Condenado un empresario a más de nueve años de cárcel por comprar un Lamborghini con las ayudas del Gobierno por la covid-19

El individuo, residente de Texas, fue acusado de fraude electrónico y blanqueo de dinero tras obtener más de 1,6 millones de dólares

El condenado Lee Price III obtuvo las ayudas del Gobierno, utilizó el dinero, entre otros gastos, para adquirir un Lamborghini Urus
El condenado Lee Price III obtuvo las ayudas del Gobierno, utilizó el dinero, entre otros gastos, para adquirir un Lamborghini Urus FOTO: Twitter La Razón

Lee Price III, un empresario estadounidense de 30 años, fue condenado a 110 meses de prisión por adquirir un Lamborghini el año pasado con el dinero que obtuvo a través del programa federal de ayuda para afectados por la covid-19, anunció el pasado lunes el Departamento de Justicia de EE UU y que recoge ‘Washington Post’.

El individuo, residente de Texas, fue acusado de fraude electrónico y blanqueo de dinero tras obtener más de 1,6 millones de dólares del Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP). Su abogado, Tom Berg, aseguró tras la decisión judicial que su cliente se había declarado culpable sin objeciones. “El señor Price espera que otros aprendan de su castigo que no hay dinero fácil. Tiene el resto de la condena de 110 meses para reflexionar, arrepentirse y reconstruir su vida malgastada”, manifestó Berg.

Una vez que Lee Price obtuvo las ayudas del Gobierno, utilizó el dinero, entre otros gastos, para adquirir un Lamborghini Urus, una camioneta ‘pickup’ Ford F-350 del año 2020, un reloj de la marca Rolex y también para pagar un préstamo sobre una propiedad residencial. El Departamento de Justicia le incautó más de 700.000 dólares de los fondos que obtuvo conforme a la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por el Coronavirus (Cares).

Su estrategia de estafa consistió en solicitar préstamos del PPP a dos prestamistas diferentes en nombre de tres entidades suyas, Price Enterprises Holdings, 713 Construction y Price Logistic Services, supuestamente para sufragar los gastos de nómina y salarios de sus empleados. De este modo pretendía recibir más de 2,6 millones de dólares. Posteriormente, las autoridades descubrieron que había presentado registros fiscales falsos y que el director ejecutivo de 713 Construction murió un mes antes de que se presentara la solicitud.

Más de 150 personas han sido acusadas en el país de fraudes relacionados con el PPP en más de 95 casos penales, según el Departamento de Justicia. Se han incautado más de 75 millones de dólares en ganancias derivadas de dichos fondos, así como propiedades inmobiliarias y artículos de lujo producto de estas ganancias.