¿De Nueva York a Londres en tres horas y media? Es posible en este jet supersónico

Será el avión más rápido del mundo y usará combustibles de aviación sostenibles.

Boom Supersonic XB-1
Boom Supersonic XB-1Boom SupersonicBoom Supersonic XB-1

Los aviones supersónicos están de vuelta. Tras el Túpolev Tu-144 y el Concorde, que dejaron de operar en 1999 y 2003 respectivamente, la empresa estadounidense Boob Supersonic ha anunciado que su XB-1 podría comenzar a probarse en octubre de este año.

De esta manera, casi 20 años después volverá a poderse volar de Londres a Nueva York en solo tres horas y media (en lugar de en seis y media) o de Paris a Montreal en tres y cuarenta y cinco minutos (en vez en siete y cuarto).

No obstante, se prevé que hasta 2030 no se utilice para pasajeros. La empresa anunció hace poco que el jet, pensado para que sea el avión más rápido del mundo, usará combustibles de aviación sostenibles y logrará optimizar los tiempos de traslado de un lugar a otro para así cambiar la manera en la que viajamos.

Los viajes de negocios serán mucho más prácticos y diremos adiós a las largas travesías que tanto nos agotaban. Eso sí, aunque no está confirmado lo que valdrá un billete, podemos hacernos una idea… Por ejemplo, un asiento en el antiguo Concorde en un vuelo Londres-Nueva York tenía un precio de nada más y nada menos que 9.000 libras. Imaginaos tal cantidad de dinero y en aquella época, algo alcanzable para muy pocos.

Boom Supersonic XB-1
Boom Supersonic XB-1Boom SupersonicBoom Supersonic XB-1

No obstante, el fundador de Boom Supersonic, Bake Scholl, se ha comprometido a “hacer que el vuelo a alta velocidad sea accesible para todos y a crear el primer avión supersónico económicamente viable en el mundo”.

El lanzamiento del XB-1 ha abierto la veda de la vuelta de las aeronaves que vuelan más rápido que la velocidad del sonido. Tanto es así que Boeing, el gigante estadounidense, dio a conocer hace unos meses su concepto de avión “hipersónico”, que espera volar a Mach 5 (el XB-1 volará a Match 2.2), cinco veces la velocidad del sonido, para una posible puesta en marcha en 20 o 30 años.