Gastronomía

“Tapasiona”, la alquimia de los sabores castizos de Madrid

Periodistas, empresarios, nutricionistas, estudiantes de cocina se ponen la chaquetilla para impulsar la gastronomía madrileña. El vicepresidente de la comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, acudió al acto y puso en valor el “ecosistema” de los productos de la comunidad y su hostelería

Aguado no teme que la elección de Iturgaiz como candidato a lehendakari pueda hacer diluir a Cs en la coalición
Aguado junto a Paloma Martín visita 'Tapasiona' EUROPA PRESS 24/02/2020 EUROPA PRESS

Dicen que quien viste la chaquetilla de cocinero frente a los fogones es como si adquiriera súperpoderes. Inmersos en el espíritu de Ratatouille, empresarios de la industria alimentaria madrileña, estudiantes de cocina, periodistas, investigadores, profesores universitarios, nutricionistas y responsables de la Asociación Empresarial de la Industria Alimentaria de la Comundiad de Madrid (Aseacam), se enfrentaron al reto de fusionar la pasión por los productos de la región en una tapa: “Tapasiona Madrid”. Diez equipos capitaneados por un experto cocinero guiaron a los aprendices por un día donde, tapa a tapa, intentaron lograr la mejor combinación de sabores.

En las cocinas de la Escuela Superior de Hostelería y Turismo de la Comunidad de Madrid se elaboraron más de treinta creaciones diferentes con productos facilitados por empresarios madrileños asociados a Aseacam. Diez cestas, a lo Masterchef, fueron sorteadas entre los equipos liderados por un chef muy experimentado: acelgas, tomates, zanahorias, cebollas gigantes, carne lista para comer, boquerones en vinagre, patatas chips, quesos, cerveza, mile, jalea real, quinoa, numerosos productos para una creación improvisada. El chef Juan Antonio Medina, maestro de la cocina, quien trabajó en el restaurante Zalacaín y logró impulsar en poco tiempo al A`Barra a estrella Michelín -cocinas que dejó en noviembre- fue el capitán del equipo “tres”. El chef, logró desde el primer momento crear equipo y coordinó a empresarios, periodistas o nutricionistas, entre otros, a quien enseñó a picar cebollas como los chef, guisar carne con cerveza, o mezclar especias para espesar un fondo o emplatar “bonito”. Dos alumnos de la escuela de Hostelería reforzaban los equipos mientras otra apuntaba los ingredientes de cada una de las tapas para incluirlos en un libro de recetas de las nuevas creaciones. No se competía por la mejor tapa, sino que la idea era dar visibilidad a los productos castizos desde todos los puntos de vista en dos horas ante los fogones. Al final, todos los participantes e invitados que se incorporaron al final degustaron las tapas elaboradas en un coktáil de sabores salados y dulces.

Industria agrolimentaria

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, también se puso la chaquetilla pero para entrar a las cocinas y conocer cómo estaban trabajando los equipos. Puso en valor el potencial del sector agroalimentario como motor de la “cohesión social y territorial” de la región y remarcó la importancia de iniciativas como “Tapasiona”, que acerca los productos locales a los ciudadanos.

En el acto inaugural de este evento estuvo acompañado por la consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad, Paloma Martín, y el presidente de CEIM, Miguel Garrido. “El sector agroalimentario madrileño está demostrando su competitividad y capacidad de adaptación, con una creciente presencia en los mercados nacionales e internacionales”, apuntó el vicepresidente que alabó el buen hacer de Aseacam por “basar sus esfuerzos en la promoción de la industria alimentaria y la restauración, así como en la distribución de productos.”

Por su parte, Martín remarcó que el Ejecutivo regional invierte 4,5 millones de euros anuales para contribuir a la modernización de la industria agroalimentaria y de sus instalaciones. “Sin lugar a dudas es una región privilegiada porque alberga a los grandes chefs, los grandes restaurantes de España y ha sido seleccionada como Ciudad Iberoamericana de la Gastronomía”, dijo Martín, quien entiende que la industria es una “gran aliada” del campo madrileño lo que genera “el mejor resultado posible”. Finalmente, puso en valor el Plan Terra que incluye 50 medidas para ayudar a los agricultores a mejorar su competitividad; además de la “liberalización de trabas administrativas”, que, indicó Martín, “pesan día a día sobre los agricultores y ganaderos”.