Internacional

Testimonio

La odisea de Olexiy Simonov bajo las bombas de Mariupol

Los vecinos de esta localidad sitiada narran cómo el optimismo y la solidaridad ayudaron a sobrevivir a la violencia y al miedo bajo los ataques constantes de las tropas rusas

Olexiy Simonov y su hija Ladoslava
Olexiy Simonov y su hija LadoslavaLa RazónLa Razón

Cuando le pregunto a Olexiy Simonov qué es lo que más extrañaba durante el mes que pasó en un refugio en la ciudad sitiada de Mariupol, responde: «Información y saber que alguien se acordaba y preocupaba por nosotros».

Olexiy, un presentador ligado al mundo del espectáculo, dirigió la marcha espontánea de 280 hombres, mujeres y niños en busca de un refugio en el incesante bombardeo ruso en un club deportivo local.

“¿Qué significa «el incesante bombardeo»? Significa que cuando pasan 10 minutos sin una explosión, te pones tenso porque sientes que es hora de otra explosión». Olexiy asegura que las bombas estallaban 24 o más bien 23 horas los siete días de la semana: «Supongo que la gente que nos bombardeó debía tener descansos para almorzar». El humor y el optimismo fueron claves para la supervivencia en esas circunstancias. No había gas, ni electricidad, ni agua corriente. Las condiciones eran como de una época primitiva, «solo que en lugar de pieles de animales teníamos mantas». Muchas personas no tenían nada, habían saltado de sus apartamentos bajo los bombardeos.

Un edificio dañado durante los combates se ve en Mariupol
Un edificio dañado durante los combates se ve en MariupolAlexei AlexandrovAgencia AP

«Mientras aún teníamos electricidad, la usábamos para proyectar animación para niños. Mantener a los niños tranquilos era clave. Si ellos estaban bien, sus madres también lo estaban. Cuando sus madres estaban bien, no regañaban a los hombres. Cuando los hombres estaban tranquilos, no se peleaban ni bebían». Una vez que no había electricidad, a todos los niños se les dio una tarea responsable, abrazar a sus madres y padres cada vez que había una explosión cerca. «Los abrazos les recordaron a los adultos que tenían que sobrevivir a este infierno por el bien de sus hijos».

Con bombas e incertidumbre sobre lo que estaba pasando, era fácil sucumbir al pánico. «El miedo está bien, ayuda a sobrevivir. Es el pánico lo que es peligroso. Pero nunca puedes entender cómo es hasta que las bombas caen cerca de ti. La primera noche, cuando cayó una bomba cerca de nuestro refugio, una mujer en pánico comenzó a gritar para que todos salieran. Hubiera sido una muerte segura si alguien la hubiera escuchado».

Imagen del interior de un teatro en Mariupol
Imagen del interior de un teatro en MariupolAlexei AlexandrovAgencia AP

Askold, un saxofonista y conductor voluntario que ayudó a cientos de vecinos de la ciudad a salir en un minibus, cuenta en sus redes sociales que tuvo que usar su oído musical para distinguir diferentes tipos de bombas según el sonido que hacían al caer. «Las babushkas (abuelas) locales, que a veces aún se sientan en los bancos frente a sus casas, me contaron todo sobre las bombas».

Olexiy explica que los proyectiles de artillería son los peores. Es imposible predecirlos y si esparcen fragmentos puede matar fácilmente a decenas de personas. La bomba de aviación también es peligrosa pero su impacto se limita al lugar donde cae y al menos se oye de antemano que viene un avión.

«Por lo menos, gracias a las bombas ya no tuvimos que buscar motosierras para talar árboles para preparar leña para nuestra cocina. Los fragmentos de caparazón han hecho este trabajo por nosotros». Sin embargo, tuvo que cortar la leña y se lesionó el dedo índice de la mano derecha, lo que casi le costaría la vida más tarde.

Guerra Ucrania
Guerra UcraniaAntonio Cruzfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@446f6d8f

Hacía frío. El agua se congelaba. Olexiy y otros tuvieron que esperar hasta que hiciera al menos un poco más de calor para intentar escapar. Cuando llegó el momento de huir, solo cogieron lo más preciado y necesario. Se dirigían a lo desconocido, caminando a pie. Aún así, muchos optaron por llevar a sus gatos.

