Andrea Levy: “A Sánchez se le atraganta el Gobierno de Ayuso; si él pudiera, lo haría desaparecer”

La responsable de Cultura de la capital ultima una Navidad distinta. ¿La diferencia? La seguridad. «El imaginario de los niños no se verá alterado: verán a los Reyes Magos llegar a Madrid», afirma

Thumbnail

Poco a poco, las incógnitas sobre los festejos navideños en la capital van despejándose. Queda una por resolver: la Cabalgata del 5 de enero. Andrea Levy, delegada del Área de Cultura, Turismo y Deportes, repasa cómo se desarrollarán estas próximas fechas. Afirma que los madrileños las disfrutarán. Y lo más importante: lo harán de forma segura.

–No veo muchos adornos navideños en su despacho...

–(Ríe) No los he puesto aún. Estamos inmersos en los preparativos de una Navidad distinta pero con la misma magia. Es importante recuperar el estado de ánimo de los madrileños.

–Desde su responsabilidad al frente del Área de Cultura, ¿cómo le describiría a los madrileños estas próximas navidades?

–En cuanto a nuestras responsabilidades como Gobierno municipal, intentaremos que la ciudad siga con su actividad pero con todas las medidas de precaución, como hemos venido haciendo en el campo de la cultura. Será una actividad adecuada a la realidad, pero también se podrá disfrutar. Madrid ha demostrado que la vida puede seguir y, además, garantizando la protección de la salud.

–Van a ser unas navidades seguras...

–Por supuesto. Hicimos un gran esfuerzo durante los meses de confinamiento para adecuar los espacios culturales a las nuevas medidas sanitarias y de precaución. Hemos renovado los filtros de aire de todos los teatros, hemos adecuado las instalaciones de acuerdo a unos aforos seguros... Y el público ha respondido, siente que son espacios seguros. Podemos decir que no hay contagios en los espacios culturales. Es la mayor prueba de que la «cultura segura» no es un eslogan, es una realidad. Somos una ciudad admirada por cómo hemos levantado el telón y por la recepción por parte de los espectadores. Somos la única capital del mundo con una ópera abierta, el Teatro Real. Y la mayoría de centros culturales y teatros están abiertos. Cuando vienen personas de fuera se emocionan al ver cómo hemos vuelto a la vida. La cultura es una vacuna anímica en tiempos de covid.

–La cabalgata de Reyes...

–(Ríe) Es la pregunta que más me hacen. No solo este año, también el anterior. Fue la primera cabalgata de la nueva corporación, tras la desnaturalización de los Reyes Magos por parte del equipo de Carmena. Tengo uno de los tesoros mejor guardados del Ayuntamiento...

–La Comunidad anunció que debe celebrarse en recintos acotados y con un 50% de aforo. ¿Era algo que ya sabían o les condiciona sus planes?

–Nosotros empezamos a trabajar en la programación de Navidad en julio. Y es cierto que trabajamos sobre diversos escenarios, en función de cómo evolucionara la pandemia. Seguimos con la programación, pero muy atentos a lo que dispongan las autoridades sanitarias. Los Reyes Magos van a venir a Madrid. El imaginario de los niños no se verá alterado en ese sentido: verán a los Reyes Magos llegar. Pero aplicaremos lo más importante: las medidas sanitarias, que nos obligan a que no haya aglomeraciones ni un aforo multitudinario.

–¿Podría tener lugar en algún recinto o pabellón?

–La Comunidad, entiendo, señala que no debe haber itinerarios con el fin de evitar desplazamientos. Y que se celebre en un lugar que se pueda aforar. Es algo que nos ocurrió en la programación de los Veranos de la Villa. Fuimos muy conscientes de que, para celebrarlos con todas las garantías, era necesario aforar y perimetrar: se perimetra un recinto para poder ser conscientes del aforo exacto. Creo que la medida de la Comunidad va en ese sentido.

–¿Se maneja un escenario virtual? Si los niños no pueden ir a ver a los reyes, que sean los reyes los que vayan a casa de los niños...

–La magia de la Navidad lo puede todo... Además es nuestro eslogan. «Vuelve la Navidad, siente la magia». No es algo baladí. Queríamos dar la percepción de que, a pesar de todas las dificultades de este año, la Navidad puede volver. El hecho de sentir esa magia es un revulsivo en nuestro estado de ánimo. Estas fechas, además, siempre tienen un componente emocional. La Navidad es parte de esa identidad reconocible de Madrid.

–Las aglomeraciones en Centro han abierto un debate...

–Hay que hacer una llamada a la prudencia y a la responsabilidad individual. Desde el Ayuntamiento adoptaremos medidas: controlar el aforo en las salidas de Metro, establecer calles de un sentido único... Pero, en estos últimos meses, Madrid ha demostrado que puede ser una ciudad activa y no sufrir una mayor incidencia en el contagio. Lo importante es controlar las afluencias, y eso se hará a través de la Policía Municipal.

–¿Se plantearían un apagado de las luces navideñas para que la gente no acuda a Centro?

–No puede haber mensajes contradictorios. Pasear al aire libre sigue siendo seguro. Cuando se convierta en algo inseguro, la Policía Municipal adoptará aquellas medidas necesarias para garantizar esa seguridad. La vida y las medidas sanitarias siempre van por delante, pero también es importante que recuperemos la actividad mientras nos protegemos. El virus ha venido para quedarse entre nosotros durante algún tiempo. Pero las ciudades no deben apagarse. Madrid debe acompañar a los ciudadanos durante esa recuperación.

