Necesitas introducir el cepillado de labios (que no de dientes) en tu rutina de belleza

Te contamos por qué hacerlo, cómo y con qué.

¿Un cepillo de labios? ¡Sí! Es una parte del cuerpo a la que a veces no le prestamos todo el cuidado que se merece y más ahora con el uso de las mascarillas para protegernos del coronavirus que los labios sufren más de lo esperado. A diferencia de otras partes de nuestro cuerpo, la zona de los labios es una de las más sensibles: la epidermis es muy fina, no contiene melanina (por lo tanto es más sensible a los efectos adversos de los rayos del sol) y su pigmento natural depende exclusivamente de nuestra circulación sanguínea. Por todo esto, los labios precisan de un cuidado único y muy especial, y la clave, según los expertos, reside en algo que (casi) nunca hacemos: exfoliarlos a menudo.

Pero, ¿por qué es importante incluir este hábito en nuestra rutina de belleza? Las razones son muchas, pero la principal es que si no los exfoliamos, se secarán y cuartearán mucho más rápido. Si tenemos los labios cortados y deshidratados no debemos, únicamente, aplicarnos bálsamo hidratante y ya está; es fundamental seguir una rutina de exfoliación antes de aplicar cualquier producto, para que este no se quede en la capa superior que suele cubrirlos -formada por células sin vida que ya no cumplen ninguna función en la piel-, y absorba mejor de forma que nutra y regenere los labios.

Los dermatólogos aconsejan exfoliar la piel de los labios un par de veces a la semana. Debido al efecto mecánico de la exfoliación, que activa la microcirculación y retira las células muertas, los labios quedan ligeramente más rosados aunque naturales y conseguiremos no solo que estén más sanos, sino que se vean también mucho más bonitos.

El cepillo exfoliante ‘Kiss me, baby’ de You Are The Princess está indicado para una limpieza profunda de los labios y sus microfilamentos prometen acabar con todo tipo de residuos. Puedes utilizarlo para ayudar a desmaquillarte, sin dañar los labios, cuando utilizas labiales de alta pigmentación, ya que esta pequeña herramienta elimina los residuos resistentes del maquillaje, las células muertas de la piel, y exfolia sin irritar. La silicona es suave, segura para el organismo, ultrahigiénica y no porosa para evitar la acumulación de bacterias. Lo mejor es su precio, sólo cuesta 1,99 euros.