Internacional

Un terremoto deja al menos mil muertos y arrasa pueblos enteros en el sureste de Afganistán

El movimiento sísmico de 6,1 grados sacude la región de Paktika y se deja sentir en Pakistán e India.

Un terremoto de magnitud 6,1, el peor en dos décadas, acabó con la vida de al menos un millar de personas, además de causar varios centenares de heridos, en las zonas rurales del sudeste de Afganistán. Las autoridades locales anticipan que la cifra seguirá elevándose en las próximas horas.

El epicentro del seísmo, que se produjo a última hora del martes, se situó a 44 kilómetros de distancia de la localidad de Jost, en el sudeste del país y próxima a la frontera con Pakistán, según el Servicio Geológico de Estados Unidos, que también informó de una réplica de 4,5 grados. El temblor fue sentido por casi 120 millones de personas en Afganistán, Pakistán e Irán e India, aunque en estos últimos tres países no se han registrado hasta ahora víctimas.

Decenas de pequeñas localidades han quedado literalmente borradas del mapa y la imagen sobre el terreno era la de casas convertidas en escombros y cuerpos envueltos en sábanas entre los cascotes. Hay miles de familias enteras desaparecidas. Un drama de dimensiones apocalípticas.

“La cifra de muertes subirá probablemente teniendo en cuenta que se trata de zonas remotas en la montaña y que se tardará en conocer los detalles de lo ocurrido”, aseguraba un alto cargo del Ministerio del Interior talibán. La mayoría de muertos han sido confirmados en la provincia de Paktiká, vecina de la provincia de Jost, sin duda las dos más afectadas. “Ha habido muchos vecinos muertos. Yo mismo he cargado con heridos. No tenemos medios y hemos tenido que llevarlos en camionetas al hospital”, relataba un residente de la citada provincia al medio local Tolo News.

De acuerdo a las autoridades locales, sólo en los distritos de Gayan y Barmal se contabilizan mil muertos, lo que anticipa cifras muy superiores a las confirmadas hasta el momento habida cuenta de que se han visto afectadas varias demarcaciones del país. Cinco helicópteros del Ministerio de Defensa afgano, más de medio centenar de ambulancias y numerosos trabajadores sanitarios fueron ayer desplegados sobre el terreno por las autoridades locales.

Una casa destruida en Afganistán
Una casa destruida en Afganistán FOTO: La Razón La Razón

Desde la oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) se daba cuenta de que Kabul había pedido ayuda a las agencias humanitarias y confirmaba la llegada de equipos a los lugares afectados por el seísmo. Con todo, en la tarde

de ayer, la organización admitía no contar con los equipos de rescate adecuados en el interior del país y afirmaba que Turquía es el país “en mejor posición” para ayudar. Por su parte, el representante de UNICEF en Afganistán, Mohamed Ayoya, alertó de la situación de vulnerabilidad en la que el terremoto deja a miles de niños.

El reto de la gestión talibán de la catástrofe

Uno de los grandes interrogantes ahora es la capacidad de respuesta ante la catástrofe de las autoridades talibanes, que recuperaron el poder el pasado mes de agosto en una fulgurante operación militar cuando se cumplían veinte años de ser derrocados por las fuerzas de la Alianza Atlántica.

El régimen talibán sigue sin lograr el reconocimiento de la comunidad internacional, aunque sus líderes aseguran haber cumplido todos “los requisitos”. Sólo cinco Estados, China, Rusia, Irán, Turquía y Pakistán, han mantenido abiertas sus representaciones diplomáticas desde la llegada al poder de los líderes del movimiento insurgente.

Numerosos países han impuesto sanciones a los talibanes y la ayuda internacional se ha reducido considerablemente. Un portavoz de Exteriores avanzó que el régimen aceptará la entrada de ayuda externa. El líder supremo de los talibanes, el misterioso Haibatullah Akhundzada, se limitó ayer a dar su pésame a las familias de los fallecidos. El vecino Pakistán ha sido uno de los primeros países en enviar equipos de rescate.

Un mapa de movimiento facilitado por el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS) muestra la ubicación de un terremoto de magnitud 5,9 que azotó a unos 46 km al suroeste de Khost, en la provincia de Paktika, Afganistán.
Un mapa de movimiento facilitado por el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS) muestra la ubicación de un terremoto de magnitud 5,9 que azotó a unos 46 km al suroeste de Khost, en la provincia de Paktika, Afganistán. FOTO: USGS HANDOUT EFE

Desde la toma del poder por parte de los talibanes y la salida de las fuerzas internacionales, Afganistán afronta una grave crisis económica. Asimismo, la tragedia se produce al tiempo que varias regiones afganas se están viendo golpeadas por las riadas, también causantes de numerosas muertes y cuantiosos daños materiales. El mal estado de las carreteras está dificultando además el traslado de los heridos a los centros hospitalarios desde las zonas rurales más afectadas.

