¡Qué no te engañen! 6 mitos de la limpieza facial

Esas mentiras que han ido pasando de madres a hijas y que nos hemos acabado creyendo.

Mitos de la rutina facial.
Mitos de la rutina facial.agencias

¿Sabéis aquello de ‘cosas de viejas’? Pues eso muchas veces es lo que pasa con los temas de belleza femenina, creencias que han ido pasando de madres a hijas y que ya hemos dado como verdad absoluta. ¡Pero no lo son! Los expertos coinciden en que la limpieza facial es el paso imprescindible para una piel cuidada; con el paso de los años han surgido multitud de mitos, teorías o remedios que en muchas ocasiones hacen que cometamos errores espantosos. Germaine de Capuccini Goya, uno de los centros más exclusivos del barrio de Salamanca, desmonta las mentiras que creemos sobre la higiene facial, y nos recomienda sus tratamientos más top en función de las necesidades del cutis.

Mito 1. Lavarse la cara en la ducha estropea la piel. No solo no la estropea, sino que es un gran truco de belleza, ya que el vapor que genera el agua promueve que los poros se abran y así tener una mejor exfoliación. Lo ideal es, después de una ducha caliente, exfoliarse el cutis 1 o 2 veces por semana.

Mito 2. Hay que lavarse dos veces, mínimo al día, el rostro. Depende del tipo de piel de cada persona. Por ejemplo, para una persona con piel seca es suficiente lavarlo una vez al día por la noche. En cambio, una persona con rostro graso debe hacerlo dos veces al día.

Mito 3. Usar una toalla para secar el rostro es malo. Solo si el paño estuviera contaminado con hongos o bacterias o si tuviera una tela muy abrasiva. Lo ideal es secarlo con toquecitos para no irritar la piel.

Mito 4. Si no me maquillo, no tengo que limpiar el cutis. La piel de la cara siempre está expuesta al exterior, a lo largo del día va acumulando suciedad que tapa los poros y esto facilita el desarrollo de una gran cantidad de microorganismos. Lavarse la cara por la noche es el mejor tratamiento de belleza.

Mito 5. Las pieles sensibles no deben abusar de los productos limpiadores, ya que pueden irritarlas aún más. Lo importante es que el producto se adapte a las características del cutis, que sea suave, que contenga elementos calmantes y tolerantes a la piel sensible, etc. Debe de estar formulado para que pasando ligeramente el algodón sea capaz de eliminar las impurezas sin frotar, ya que la fricción mecánica también irrita la piel.

Mito 6. Los tónicos irritan la piel. No todos los tónicos son astringentes o llevan alcohol, hay que elegir el más adecuado al tipo de piel. En el caso de las pieles sensibles, las aguas termales son una excelente opción, ya que tienen elementos calmantes, antiirritantes y suavizantes.