Andrea Levy, Concejala del Grupo Municipal Partido Popular y Portavoz del Grupo; Miembro de la Junta de Gobierno; Delegada del Área de Gobierno de Cultura, Turismo y Deporte
Andrea Levy, Concejala del Grupo Municipal Partido Popular y Portavoz del Grupo; Miembro de la Junta de Gobierno; Delegada del Área de Gobierno de Cultura, Turismo y Deporte©Gonzalo Pérez MataLa Razón

–¿Qué les diría a los madrileños que se planteen ir a Centro el próximo fin de semana?

–Que, mientras respeten las medidas individuales, el Ayuntamiento velará por el control de los aforos. No debemos autolimitarnos más de los prescindible, pero protegiéndonos siempre al máximo.

–¿Madrid es menos Madrid sin las uvas en Sol?

–Estas Navidades pasarán. Y todo el mundo es consciente de que atravesamos situaciones excepcionales, como es el hecho de que la Puerta del Sol no congregue a tanta gente como es tradición.

–El presupuesto de Cultura ha aumentado un 6,5%. ¿Cómo van a aprovechar ese incremento?

–Queremos que revierta en el tejido cultural de Madrid, a través de subvenciones nominativas para aquellas instituciones más emblemáticas. Es la primera vez que el Ayuntamiento va a respaldar al Museo del Prado. Y también a la RAE. Queremos que haya un compromiso firme con el idioma español, en unos momentos en que algunos ponen en duda su importancia como lengua vehicular.

–El presupuesto en turismo ha aumentado más de un 50%. ¿Cómo se va a aprovechar ese incremento?

–Hay que trabajar en primer lugar para que los hoteles vuelvan a abrir sus puertas. Tenemos una caída del turismo de casi el 95%, lo que supone que muchos de nuestros hoteles más emblemáticos estén cerrados. En Madrid hay 1.710 establecimientos turísticos, entre todas las categorías. Las ordenanzas tratarán de paliar la presión fiscal sobre ellos, para intentar mantenerse y que no cierre ninguno. Por otro lado, parte del presupuesto también irá destinado en campañas de promoción de Madrid, sobre todo en aquellos mercados emisores que, creemos, van a tener una recuperación más rápida y van a mostrar una mayor voluntad de desplazarse a nuestra ciudad: Italia, Francia, Reino Unido... Apostaremos por un turismo que valore una oferta que pasa por la cultura, pero también por el patrimonio histórico, la gastronomía o el turismo de compras.

–«Bienvenido a Madrid, presidente». Así recibió el alcalde a Pedro Sánchez en La Paz. Supongo que comparte la ironía de Almeida...

–Es muy curioso que en esta protección «marketiniana» emprendida por [Iván] Redondo S. A., el presidente, en la primera y más dura oleada, no pisase ni un solo hospital. Ni Ifema, ni el Palacio de Hielo... Aquello golpeó el corazón de todos los españoles y él no mostró el más mínimo interés. Bienvenido sea que pisase el Hospital de La Paz. Pero llegó tarde y de una manera soberbia, sin contar con esa lealtad institucional que debía a la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, y al alcalde, que acudió con mucho acierto. Si Sánchez pudiera, haría desaparecer al Gobierno de Madrid. Es lo contrario a sus políticas. El modelo de Ayuso se le atraganta a Sánchez porque apuesta por los consensos en educación, por la libertad de elección de los padres, por rebajar impuestos... Es un modelo que teje alianzas entre Cataluña y Madrid.

–¿Están el Gobierno de Pedro Sánchez y Unidas Podemos «chafándonos» las Navidades con su batalla fiscal?

–Hay que hacer una reflexión, a tenor de lo que hemos vivido estas últimas semanas. La democracia no existe «per se»: hay que velar día a día para que se mantenga en nuestras instituciones. En estos momentos, la democracia española se ha debilitado desde el punto de vista institucional a causa de la actitud del presidente, que ha demostrado que no le importaban nuestras estructuras básicas. La separación de poderes, por ejemplo. Pero tampoco la relación con los medios de comunicación, con la creación de ese «ministerio de la verdad». Pedro Sánchez ha copiado las peores tácticas del nacionalismo y del populismo, las prácticas totalitarias de sus socios, y les ha abierto las puertas del Gobierno. Y eso provoca una quiebra democrática. Lo último es esta guerra que debilita al propio modelo de autonomía territorial que establece la Constitución. El Gobierno debería velar por garantizar el modelo fiscal de Madrid, no el que ahoga fiscalmente, como ocurre con el modelo catalán, con mayores gastos superfluos y que hace que los catalanes paguen más.

Andrea Levy, Concejala del Grupo Municipal Partido Popular y Portavoz del Grupo; Miembro de la Junta de Gobierno; Delegada del Área de Gobierno de Cultura, Turismo y Deporte
Andrea Levy, Concejala del Grupo Municipal Partido Popular y Portavoz del Grupo; Miembro de la Junta de Gobierno; Delegada del Área de Gobierno de Cultura, Turismo y Deporte©Gonzalo Pérez MataLa Razón

–¿Está sufriendo Madrid una persecución fiscal?

–Sí. Y además está siendo perseguido un modelo liberal frente a otro totalitario y de autocontrol absoluto de las estructuras democráticas. El Gobierno de Sánchez está acabando con todos los consensos. Este Madrid pujante no le interesa a Sánchez: contrarresta las debilidades de su legislatura. Las instituciones europeas ya nos han llamado la atención en dos ocasiones. Eso debería alarmar. Pero cuando uno elige como socios a independentistas y a Podemos, ya sabe lo que va a ocurrir. Mientras el Gobierno de Madrid ha construido el Hospital Zendal, el de Cataluña ha querido crear una NASA catalana y ha abierto tres «pseudoembajadas» más. ¿Qué es más útil para los ciudadanos? Cuando el ritmo te lo marca [Gabriel] Rufián, no estás protegiendo la democracia española.