Europa

La ministra de Exteriores adelanta posiciones en las primarias “tories” para suceder a Johnson

Rishi Sunak mantiene su ventaja (118), pero sus dos rivales Truss (86) y Mordaunt (92) han recortado distancias con el ex ministro de Finanzas

La ministra de Exteriores y candidata Liz Truss
La ministra de Exteriores y candidata Liz Truss FOTO: NEIL HALL EFE

Tras liderar todas las votaciones eliminatorias en las primarias del Partido Conservador para suceder a Boris Johnson, el ex Chancellor Rishi Sunak -que ayer conseguía 118 votos en la última criba- tiene prácticamente garantizado su pase a la final. Se ha convertido en el candidato favorito de las filas. Pero eso no le asegura las llaves del Número 10 porque es la ex secretaria de Estado de Comercio, Penny Mordaunt, quien ayer consiguió 92 votos, la que es más popular entre los 200.000 afiliados que son los que al fin y al cabo tendrán la última palabra. Por lo que nada está decidido.

El problema es que la que fuera reservista de la Royal Navy podría quedar en el último momento eliminada. La responsable de la diplomacia británica, Liz Truss -que ayer consiguió 86- ha ido recortando distancia en los últimos días y teniendo en cuenta que en esta fase entran en juego todo tipo de estrategias podría conseguir quedar como segunda cuando este miércoles se elijan a los dos finalistas que se presentarán a las bases.

El núcleo duro apuesta por Truss, que a pesar de que en su día votó por la permanencia en la UE ha radicalizado su discurso en los últimos años. Los brexiteers consideran que Mordaunt -que sí votó por el Brexit- es demasiado moderada y no le perdonan que en el debate parlamentario sobre la nueva legislación sobre bajas de maternidad hablara de “personas” en lugar de utilizar el término “madre” o “mujer”.

Con una diferencia en la última criba de apenas seis votos, todo va a depender de cómo se distribuyan los 59 votos recibidos ayer por Kemi Badenoch. La secretaria de Estado de Igualdad ha sido la última eliminada, pero no son pocos los que la ven ya como la nueva ministra de Interior en el próximo Gobierno.

De origen nigeriano, se unió al Partido Conservador a la edad de 25 años y consiguió su escaño en 2017. Durante sus intervenciones enfureció a muchos en la izquierda y ganó admiradores en la derecha cuando cuestionó la idea de que existe un racismo institucional generalizado en Reino Unido.

A menudo catalogada como una “culture warrior” -una etiqueta que ella disputa- su campaña pegó letreros escritos a mano que decían “hombres” y “mujeres” en las puertas de los baños de género neutro. Cabría también la posibilidad -sin precedentes, pero no imposible- de que este miércoles todos los candidatos empataran con 119 votos cada uno. En ese caso, sería necesario una nueva criba. El ganador se conocerá el próximo 5 de septiembre.