Dani Fernández: “Mi abuelo era mi persona favorita en el mundo. Yo estoy viviendo su sueño y él me da esa fuerza extra que necesito”

Dani presenta su segundo disco ‘Entre las dudas y el azar’, un proyecto intimista con el que consigue tocarnos el corazón.

Dani Fernández presenta 'Entre las dudas y el azar'.
Dani Fernández presenta 'Entre las dudas y el azar'. FOTO: Warner Music Spain

¿Hay algo más bonito que tener una persona favorita en el mundo? Pues para Dani Fernández era su abuelo. Y en esta montaña rusa de sentimientos que es la vida, con su cara y su cruz. Tan jodida y tan preciosa. Pues a Dani le ha tocado vivir esos dos momentos a la vez, el mejor momento de su vida y el peor. A la alegría de lanzar su segundo disco ‘Entre las dudas y el azar’, se le ha unido el dolor más absoluto de perder a su persona favorita en el mundo, su abuelo. Una dicotomía que es el reflejo de la vida y de la música. como el título de su segundo disco.

“Pienso que ha sido un año de mierda”. Qué manera de vivir y qué manera de sufrir que diría Sabina. Y Dani Fernández como buen colchonero lo sabe. Fiel a su Atleti, a la música y a su forma de ver la vida. “La vida y la música se tambalea muy rápido, hay que disfrutar de cada pequeño momento”. Así se presenta Dani Fernández con 11 temas que componen ‘Entre las Dudas y el Azar’, su segundo disco en solitario. Ese es su plan fatal, tocarnos el corazón y el alma con cada una de sus canciones. ¡No te pierdas nuestra charla a corazón (y alma) abierto con Dani Fernández!

¿Cómo estás Dani? Porque llevas unas semanas de montaña rusa de emociones que debe ser difícil de gestionar.

La verdad es que sí. Como tu dices ahora mismo vivo en un sueño en lo profesional, sobre todo por la acogida del disco y lo que estoy sintiendo. Estoy viajando como me gustaba antes de la pandemia, habíamos esperado mucho tiempo para esto, pero la verdad es que se me ha juntado con lo personal. Falleció mi abuelo que era mi persona favorita en el mundo y ha sido muy difícil, sobre todo los primeros días. Era el el día que sacaba el disco, tenía que estar pendiente de todo pero creo que todo el mundo ha entendido el momento y lo que yo estaba viviendo. Mi abuelo es alguien muy importante, además creo que hice lo que él quería, que siguiera viviendo en mi sueño y que se lo dedicara a él. “Mi abuelo me decía que siempre tenía que estar luchando por mi sueño, luchando por lo que me gusta, porque mi sueño era el suyo”.

“Mi persona favorita en el mundo”, no puede ser más bonito eso. ¿Cómo se consigue en esos momentos separar la parte personal de la profesional? Y más los artistas que vivís de vuestras emociones.

Lo que más fuerzas me ha dado ha sido él y mi público. Yo siempre que hablaba con mi abuelo, que era tan mayor, que me daba lecciones sin saber que se iba a ir. Mi abuelo me decía que siempre tenía que estar luchando por mi sueño, luchando por lo que me gusta, porque mi sueño era el suyo. A él le encantaba la música, el siempre hubiera querido dedicarse a la música o tener un hijo músico, pero el nació más o menos durante la guerra y nunca pudo dedicarse a lo que le gustaba. Yo estoy cumpliendo su sueño. Eso ha sido lo que más fuerzas me ha dado. El día que lo incineramos fue el día que me fui a tocar a Sevilla y te puedo asegurar que notaba que me estaba viendo, tenía una fuerza extra que no había notado hasta entonces y era el inicio de la gira. Estoy aquí y no me quiero bajar de mi sueño.

Y hablando de tu sueño, me acuerdo de un Stories que subiste en Callao en Madrid justo antes de sacar el disco que decías, “Mamá, salgo en Callao”. ¿Cómo se viven esos momentos?

A mi me gusta mucho sorprenderme y que la vida me siga sorprendiendo. Cuando vienes además de una banda que ha tenido mucho éxito, es fácil acostumbrarte a ese tipo de cosas. Cuando yo volví a mi proyecto y a las salas de 100 personas me di cuenta que la vida y la música se tambalea muy rápido y hay que disfrutar de cada momento. Ese tipo de momentos se tiene que disfrutar porque no sabes cuando te van a volver a pasar.

Más ahora con la pandemia que lo que antes era una rutina, como subirse a un escenario, ahora puede ser algo único en meses.

Exacto. Por eso mismo tienes que seguir teniendo ilusión por las pequeñas cosas. Hay veces que nos acostumbramos y es normal. Pero sigo teniendo ilusión por las pequeñas cosas, cuando sacas un disco y eres el número tres en ventas tiene que hacerte ilusión aunque antes hayas sido el dos o el uno. Me dejo sorprender y tengo claro que la música es tan difícil que nunca me relajo.

