El poke bowl perfecto. ¿Sabes qué cantidad tienes que poner de cada ingrediente?

Te desvelamos cuánto de vegetal, de proteína y de hidratos de carbono debe llevar para ser saludable

Seguro que tú también has sucumbido a los poke bowl y si no lo has hecho aún, estás tardando en ponerte el delantal para hacer la receta que ya te chivamos con piña para una comida súper fresquita. Aunque si la cocina no es lo tuyo siempre puedes optar por que te lo den hecho en uno de los restaurantes 100% realfooder (si resides en Madrid). No son ensaladas ni tampoco un plato de origen japonés como muchos piensan, estamos ante un nuevo concepto culinario de origen hawaiano que permite combinar diferentes ingredientes saludables. Supone una fuente saludable de proteína, tanto animal como vegetal.

Arroz, salmón, edamame, piña, soja, semillas, pepino, alga nori, cebolla,... Espera. Espera. ¿Qué cantidad ponemos de cada alimento para tener una comida saludable? Hace unos días te desvelamos cuáles son las claves para preparar un desayuno saludable, ahora te contamos qué cantidad de cada ingrediente debe llevar un poke bowl para que consiga la etiqueta de sano.

El poke bowl perfecto: todo en su justa medida

Llevaría un 50% de verdura, 25% de hidratos de carbono de calidad y otro 25% de proteína según la Harvard Medical School. Así las cosas:

- La base, mejor si es verde. Podemos elegir entre una base de arroz de sushi, arroz integral, quinoa, mézclum de lechugas o kale y espinacas. Pero sin duda, la opción más light será tirar por los vegetales como rúcula, espinaca, canónigos, hortalizas crudas o cocinadas con la zanahoria, las setas o el brócoli. Los vegetales tienen que ser la mitad del bowl, así que obligatoriamente deben ser la base.

- Los hidratos de carbono. Arroz, pasta, cuscús, quinoa, cebada o trigo. Siempre optar por integrales y conseguir la tercera parte sólo con ellos; mezclando con semillas o frutos secos o sustituyéndolos por éstos.

- Las proteínas, animales, vegetales o mezcladas. Entre las animales: salmón, pollo, huevo o queso. Entre las de origen vegetal, legumbres, tofu, edamame, falafel, o humus. Sólo serán una tercera parte del plato.

¡Y atención! ¡Cuidado con la salsa! Debe ser un plato saludable por lo que si añadimos una salsa ya preparada con azúcar, grasa o sal, dejará de serlo. Siempre mejor un aliño a base de aceite de sésamo y soja, una vinagreta, lima o limón o de guacamole. No a la salsa spicy, alioli de wasabi, mostaza dule o salsa teriyaki.

Y con esto ya tendríamos listo nuestro fenómeno gastro.