Moscú niega planes para invadir Ucrania

El Ministerio de Defensa ucraniano asegura que hay 90.000 soldados rusos estacionados cerca de su frontera

Carros de combate rusos en Crimea
Carros de combate rusos en Crimea AP

El Kremlin rechazó este viernes las acusaciones de la concentración de tropas rusas cerca de Ucrania tiene como objetivo la invasión del país vecino añadió que Rusia envía soldados a la frontera porque necesita garantizar su seguridad en respuesta a las supuestas amenazas de la OTAN. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, negó las informaciones de medios occidentales que apuntan que Moscú tiene intención de invadir Ucrania y dijo que son solo un “intento vacío e infundado de incitar tensiones”. “Rusia no amenaza a nadie”, dijo Peskov durante una conferencia telefónica con periodistas. “El movimiento de tropas en nuestro territorio no debería ser motivo de preocupación para nadie”.

Ucrania se quejó la semana pasada de que Rusia ha mantenido a decenas de miles de tropas no lejos de sus fronteras después de realizar maniobras de guerra en un intento de ejercer más presión sobre su ex vecino soviético. Rusia anexionó la península de Crimea de Ucrania en 2014 y ha apoyado una insurgencia separatista que estalló ese año en el este de Ucrania.

El Ministerio de Defensa de Ucrania dijo que alrededor de 90.000 soldados rusos están estacionados no lejos de la frontera y en áreas controladas por los rebeldes en el este de Ucrania. Defensa añadió que unidades del 41º ejército ruso han permanecido en Yelnya, una ciudad rusa a unos 260 kilómetros al norte de la frontera con Ucrania. El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, aseguró al ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, en Washington esta semana que el compromiso de Estados Unidos con la seguridad e integridad territorial de Ucrania es “férreo”.

Blinken dijo que Estados Unidos no conocía las intenciones de Rusia, pero que las prácticas de Moscú en el pasado incluyen la invención de supuestas provocaciones a lo largo de su frontera para justificar la intervención militar. Rusia ha apoyado una insurgencia separatista en el este de Ucrania que estalló poco después de la anexión de la península de Crimea por Moscú en 2014 y ha dejado más de 14.000 muertos. Rusia ha negado repetidamente cualquier presencia de sus tropas en el este de Ucrania.

Cuando se le preguntó el jueves si Rusia planeaba invadir Ucrania, el embajador adjunto de Rusia ante la ONU, Dmitry Polyansky, respondió que “nunca lo planeó, nunca lo hizo y nunca lo hará a menos que seamos provocados por Ucrania o por alguien más”. Citó lo que llamó muchas amenazas de Ucrania y supuestas acciones provocadoras de los buques de guerra estadounidenses en el Mar Negro.

Peskov también enfatizó el viernes que Rusia necesita proteger su seguridad en medio de lo que describió como “provocaciones crecientes” cerca de sus fronteras. Señaló el despliegue naval de Estados Unidos en el Mar Negro y los vuelos de inteligencia cada vez más frecuentes de Estados Unidos y la OTAN. “Tomamos medidas para garantizar nuestra seguridad cuando nuestros oponentes adoptan acciones desafiantes cerca de nuestras fronteras”, dijo Peskov. “No podemos permanecer indiferentes a eso; debemos estar en guardia”.

El Ministerio de Defensa ruso describió el despliegue de los buques de guerra estadounidenses USS Mount Whitney y USS Porter, que navegaron hacia el Mar Negro la semana pasada, como una “amenaza para la seguridad regional y la estabilidad estratégica”. “El objetivo real detrás de las actividades de Estados Unidos en la región del Mar Negro es explorar el teatro de operaciones en caso de los intentos de Kiev de resolver el conflicto en el sureste por la fuerza”, dijo el ministerio en un comunicado.