• ¿Bótox o ácido hialurónico? Lo que nunca te han explicado

¿Bótox o ácido hialurónico? Lo que nunca te han explicado

Si estás pensando en hacerte un retoque, aquí solucionamos tus dudas entre estos dos tratamientos tan de moda

En diciembre de este año, se cumplirán 30 años desde que la FDA de los Estados Unidos aprobara la aplicación del bótox en el campo de la estética, para eliminar arrugas y líneas de expresión. Los orígenes del bótox se remontan a la década de 1950, cuando se descubrió que la inyección de una pequeña cantidad de toxina botulínica podría relajar un músculo de manera temporal y, posteriormente, se reveló su uso terapéutico en el estrabismo. Sin embargo, no fue hasta el año 2004 cuando su uso estético fue aprobado en España (su aplicación en patología se aprobó en 1992).

Su nombre más conocido es bótox y hace referencia a la marca de Allergan que fue la primera que se registró, pero se debería hablar de forma genérica como toxina botulínica, pues hay otras marcas comerciales a parte de bótox de Allergan, como Azzalure de Galderma, Bocouture de Merz, Vistabel de Allergan...

Para conocer los pros y los contras de la toxina botulínica en el campo de la estética y sus diferencias con respecto a la inyección de ácido hialurónico en la piel, entrevistamos a la Dra. Adriana Ribé, que es médico dermatóloga y directora de los centros Ribe Clinic de Barcelona y Andorra.

¿En qué consiste el tratamiento con toxina botulínica?

La toxina botulínica es una proteína purificada derivada de una bacteria llamada Clostridium Botulinum. Esta proteína se administra en pequeñas inyecciones en el músculo para bloquear la comunicación entre los impulsos nerviosos y el músculo. Así, el músculo no se contrae temporalmente y se relajan las arrugas producidas por la contracción de ese músculo en concreto.

¿En qué se diferencia del ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra de forma natural en nuestro organismo. En concreto, en tejidos y órganos del cuerpo humano, como la dermis, los cartílagos, los ojos...

Muchos cosméticos ya contienen ácido hialurónico, ¿por qué?

Las compañías de cosmética introdujeron el ácido hialurónico en las cremas faciales a mediados de la década de los noventa, porque este componente tiene una gran capacidad para retener agua y, por tanto, hidratar la piel. También aporta elasticidad a la piel y estimula de manera natural la producción de ácido hialurónico y colágeno.

Entonces, ¿por qué es necesario inyectarlo?

Desde hace unos años, en el campo de la medicina estética se ha introducido la inyección con ácido hialurónico. Existen muchas variedades de ácido hialurónico que se usan para tratar las arrugas estáticas, dar sostén en determinados puntos de anclaje y proporcionar mayor volumen a la piel.

¿El ácido hialurónico inyectado sustituye al tratamiento con toxina botulínica?

El tratamiento con toxina botulínica elimina las arrugas o líneas de expresión que se forman al gesticular alrededor de los ojos, de la boca y en la frente. Pero no puede activar la formación de colágeno ni rellenar los surcos de la cara. Para estos casos, lo ideal es combinarlo con otras técnicas, como el relleno con ácido hialurónico y, también, láser, peelings, radiofrecuencia...

El tratamiento con toxina botulínica, ¿es seguro?

Sí, porque la toxina botulínica que se utiliza ha sido refinada y purificada previamente, por lo que los efectos secundarios son raros. Pero conviene elegir adecuadamente el dermatólogo, cirujano plástico o médico de estética que conozcan la anatomía y los músculos de la cara, que sepan adaptar el tratamiento a la edad del paciente. Y, por último, que trabajen en clínicas, hospitales o consultas autorizadas que cumplan las condiciones sanitarias requeridas por la Unión Europea.

¿Qué efectos secundarios tiene tratamiento con toxina botulínica?

Existen los derivados de la técnica de inyección, que son pequeños hematomas que desparecen entre 5 y 7 días; los derivados del producto en sí y que son muy raros, como en aquellas personas con alergia al huevo (puesto que el producto contiene albúmina), y los derivados de una mala técnica por parte del profesional o por incumplimiento de las instrucciones posteriores al tratamiento por parte del paciente y que pueden ser caída del párpado, asimetría de cejas... Son efectos secundarios temporales y se resuelven espontáneamente en pocos días.

El ácido hialurónico, ¿tiene efectos secundarios?

Es una sustancia muy segura. Descartando inyectarlo en pacientes con enfermedades autoinmunes o que tengan otros productos previamente inyectados en la zona, se pueden observar efectos secundarios en relación con la inyección como hinchazón o hematomas en la zona que desaparecen en los siguientes días después de las inyecciones.

¿A qué edad recomienda los tratamientos con toxina botulínica y con ácido hialurónico?

No hay una edad determinada. Se inyecta cuando se necesita o incluso para prevenir. Así, hay pacientes con 18 años con una gesticulación muy marcada en la frente y entrecejo que ya serían candidatos para inyectar toxina botulínica. Pero lo habitual es empezar en pacientes con edades de entre 30 y 45 años.

¿Cuándo se notan los resultados?

Los resultados tras la aplicación de la toxina botulínica se empiezan a notar a partir de los 3-4 días después de su aplicación. En el caso del ácido hialurónico es inmediato,

aunque los resultados mejoran a las 2-4 semanas por la captación de agua por el material y por su integración en el tejido del paciente.

¿Cuánto duran en cada caso?

En el caso de la toxina botulínica, los resultados suelen durar entre unos tres y cinco meses; mientras que, en el caso del ácido hialurónico, pueden durar entre nueve meses y dos años, dependiendo de la edad, la calidad de la piel, la zona inyectada y del tipo de producto inyectado.

¿Por qué el K-Botox de Corea es tan económico y está causando tanto revuelo en el campo de la estética?

La toxina botulínica coreana ha sido aprobada en Europa por la agencia del medicamento; sin embargo, faltan los estudios clínicos. Recomiendo de momento no pensar en el precio, sino en la seguridad y usar las toxinas aprobadas, especialmente aquellas que llevan mucho tiempo en el mercado como la de Allergan.

¿Qué otras novedades hay en el campo de la estética respecto a la toxina botulínica?

Se aplica para el exceso de sudoración, para el acné, en quemaduras...