Internacional

El bebé perdido en la caótica evacuación de Kabul vuelve a los brazos de su familia

Sohail, de dos meses de edad, fue entregado por sus padres a un soldado norteamericano para salvarlo del tumulto de gente agolpada en el aeropuerto. Cuando trataron de recuperarlo no lo encontraron y se fueron a EE UU sin él

El bebé Sohail Ahmadi bebe leche de su biberón en la casa de Hamid Safi, el taxista que le recogió del aeropuerto internacional de Kabul
El bebé Sohail Ahmadi bebe leche de su biberón en la casa de Hamid Safi, el taxista que le recogió del aeropuerto internacional de Kabul FOTO: ALI KHARA REUTERS

Un bebé separado de sus padres en el caos de la salida estadounidense de Afganistán ha logrado reunirse finalmente con su familia. El nuevo dominio de los talibanes provocó el pánico entre la población civil afgana, sobre todo entre los colaboradores del Gobierno y de la coalición internacional, y miles de personas se agolparon en el aeropuerto internacional de Kabul para tratar de escapar de los integristas. En medio del tumulto, Sohail Ahmadi, de dos meses, fue entregado a un soldado estadounidense por encima de una valla para protegerlo de la aglomeración. Pero una vez que sus padres consiguieron entrar en el aeropuerto, Sohail no se encontraba por ningún lado.

Después de una búsqueda frenética pero inútil del bebé, su padre Mirza Ali Ahmadi, que había trabajado como guardia de seguridad en la embajada de Estados Unidos, la madre Suraya y sus otros cuatro hijos fueron puestos en un vuelo de evacuación a Estados Unidos. Durante meses no supieron dónde estaba su bebé.

Hamid Safi, un taxista de 29 años, encontró al bebé Sohail Ahmadi abandonado en el aeropuerto, trató de buscar a su familia en medio del caos y al no encontrar a nadie decidió llevarlo a su casa junto a su mujer y sus hijos. Llamaron al bebé Mohammad Abed y publicaron fotos de todos los niños juntos en su página de Facebook.

Una investigación de Reuters, localizó a Sohail Ahmadi en la casa de Safi. El abuelo del menor desaparecido, Mohammad Qasem Razawi, emprendió un largo viaje desde la provincia nororiental de Badakhshan hasta Kabul para pedir la devolución del niño. Al llegar a casa de Safi, éste se negó a devolverlo y exigió que él y su familia también fueran trasladados a Estados Unidos. Tras siete semanas de negociaciones entre la familia, con el arresto de Safi, las autoridades talibanes lograron forjar un acuerdo entre las dos familias. Finalmente Mohammad Qasem Razawi, abuelo del bebé Sohail Ahmadi, pudo coger en brazos a su nieto

Desde Estados Unidos, sus padres pudieron ver por un chat de vídeo el reencuentro. “Hay celebraciones, bailes, cantos”, dijo Razawi. “Es como una boda de hecho”. El matrimonio espera que pronto se hagan los trámites necesarios para poderse traer a Sohail al estado estadounidense de Michigan, donde ahora se han asentado.