Los corredores de evacuación, anunciados por los oficiales, no funcionaban. La ayuda provino de Askold y su compañero conductor voluntario Artem. Antes de que pudieran alcanzar un punto seguro, tuvieron que cruzar 17 postes de bloqueo de los invasores. Revisaron sus teléfonos y miraron en sus cuerpos en busca de tatuajes de símbolos nacionales ucranianos. Según Olexiy, los soldados de la así llamada República Popular de Donetsk fueron los peores. «Eran pura violencia y odio». Un soldado notó su dedo herido y pensó que estaba así por apretar el gatillo de una ametralladora. «En un momento, retrocedió un poco y disparó un tiro sobre mi cabeza».

Los soldados rusos parecían bastante neutrales; sin embargo, sus mentores políticos eran «demasiado amables». «Querían crear la impresión de que se preocupaban por nosotros. Pero imagínate que te destruyan la casa y luego te dan una barra de chocolate». Decían: «¿Por qué ir a Ucrania? Les llevaremos a Donetsk o Rostov». La mayoría se negó y los dejaron salir. «Pero estaba claro que podían en cualquier momento dejar de pedir y simplemente obligarnos a subir a los autobuses».

Otro vecino de Mariupol, Vlad Shorojov, escapó de la ciudad a las áreas controladas por Rusia en el este. Luego emprendió un viaje largo a través de Rusia hasta la frontera finlandesa. Los funcionarios de los servicios de seguridad lo interrogaron durante horas sobre sus supuestas conexiones con el ejército o la policía ucranianos y finalmente lo dejaron salir.

Un factor clave de su historia fue que se salvó de estar registrado como refugiado de Ucrania cuando entró en Rusia. Muchos otros con los que estuvo en contacto no tuvieron tanta suerte y aún permanecen en los campos de filtración en Novoazovsk. Otros fueron llevados a Sahalin, una isla a más de 8.500 kilómetros de Mariupol. Tuvieron que firmar papeles aceptando no salir de Rusia durante los próximos dos años.

Mariupol ha estado cerrada para todos durante casi dos semanas. Nadie puede entrar mientras los rusos realizan una «limpieza» en el interior de la ciudad. Olexiy hace una pausa cuando se le pregunta si las cosas en Mariupol pueden ser tan malas o incluso peores que en Bucha. «Vimos cadáveres por las calles. Pero no podía dejar que ninguna mala noticia entrara en nuestro refugio. La gente sólo se enteraba de las cosas que les ayudaban a sobrevivir».

Albina, una coordinadora de voluntarios, dice que cada vez es más difícil encontrar nuevos conductores para intentar evacuar a la gente, ya que muchos chóferes han sido detenidos y sus autobuses confiscados cuando intentaban ingresar en la ciudad. Según dijo Askold a Olexiy, al menos tres han sido asesinados; el destino de los demás se desconoce.

Esto no detiene a aquellos que no pueden esperar mientras sus compañeros sufren. Volodimir perdió a su madre en esta guerra y dice que haría todo lo posible para evitar que otros sintieran este tipo de dolor. Después de que le quitaron su autobús, abrió un refugio temporal para todos aquellos que aún logran huir de la ciudad sitiada. Compara a los ucranianos con abejas que se coordinan para proteger su «colmena» sin ninguna coordinación desde arriba.

Olexiy está ayudando a otros refugiados en Ucrania, mientras su familia ya está relativamente segura. «Nuestros hijos ahora pueden encontrar alegría en cosas muy simples. En ver a otros niños en la calle. El sol. Una flor en una calle embarrada. Han sufrido pero también han aprendido mucho».

Las tropas ucranianas todavía resisten en la planta industrial Azovstal, bien fortificada, y en el puerto de la ciudad. También hay personas que prefieren quedarse en sus apartamentos medio destruidos, no están dispuestos a tener que mudarse a ningún lugar para comenzar su vida desde cero y sentirse expulsados de su propia tierra. Muchos siguen viviendo ahora en refugios improvisados.

«No digáis que Mariupol ha sido aniquilado. Todavía está nuestra gente allí».