Internacional

Precampaña en Francia

Hidalgo renuncia a las primarias para elegir al candidato al Elíseo de la izquierda

La aspirante socialista intenta relanzar su campaña ante el rechazo de sus rivales a acudir a las presidenciales en una candidatura única

Con Anne Hidalgo como candidata, el Partido Socialista francés pretendía ser una alternativa en las elecciones de Francia
Con Anne Hidalgo como candidata, el Partido Socialista francés pretendía ser una alternativa en las elecciones de Francia Michel Euler AP

Desolación. Ese era el sentimiento que rodeaba este jueves en París el acto de presentación del programa electoral de la candidata socialista a la presidenciales de abril, Anne Hidalgo. La alcaldesa parisina ha decidido volcarse en su campaña, que no ha logrado seducir a los franceses desde que fue elegida por el PS en octubre, y enterrar su sorpresiva propuesta del 8 de diciembre de celebrar una primarias ciudadanas para elegir a un candidato único de la izquierda para conquistar el Elíseo.

Sus rivales, por delante de ella en los sondeos, han rechazado de plano echarse a un lado a favor de una aspirante socialista con una intención de voto del 4%, por debajo del 5% que da derecho a recibir fondos públicos tras los comicios. Tan negras perspectiva demoscópicas han alimentando las dudas en el seno del PS sobre la idoneidad de su candidata. El partido corre incluso el riesgo de dividirse entre quienes apoyan a Hidalgo y los que lo hacen por Christiane Taubira, la ex ministra de Justicia de François Hollande, que, con un 3,5% de apoyos en las encuestas, tiene previsto anunciar su candidatura este mismo sábado.

Sin opciones para pasar a la segunda vuelta ningún candidato que esté a la izquierda del actual presidente de la República, Emmanuel Macron, la “gauche” francesa parece resignada a ser irrelevante políticamente durante el próximo lustro. Con un 9,5% de intención de voto, el izquierdista Jean Luc Mélenchon figura como el preferido por los franceses, seguido por el ecologista Yannick Jadot, que ronda el 7%. Jadot no está dispuesto a renunciar esta vez a sus aspiraciones presidenciales, como sí hizo en 2017, cuando apoyó al entonces candidato socialista, Benoit Hamon, que con un 6,36%, cosechó del peor resultado del PS (hasta entonces).

La atomización de la izquierda francesa llega a tal extremo que todos sus aspirantes juntos suman lo mismo que Macron, que encabeza los sondeos con un 24%. El segundo puesto y con opciones, por tanto, de pasar a la segunda vuelta se lo disputan la conservadora Valérie Pécresse (Los Republicanos) y la ultraderechista Marine Le Pen (Reagrupación Nacional), empatadas con el 16%.

Tras reconocer que “la izquierda está en dificultades” porque “nadie ha logrado crear un movimiento notable entre la opinión” pública gala, Hidalgo se mostró esperanzada en dar la vuelta a los sondeos. La alcaldesa parisina recordó que la campaña no ha comenzado y que en Francia “siempre hay sorpresas” y “en esta las habrá”. “La verdadera campaña comienza hoy y nadie puede prever cuál será el resultado de la elección”, aseguró en un intentó de animar a sus alicaídos simpatizantes.

Entre las 70 medidas con las que confía seducir a los franceses, la candidata socialista promete subir el salario mínimo un 15% (200 euros), fijar la edad de jubilación a los 62 años, una prima de 5.000 euros para los jóvenes al cumplir los 18 años, el apagón nuclear en 2050 y un programa de 15.000 millones de euros anuales destinados a la transición energética. Hidalgo define su programa como “de izquierda, ecologista, socialista, socialdemócrata, social y republicano, que sobrepasa ampliamente las consideraciones partidistas”.