La Policía vigilará las cuarentenas en calles de Madrid, pero no en domicilios

Los datos de localización de las personas con medidas de aislamiento o cuarentena por Covid-19 serán cedidos al 112 de la Comunidad de Madrid

La Policía tendrá, si la Justicia lo ratifica, la posibilidad de controlar el cumplimiento de las cuarentenas por coronavirus en Madrid, labor que se hará con identificaciones en las calles pero no supondrá que los agentes visiten los domicilios de las personas que den positivo.

La Orden 1262/2020 de la Consejería de Sanidad de Madrid, publicada este jueves en el Boletín Oficial de la región, establece que los datos de localización de las personas con medidas de aislamiento o cuarentena por covid-19 serán cedidos al 112 de la Comunidad de Madrid mientras el Plan Territorial de Protección Civil de la Comunidad de Madrid (PLATERCAM) esté activado.

Estos datos podrán ser facilitados a los cuerpos policiales (Policías locales, Cuerpo Nacional de Policía y Guardia Civil) a los servicios de inspección, incluidos los de inspección educativa, o a los servicios públicos de emergencia “cuando realicen tareas incluidas dentro de las operaciones de lucha contra la pandemia”.

Se trata de una medida que ya se viene realizando en otras regiones donde se han aprobado propuestas parecidas, como Castilla-La Mancha, Aragón y Baleares.

Con esta decisión los agentes conocerán de forma inmediata si una persona debe estar en cuarentena y esa información se utilizará en los controles policiales o cuando sean identificadas en las calles.

Así los policías no tendrán que vigilar el cumplimiento de las cuarentenas acudiendo a los domicilios de la región.

Por otro lado, este jueves ha quedado formalizada la ‘Misión Baluarte’, la nueva operación de las Fuerzas Armadas para luchar contra el coronavirus que supone una suerte de ‘Balmis II’ y centraliza las peticiones de las comunidades autónomas para contar con la ayuda de los militares en labores como desinfección, traslado o rastreo de pacientes.

La declaración del estado de alarma el pasado mes de marzo supuso la salida de las Fuerzas Armadas a la calle para combatir la propagación de la pandemia. La Operación Balmis se extendió durante un total de 98 días durante los que realizaron más de 20.000 intervenciones.

Esa operación decayó formalmente con la finalización del estado de alarma, aunque los militares han seguido desde entonces atendiendo peticiones puntuales de desinfección o colaboración en otras tareas a petición de los gobiernos autonómicos