Música

Blas Cantó: “¿De qué sirve tanto odio? Han pasado muchas cosas que nos han hecho reflexionar y tenemos que despertar”

El artista murciano vuelve tras Eurovisión con ‘Americana’ junto a Echosmith.

Blas Cantó regresa con 'Americana'.
Blas Cantó regresa con 'Americana'.Warner Music Spain

Con la mirada llena de ilusión y las pilas cargadas. Así regresa Blas Cantó tras su paso por Eurovisión y unos meses de descanso alejado de el foco mediático que tanto necesitaba. En el mismo año ha pasado por el mejor momento de su vida y por el más doloroso, y por eso se siente orgulloso de haberlo sabido gestionar. Todo ocurre cuando tiene que ocurrir. Y Blas vuelve hoy con ‘Americana’ junto a Sidney Sierota, la vocalista de Echosmith.

En esta ocasión, Cantó se une a la banda californiana Echosmith en una balada pop, llena de ritmo, en la que el tiempo pasa lento y el amor es pura nostalgia y fuego a la vez. La frescura musical del grupo combina a la perfección con la personalidad Blas y describe la “trama” de cualquier película americana.

La salud mental, el odio, la defensa de los derechos humanos y las críticas en redes sociales. Se siente libre de expresar lo que siente y así charlamos con este nuevo Blas Cantó que llega renovado. ¡No te pierdas la entrevista de Lifestyle!

¿Como estás? Por fin te tenemos de vuelta después del más que necesario parón tras Eurovisión...

Necesitaba descansar y sobre todo frescura, algo nuevo... Me ha encantado esta aventura, ha sido apasionante la verdad. Se ha mezclado el mejor momento de mi vida, con el más doloroso y eso no es fácil de gestionar. Así que me siento muy de haberlo hecho. Porque ha sido impresionante todo lo que he vivido y he sentido, lo que he tenido que controlar. Era muy difícil controlar esos sentimientos en mi garganta, imagínate. Y ahora vuelvo con ‘Americana’ unos meses después y para mi es una bendición porque es una nueva energía, es muy fresca y me ha hecho sonreír de nuevo. Eso se agradece profundamente.

Hablas de controlar emociones, de el mejor momento de tu vida y el más doloroso y además retrasarlo todo un año por la pandemia. Eurovisión, ‘Americana’... Esto ha sido más largo que un embarazo o preparar una boda.

(Risas) ¡Exacto! Pero siento que todo pasa en el momento que tiene que pasar. Las pérdidas que he tenido este año se han llevado mejor con la música y en este caso con una canción que es ‘Voy a quedarme’ que me ha hecho sentir tantas cosas y ordenarlas por dentro. Por muy desordenado que estuviera, esta canción ha puesto cada cosa en su lugar. Gracias a Dios que llegó y que la pude hacer. Al final se retrasa y pasa por algo. Todo ha ocurrido en el lugar que tiene que ocurrir.

Dices “todo ocurre en el momento que tiene que ocurrir”, ¿este año también te ha servido para valorar más las cosas?

Desearía que no hubiera ocurrido, pero cuando pasa hay que aceptarlo y aprender a sacar el lado positivo. Aunque es poco, pero me siento libre para expresar mis sentimientos. Nunca me he sentido condicionado y ahora puede llevar mi luto mejor gracias a este nuevo proyecto, gracias a mi familia y gracias a la salud mental que tanto cuido y que todos deberíamos visibilizar.

Estos días lo estamos viendo también en los Juegos Olímpicos y la importancia como dices que tiene hablar de ello y no tenerlo escondido en un cajón.

Eso es y es una parte más nuestra y es sano mostrarla. Ser libre también es hablar de las cosas que nos inquietan.

Entre los muchos tabús que tenemos en España, la salud mental es uno de ellos. Y decías, ‘Americana’ tenía que haber llegado hace un año, en aquel momento cómo te llegó la canción y dijiste, es esta.

Estábamos componiendo para Eurovisión y cuando ya teníamos ‘Universo’ me dijo Leroy Sánchez que había compuesto una canción que podría ser para el próximo Eurovisión. Yo entonces le conté que estaba en un momento de mi vida que necesitaba ir al festival con otra canción que expresara lo que estaba viviendo. No creía que ‘Americana’ era la canción con la que tenía que presentarme al festival. Entonces, Leroy me dijo que si no la cantaba yo la iba a cantar él (risas). Entonces le pedí que me dejará sacar ‘Americana’ después de Eurovisión porque me iba a salvar la vida. Es algo que necesitaba hacer. Por eso digo que cada cosa pasa cuando tiene que pasar. Hice mil maquetas de ‘Americana’ y todos mis amigos ya se la sabían porque se la he puesto veinte veces. Ha llegado en el mejor momento.

