Aguado aboga por cerrar Madrid (aunque solo ante los puentes de Todos los Santos y La Almudena)

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid cree que es necesario “bajar la curva de forma drástica” antes de las Navidades así como continuar en la senda de bajada de casos que se está produciendo en la autonomía

El vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado, ha declarado que él aboga por cerrar perimetralmente Madrid ante los dos puentes que se van a producir en noviembre, el de Todos los Santos y el de La Almudena. Una postura que no comparte la otra parte del Gobierno de la Comunidad. Los dirigentes del Partido Popular se han mostrado contrarios a esta medida y aseguran que los buenos datos del descenso en contagios les avalan.

El dirigente madrileño trasladará mañana al Consejo de Gobierno, en la reunión semanal, su postura, según ha avanzado en una entrevista. “Desde mi punto de vista hay que restringir la movilidad y cerrar Madrid”, ha manifestado.

Medidas antes de las Navidades

Aguado cree que es necesario “bajar la curva de forma drástica” antes de las Navidades así como continuar en la senda de bajada de casos que se está produciendo en la autonomía. Para el vicepresidente, “hay que hacer todo lo posible por evitar un confinamiento total”. En este sentido, ha incidido en que lleva ya quince días diciendo que hay que “tomarse en serio el virus y que las cosas no van bien”.

El dirigente autonómico considera que “hay que tomar medidas, ahora, contundentes”, porque no vale con “estar pasteleando” con ellas e ir “a rebufo del virus”.

En cuanto a las medidas impulsadas por el Ejecutivo autonómico, Aguado ha defendido la puesta en marcha de las zonas básicas de salud, porque considera que “están funcionando”.

Además, ha sostenido que el estado de alarma es necesario para tomar una serie de medidas que sin esa herramienta jurídica no podrían llevar a cabo aunque ha hecho hincapié en que considera que hace falta una “estrategia de país”.

Con todo, Aguado, ha sostenido que prorrogar el estado de alarma seis meses es “excesivo” y ha pedido que se negocie más rendición de cuentas por parte del Gobierno.