La candidata de la derecha francesa se afianza como rival de Macron

El presidente lidera los sondeos para las presidenciales de primavera en las elecciones más femeninas de Francia

La candidata de la derecha francesa Valerie Pecresse
La candidata de la derecha francesa Valerie Pecresse FOTO: Jean-Francois Badias AP

Comienza el año 2022 y con él, la cuenta regresiva hacia el 10 de abril, día de la primera vuelta presidencial. Los últimos sondeos confirman a Emmanuel Macron a la cabeza con una clara intención de voto que supera el 20% y que puede alcanzar hasta el 25% en algunas encuestadoras. Este número le asegura, por ahora, su pase a una segunda vuelta el 24 de abril.

La campaña electoral debe retomarse en los próximos días y la pregunta que los expertos se hacen es si se convertirá en un verdadero debate político, con planes de trabajo, ideas, propuestas y algo de picante entre candidatos, o si será únicamente un balance de la gestión que ha desarrollado Macron de la pandemia. Temas como el calentamiento global, esgrimido por los candidatos verdes – Yannick Jadot o Anne Hidalgo- no han logrado colarse en el interés colectivo en términos electorales, pero otros puntos calientes de la agenda como la migración ilegal, la economía golpeada de los últimos dos años o el refuerzo de los lazos con la Unión Europea sí que serán plato fuerte.

Por ahora, el presidente francés tiene las de ganar. La pregunta ahora es quien pasará a segunda vuelta con él.

Hace seis meses parecía evidente que se repetiría el mismo escenario de 2017: Macron y Marine Le Pen en la foto final. Pero el juego ha cambiado. No sólo Le Pen ha bajado considerablemente a un cuarto lugar en los sondeos sino que ahora, ha salido otra figura femenina al ruedo: Valérie Pécresse, ganadora de las primarias del partido de derecha, Les Républicains, que se ubica actualmente en un segundo lugar de los sondeos con un 16% de intención de voto, cuatro puntos por debajo de Emmanuel Macron.

Y es que estas elecciones se han convertido en las más femeninas de la historia francesa. Hasta ahora, tres mujeres han confirmado su candidatura a la presidencia de Francia. Valérie Pécresse fue diputada desde 2002 hasta 2012 y hasta ahora se ha desempeñado como presidenta del Consejo Legislativo de la región capital.

Es una cara conocida, especialmente entre los parisinos, que no duda en revelar su afinidad con el estilo Merkel, el liberalismo económico y un poco de dureza a lo Margaret Thatcher.

Le sigue Marine Le Pen, nuevamente candidata por la extrema derecha y finalista junto a Emmanuel Macron de la segunda vuelta de las elecciones de 2017. Marine Le Pen es una de las mujeres políticas más sólidas de Francia, con una larga historia partidista y radicalmente ideológica que le acompaña desde niña, de la mano de su padre, el controversial Jean Marie Le Pen. Sin embargo, Marine ha perdido fuerza en los sondeos electorales más recientes, que le otorgan un 13% de intención de voto, contra un 14% que se le adjudica a Eric Zemmour, quien se presenta como candidato de extrema derecha y ha conquistado, con mucho espectáculo y controversia, parte del electorado de Le Pen.

Muy por debajo viene la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, con un 2% de intención de voto. Un porcentaje sorprendentemente pequeño para la persona que maneja desde 2014 los destinos de la capital francesa y que fue reelecta en 2020 por una amplia mayoría. Anne Hidalgo fue favorecida con el 72% de votos en las primarias del Partido Socialista pero exige realizar primarias populares de izquierda para medirse con candidatos como Jean Luc Mélenchon, de extrema izquierda, o Yannick Jadot, diputado ecologista del Parlamento Europeo.

Y al filo de esta improbable elección primaria -que no despierta muchas emociones y quizás no verá la luz - se encuentra la eventual cuarta candidata, Christiane Taubira, mujer de 69 años, nacida en la Guyana Francesa y antigua ministra de justicia, bajo el gobierno de Hollande. Taubira ha anunciado que “está considerando” lanzarse como candidata a las elecciones presidenciales de abril pero no confirma si desea medirse antes con sus colegas de izquierda.

Este año electoral marca, sin duda, un hito histórico por la cantidad de mujeres que han lanzado su candidatura presidencial en Francia, sin embargo, por ahora el primer lugar de intención de voto sigue ocupado por un hombre: Emmanuel Macron.