Con esta ‘Americana’ entiendo entonces que vamos a ver a un nuevo Blas Cantó...

¡Por supuesto! Además en el vídeo también haré cosas que no he hecho antes y me hace visibilizar cosas que hay gente que no tolera. Hay que seguir creciendo, es un vídeo con mucho amor y me siento de poder decirle al director lo que quería salir haciendo. ¿Por qué tenían que ponerme a una chica en la historia de amor? Yo pedí que me pusieran a un chico. Normalizar algo normal. ¡Qué redundancia, eh!

El otro día en el directo de Instagram que hiciste en tu cuenta me quede con este declaración de ‘Americana’, dijiste “esta canción os va a cambiar la vida” y luego bajaste un poco el hype y dijiste “o al menos, el verano”.

(Risas) ¡Es verdad, dije eso! A lo mejor suena un poco pretencioso pero quiero que al transmitir esas palabras también transmita lo que yo siento y la energía que siento por dentro. No lo podía explicar de otra manera. Lo siento así porque a mí me la ha cambiado. Unos amigos me decían el otro día que la llevaban en el coche y no podían parar de escucharla. ¡Qué bien! Porque de eso se trata. Yo no me fijo nunca en los números, honestamente, por eso tampoco se la he prestado a la posición de Eurovisión. Ni para lo bueno, ni para lo malo. Se trata de sentir. Si la gente llega al punto en el que yo estoy con esta canción, me sentiré muy satisfecho. Me gustaría que le dieran el papel que se merece a la cultura y que no nos releguen a un segundo plano. Por eso cuando pasó lo de la Selección Española de fútbol me sentí tan impotente. No se trata de una vacuna, que me van a poner ahora el día 6, se trataba de dejar siempre a la cultura después. Y no hablo de mí, hablo de la cultura.

Y hablando del tema de la Selección, ¿cómo llevas las críticas en redes sociales?

Al principio estaba muy enfadado con las redes sociales por el odio que pueden llegar a mover, pero en los últimos meses me he dado cuenta también del amor que pueden llegar a mover. Todo tiene su réplica y visibilizar y darle lugar a esa gente que piensa tan feo nos sirve para saber porque seguimos luchando. Si no estuvieran las redes sociales no veríamos esa parte. Aún hay gente que piensa que le va a partir la cara a su hijo si lo ve maquillado, esa gente educa a esa gente desde el odio y tienen todas las papeletas para convertirse en los agresores de Samuel. No digo que todos, pero apuntan manera. Es muy peligroso. Pero por eso me gusta tener la oportunidad de poderme maquillar como Aitana, independientemente de mi orientación sexual. No hay que ponerle género, hay que hablar desde la libertad, Parece que vamos para atrás.

Siempre das tu opinión en redes sociales, aunque sea un tema polémico. Cómo dirían nuestras abuelas con ese “calladito estás más guapo”, ¿te han dicho que no des tanto tu opinión y que te dediques solo a cantar?

No solo me lo han dicho algunas personas en internet, también me lo han dicho gente de mi alrededor. La gente de internet te lo dice despectivamente, pero la gente de tu alrededor te lo dice para protegerte. Pero tienen que entender, los que nos quieren proteger, que si no hubiera gente que dijera, el mundo seguiría igual. Yo no tengo miedo, me siento libre y no me siento activista de nada ni de nadie. Pero me siento comprometido con la gente que no tiene el altavoz para defenderse. Si mañana me matan, pero es porque he ayudado a alguien o por una causa justa, pues bienvenida sea mi muerte.

Es muy duro escuchar eso, pero en el punto al que hemos llegado en España...

En España y en el mundo. En Estados Unidos con Trump, ha habido mucha cosas que han hecho reflexionar al mundo y tenemos que despertar. ¿De qué sirve el odio? Yo no crítico a nadie por su partido político, son intereses y supervivencia. Pero creo que es importante no olvidar los derechos humanos y sin excepciones. Los derechos humanos son básicos.