Un dramático historial sísmico

No es la primera vez que el país de Asia Central se ve golpeado por un terremoto de dimensiones semejantes, una parte importante de ellos registrados en la montañosa región septentrional de Hindú Kush, fronteriza con Pakistán. Antes, en 1997, un terremoto de 7,2 en la frontera entre Afganistán e Irán sesgó la vida de más de 1.500 personas. Un año más tarde, en febrero, dos terremotos de magnitud 5,9 y 6 causaron la muerte de 4.000 personas en el norte del país. Posteriormente, en mayo de aquel año otro terremoto de 7 grados en la zona dejó un balance aún más dramático: 5.000 muertos.

En 2002 más de 1.200 personas perdieron la vida como consecuencia de uno de estos seísmos. Tres años más tarde, en 2015, un terremoto de magnitud 7,5 –uno de los más severos en la historia de Afganistán- con epicentro en Hindú Kush golpeó las comarcas del noreste, costándole la vida a varios centenares de personas. A comienzos de este mismo año, en enero, fue el oeste del país la zona afectada por uno de estos frecuentes temblores de tierra, aunque en aquella ocasión la cifra de muertos sólo rebasó las dos decenas.

Otros terremotos mortíferos

Los terremotos más graves en el último siglo en estos países se produjeron en 1935 y 2005, ambos en Pakistán. El primero, el 30 de mayo de 1935, causó entre 30.000 y 60.000 muertos, la mayoría en la ciudad paquistaní de Quetta y en la provincia de Baluchistán. El segundo, en octubre de 2005, sacudió la región de Cachemira, fronteriza entre India y Pakistán, y provocó la muerte de 55.000 personas y heridas a unas 80.000 en el área paquistaní, y otros 1.400 fallecidos en la India.

La relación cronológica de los seísmos más graves en Afganistán y Pakistán en los últimos 30 años es la siguiente:

31 enero 1991.- Un terremoto de 6,8 grados, con epicentro en la cordillera del Hindukush, sacudió Afganistán y Pakistán y causó alrededor de 1.200 muertos, 800 de ellos en Afganistán.

Febrero 1998.- Dos terremotos, que se registraron el 4 y el 6 de febrero en el distrito de Rustaq, en el norte de Afganistán, con una intensidad de 5,9 y 6 grados, respectivamente, causaron la muerte de al menos 4.000 personas.

30 mayo 1998.- Un temblor de 7 grados en la escala Richter azota de nuevo el norte de Afganistán, en particular la provincia de Takhar, y provoca alrededor de 5.000 muertos.

3 marzo 2002.- Al menos 70 muertos y entre 100 y 200 desaparecidos en un seísmo de 7,2 grados Richter con epicentro en la zona de Khuln, al nordeste de Afganistán y que se dejó sentir también en India, Kirguizistán, Pakistán, Tayikistán, Uzbekistán y la provincia china de Xinjiang.

25 marzo 2002.- Entre 1.800 y 3.000 personas mueren, cerca de 4.000 resultan heridas y una 20.000 se quedan sin hogar como resultado de un terremoto con una magnitud de 6,3 grados que sacudió el norte de Afganistán, con epicentro en la ciudad de Nahrin. La provincia de Baglán fue la más afectada.

8 octubre 2005.- Cachemira, región fronteriza entre Pakistán e India, sufre un terremoto devastador que deja unos 55.000 muertos y cerca de 80.000 heridos en la zona paquistaní. El movimiento sísmico, con epicentro cerca de la ciudad de Muzaffarabad, que quedó destruida, causó también al menos 1.400 muertos en India.

29 octubre 2008.- Alrededor de 150 personas perecen en un seísmo de 6,2 registrado en la provincia paquistaní de Baluchistán.

11 junio 2012.- Dos terremotos de 5,7 y 5,4 , con epicentro en la cordillera del Hindukush, dejan alrededor de 300 fallecidos en la provincia de Baghlan, Afganistán.

24 septiembre 2013.- Alrededor de 375 personas mueren, aunque otras fuentes elevan el número a un millar, en la provincia de Baluchistán, en Pakistán, a consecuencia de un seísmo de 7,7 grados, que afectó sobre todo a Awarán y Mashké, donde murieron 20 alumnas al derrumbarse una escuela. Tras el terremoto emergió una isla, bautizada como Zalzala Koh, en el mar de Arabia.

26 octubre 2015.- Un terremoto de 7,5 en el noreste de Afganistán, con epicentro en Badakhshan, causa al menos 400 muertos en Afganistán y Pakistán.