La rutina facial que deberías llevar a cabo tras un verano de sol para pieles maduras

Y que podrás adaptar al resto del año

La exposición solar (moderada) es beneficiosa para nuestra salud, pero es evidente que supone una agresión brutal sobre nuestra piel. El sol es el mayor agente de envejecimiento al que nos enfrentamos, por lo que, si hablamos de pieles maduras, el cuidado debe acentuarse ya que son más finas y quebradizas. Además, este tipo de pieles tienden a ser más secas, lo que significa que tu rutina facial deberá girar en torno a recuperar los niveles hidrolipídicos, calmar, regenerar y equilibrar.

Si notas que tu piel tiene poca luminosidad y firmeza y tiende a la aparición de arrugas tras el verano, Marta Barrero y Elena Ramos, farmacéuticas, expertas en dermocosmética y directoras de The Secret Lab nos marcan un nuevo objetivo de belleza por cumplir; aportar grosor a tu piel y reafirmarla todo lo posible.

¿Cómo conseguirlo? Según las directoras de The Secret Lab solo necesitas adaptar tu rutina a los siguientes consejos:

· Limpia tu rostro por el día y haz más hincapié por la noche con una doble limpieza.

· Necesitas eliminar las células muertas y demás impurezas que se han acumulado en la piel durante el verano. Por eso, tu rostro pide una buena exfoliación entre una o dos veces a la semana. De este modo, permitirás que los cuidados que vengan después cumplan su función. Aviso: puedes ir perdiendo tu tono de bronceado.

· Hidratación intensa. Fundamental. Deberías aplicar una mascarilla hidratante al menos una vez a la semana. También es muy buen momento para realizar un tratamiento intensivo con ampollas que regeneren la piel. Si notas que está muy seca (falta de lípidos) podrías introducir un producto en textura oleosa para que restaure la barrera hidrolipídica de la piel.

· Es muy recomendable acudir a nutricosméticos para darle a la piel un aporte extra de vitaminas, minerales y ayudar a aumentar su elasticidad.

· Y, como debes hacer durante el resto del año, no olvides cuidar mucho la alimentación y llevar una dieta rica en antioxidantes, que protegen las células del efecto dañino de los radicales libres que aceleran el envejecimiento de nuestra piel.

Aceite nutritivo Firming de Sublime Oils (59 €)

Altamente concentrado en activos reafirmantes, regeneradores y antioxidantes para recuperar la tersura de la piel.

Crema nutritiva Células Madre de Mi Rebotica (33,95 €)

Además de sus bondades, las células madre liposomadas de la vid aportan resveratrol y antioxidantes.

Serum Restorative de Caupe Brasil (39,90 €)

Reúne bioactivos vegetales que refuerzan la barrera protectora de la piel contra las agresiones externas como el sol. Además de aportar elasticidad y suavidad.

Mascarilla reafirmante Gold Peel Off de Q77+ (40 €)

Despega las células muertas a la vez que reafirma la piel y aporta al mismo tiempo una dosis de humedad que sirve para reducir las arrugas y las líneas de expresión.