MENÚ
martes 18 junio 2019
13:31
Actualizado

780.000 m2 de grafitis en un año

El distrito de Latina fue el que sufrió más pintadas, con casi 85.000 m2 eliminados. Si bien ha habido un descenso, se han incrementado las sanciones: 118 infracciones leves, un 40% más.

  • Un operario municipal, ayer, limpiando grafitis en la calle de La Palma, en el barrio de Universidad. Foto: ANUSKA SANDRONI
    Un operario municipal, ayer, limpiando grafitis en la calle de La Palma, en el barrio de Universidad. Foto: ANUSKA SANDRONI

Tiempo de lectura 4 min.

16 de abril de 2019. 14:42h

Comentada
J.V. Echagüe 16/4/2019

Los grafitis han sido noticia en el último año: su proliferación en los vagones del Metro, con asaltos y graves sustos incluidos; detenciones por parte de la Policía Nacional; «artistas» rodeados de un aura de misterio, como el autor de los corazones que adornaban la M-30... Ahora bien, ¿cuántos se pueden encontrar en las calles de Madrid? Imaginen 11 estadios como el Santiago Bernabéu, uno detrás de otro, con cada uno de sus metros cuadrados cubiertos por pintadas. En extensión, ése sería el equivalente de los grafitis que se realizan en la capital a lo largo de un año. O si no todos, sí los que fueron eliminados por los servicios municipales de limpieza urbana a lo largo de 2018. En total, se eliminaron 780.484,15 m2 de pintadas, a una media de 2.138 al día.

Así consta en la memoria de 2018 de las actuaciones de limpieza urbana, publicada por el Ayuntamiento en su portal de Datos Abiertos. Las cifras permiten hacer un ranking de los distritos en los que más metros cuadrados de pintadas fueron eliminados. El primero es Latina, con un total de 86.426. Le siguen de cerca Carabanchel, con más 84.800 m2 y Centro, que supera los 81.000. Bastante más alejado se encuentra Moncloa, con algo más de 62.000, seguido de Fuencarral, que supera los 60.000. Puente de Vallecas también se encuentra entre los destacados, con casi 55.000 m2 de pintadas.

Por contra, hay distritos que han salido más indemnes. El que más, Barajas, con 8.411 m2 afectados. Salamanca también se encuentra entre los tres barrios que presentaron menos pintadas, con 9.250 m2. Inmediatamente después se sitúa Retiro, con cerca de 13.000 que requirieron labores de limpieza.

Ahora bien: ¿de qué tipo de mobiliario urbano hablamos? Como explican desde el área de Medio Ambiente del Consistorio a LA RAZÓN, no todas las pintadas son susceptibles de ser eliminadas por el Ayuntamiento. Así, «los servicios de limpieza actúan en los paramentos de obra, públicos y privados, que dan directamente a la vía pública y que no se encuentran dentro de la proyección vertical de la propiedad privada». Por ello, el Ayuntamiento no actúa «en soportes de madera, metálicos, plásticos y vítreos», entre otros emplazamientos.

Esta cifra de casi 800.000 m2 puede parecer elevada, pero lo cierto es que se ha producido un descenso notable respecto al año anterior. Entonces, se limpiaron alrededor de 953.000, lo que supone una disminución del 18%. Curiosamente, lo que sí han aumentado son las sanciones. Desde Medio Ambiente señalan que se ha pasado de 82 multas leves en 2017 a 118 el año pasado: un incremento de un 40%. Así, el hecho de que se hayan hecho menos puede deberse a un «mayor control policial», pese a la «dificultad que supone dar con los infractores, ya que actúan con nocturnidad y es muy difícil localizarlos».

En cuanto a su modus operandi, desde el Ayuntamiento indican que los grafiteros suelen actuar en aquellas zonas en las que saben que las pintadas van a durar más tiempo, porque su finalidad es que perduren para poder verlas. De hecho, muchos de esos 780.000 m2 pueden incluir varios metros repetidos.

Hay que recordar que en Madrid, en materia de pintadas, sigue vigente la normativa municipal que impone sanciones de entre 300 y 3.000 euros en el caso de que se consideren infracciones leves y de entre 600 y 6.000 en los supuestos más graves. Una medida creada en 2010, cuando el PP gobernaba en Cibeles, y, concretamente, por Ana Botella, entonces concejal de Medio Ambiente. La ordenanza de Limpieza de los Espacios Públicos prohíbe realizar cualquier clase de pintadas, grafitis e inscripciones, tanto en los espacios públicos como sobre el mobiliario urbano, o sobre muros, paredes de edificios, fachadas, estatuas, monumentos, arbolado urbano público y, en general, cualquier elemento integrante de la ciudad. Además, considera como circunstancia agravante el hecho de que la realización de pintadas y grafitis afecte a edificios y monumentos de carácter histórico.

Sin embargo, desde hace aproximadamente dos años, el Ayuntamiento de Manuela Carmena pone en práctica la sustitución de estas multas –como hizo con otras faltas que atañen al ensuciamiento del mobiliario urbano– por labores de limpieza, lo que implicaba la condonación de las sanciones económicas. En todo caso, esta posibilidad ya venía incluida en la normativa.

¿Qué coste tienen las pintadas en las arcas municipales? Como afirman desde el Consistorio, el hecho de que aumenten o disminuyan las pintadas no supone un incremento o un descenso de la inversión de la restauración. La limpieza viaria se encuentra incluida dentro del contrato integral 5, y que para 2018 contó con un presupuesto total de 234,8 millones de euros, lo que supuso una reducción de un 8,3% respecto al año anterior. Mientras, el coste de las pintadas en el Metro alcanzó el pasado año los tres millones de euros.

Últimas noticias