Cuando presentaste este ‘Entre las dudas y el azar’ en el Casino de Madrid, contabas que con este segundo disco aún tienes más responsabilidad y presión que con el primero.

Cuando saqué el primer disco pensaba que iba a ser para mí, una transición para mi proyecto personal. Pero cuando empieza a sonar, y se empiezan a hacer conocidas las canciones pues no me lo creo. Y en este segundo disco, como tengo claro lo difícil que es la música, empiezo a pensar que a lo mejor hago un disco que no le guste a nadie y de un paso atrás. Pero no ha sido así, además creo que la gente ha entendido lo que yo quería transmitir. Todo lo que he estado viviendo durante la gira del primer disco. He intentado llevar el sonido de mi banda al disco, la gente lo escucha y solo piensa en directo. Y eso me hace muy feliz porque yo hago música para eso. Aunque tenía presión con este segundo disco, creo que hemos salido muy bien de ella. Ahí al menos tenemos ‘Clima Tropical’ que ya ha sonado mucho y con eso ya te relajas.

Yo siempre digo que la nueva manera de medir que una canción sea un éxito, es que no deje de sonar en Stories, y con ‘Clima Tropical’ o ‘Frío’ ya lo has conseguido.

(Risas) Exacto.

En ‘Plan fatal’ dices, “pienso que ha sido un año de mierda”, no hay manera más clara de definir los años que estamos viviendo con una pandemia y ahora por si teníamos poco, la guerra...

Total... Esta canción habla de una historia con la que todos nos podemos sentir identificados porque hemos vivido un mal momento. Creo que hay que escribir también en los malos momentos. Muchas veces necesitamos que nos digan la realidad para tocar fondo y salir. En ‘Plan fatal’ habla de una ironía y necesitamos ese momento de decir, hasta aquí, todo lo que venga que sea positivo. Esperamos que ahora que parece que estamos saliendo un poco del bucle de la pandemia, que se acabe ya.

Dices, “creo que hay que escribir también en los malos momentos”. ¿Te inspiras más en esos malos momentos o en los buenos?

Creo que el primer disco está más inspirado en lo malo porque estaba viviendo un momento muy complicado en mi vida, tanto en lo personal como en lo profesional, yo creo que cuando tienes ese agujero emocional tan grande puedes sacar una energías diferentes a las que ahora estoy haciendo. Siento que en este disco tengo más luz en cuanto a letra y energía.

“Entre las dudas y el azar”, qué hace o en quién recurre Dani cuando tiene esos momentos de dudas.

Es complicado porque yo soy muy inseguro. Me apoyo en la gente de mi alrededor, creo que hemos creado una gran familia, necesitaba personas que me guiaran porque yo soy muy visceral. Tengo a gente alrededor que confía más en mí que yo mismo.

Y el azar, ¿eres de los que cree en el destino y en las casualidades?

Sí, la verdad es que sí. De pequeño no pisaba las rayas, o yo que soy muy futbolero y soy del Atlético de Madrid, si veía que estaba perdiendo lo dejaba de ver porque pensaba que era yo el gafe. Soy bastante así, pienso que las cosas te llegan en esa mezcla de lo que nosotros decidimos y lo que nos tiene preparado el destino. Esa dicotomía de la que hablo con ‘Entre las dudas y el azar’. Yo creo que es una mezcla total, las cosas te las trae el destino pero porque hay un trabajo detrás.

La suerte se trabaja...

Exacto, aunque hay gente con mucha suerte... (risas).

En cada canción encontramos un Dani muy diferente pero siempre lanzado un mensaje potente. No solo se trata de hacer un tema que suene bien, si no que aprovechas el altavoz que tienes.

Ese ha sido siempre mi lema. Me gusta contar historias, cosas que podemos sentir todos. Muchas veces vienes a mis conciertos, delante se pone la gente más joven y al fondo siempre veo gente de 40 o 50 años. A veces me rallo pensando que hay mucha diferencia de público pero luego me doy cuenta que eso es lo bonito porque las historias que estoy contando te pueden pasar en cualquier momento de la vida. Lo bueno de hacer música visceral es que conectas con mucha gente.

En la presentación del disco dijiste que tenías una canción favorita, cuéntanos cuál es.

En estos momentos es ‘Plan fatal’. Lo que decíamos antes, hemos vivido un momento muy jodido y necesitamos salir, necesitamos bailar. Además estilísticamente, musicalmente, me gustó mucho como lo hicimos. Tenía todo el disco casi, y de golpe apareció esta canción. La hicimos con Paco Salazar en el estudio, me vino un aire fresco con este mensaje que me parece tan bonito. Decirle a alguien que cuando deje de estar con otras personas, aquí voy a estar aunque sea para estar un rato. Eso me parece muy bonito. El mensaje y el estilo de música me siento muy identificado. Pero seguro que cuando termine la gira te digo otra, porque eso es la música y el público hace que cambie la canción al hacerla suya.