Carmen Martínez-Bordiú ya es duquesa de Franco

Como publicó LA RAZÓN, el título lo mantendrá sólo a la espera de poder cedérselo a su nieta, la hija mayor de Luis Alfonso, Eugenia de Borbón Vargas

  • Carmen Martínez Bordiú
    Carmen Martínez Bordiú

Tiempo de lectura 2 min.

05 de julio de 2018. 02:14h

Comentada
Carmen Duerto.  4/7/2018

El día antes de cesar en el cargo, 31 de mayo, el anterior ministro de Justicia, Rafael Catalá, dejaba firmada la Orden JUS/708/2018 por la que se mandaba expedir la Real Carta de Sucesión en el título de Duque de Franco, con Grandeza de España, a favor de doña María del Carmen Martínez-Bordiú Franco. Catalá lo dejaba firmado por orden de Felipe VI junto a otros 12 nuevos nobles más.

Carmen Franco murió en diciembre de 2017 y su primogénita inició los trámites para heredar el título de duquesa, que el Rey Juan Carlos le concedió a su madre en 1975. Cuando se publicó en marzo en el BOE el inicio del trámite sucesorio para que en el plazo de 30 días quien creyese que tenía derecho a ese título lo hiciera constar, el PSOE e Izquierda Unida presentaron sendos escritos pidiendo que se suprimiera ese título invocando a la Ley de la Memoria Histórica y a sabiendas de que en esa ley no se contempla ningún agravio por los títulos nobiliarios concedidos por el Rey de acuerdo a las leyes vigentes en España. Ambos partidos mezclaban esta distinción nobiliaria, un ducado, con un apellido de familia, Franco, que en este país llevan más de 40.000 personas. «Es un apellido que va ligado a una rebelión militar con resultado de guerra civil, a una represión posterior a la guerra y a una dictadura que se prolongó durante casi cuatro décadas», éstos eran los argumentos que esgrimían para solicitar al Gobierno y al Monarca que hicieran desaparecer de la faz de la Tierra el ducado de Franco.

También hacían referencia a la supresión, por parte del Rey, del título de duquesa de Palma de Mallorca a su hermana Cristina, por estar imputada en el caso Noos, desconociendo que el Rey solo puede disponer de esa forma, quitándolos y concediéndolos, con los títulos de la Corona, pero no con los que ya han sido concedidos y que se rigen por las leyes ordinarias de nuestro país y no por su Real Gracia. Esos no los puede tocar. Solo pueden ser retirados si se aprecia una conducta indecorosa, cosa que no ha sido posible demostrar ni con Carmen Franco ni con su heredera, Carmen Martínez-Bordiú.

Pero lo más curioso de este título es su destinataria final. Carmen desveló a LA RAZÓN que ella ni quiere ni necesita el título de duquesa para nada, que ya lo fue en su día mientras estuvo casada con Alfonso de Borbón y que quería pasárselo a su hijo mayor. A su vez, Luis Alfonso le pidió que directamente recayera en su hija primogénita, Eugenia de Borbón Vargas, porque era la única de sus tres vástagos que no tenía título. Los mellizos varones, Luis y Alfonso, llevan las distinciones de duque de Borgoña y duque de Berry.

Últimas noticias