EE UU, que prefiere mantener su anonimato por temor a represalias, explica a LA RAZÓN que “la meta principal de la política exterior norteamericana en América Latina es preservar la estabilidad y de esa manera controlar los flujos migratorios hacia el norte”. Ve complicada una salida democrática en Nicaragua: “La familia Ortega no tiene ningún proyecto, programa, o ideología más allá de su perpetuación en el poder. El modelo es un país controlado estrictamente por la familia Ortega-Murillo, cueste lo que cueste”.