En Jávea también quieren a Ayuso de presidenta

El mensaje de un empresario de la noche de la Costa Blanca que alaba la gestión de la popular se hace viral: «Ojalá tuviéramos aquí a alguien tan valiente como ella», dice

Cristóbal Rodrigo, gerente de la discoteca Moli, de Jávea.
Cristóbal Rodrigo, gerente de la discoteca Moli, de Jávea.Cedida

«Somos conscientes de que muchos de nuestros clientes sois madrileños, venís de una comunidad donde tenéis una presidenta maravillosa que no ha querido arruinar a la hostelería, pero aquí, incomprensiblemente, no está permitido el baile aunque haya distancia entre mesas de 1,5 metros». Así comienza el mensaje que el gerente de la discoteca Moli de Jávea, Cristóbal Rodrigo, lanzó en las redes sociales esta semana. Un manual de instrucciones para los veraneantes que llegan estos días a la Costa Blanca, pero también un dardo directo contra Ximo Puig y la gestión del socialista de la pandemia en la Comunidad Valenciana. Para Cristóbal, la situación es insostenible y más aún, después de que el jueves, el presidente Puig anunciara el cierre del ocio nocturno de manera indefinida.

«Es cierto que el número de contagios ha aumentado porque ha habido más movilidad hacia nuestra zona, como era previsible que ocurriera, pero aquí se están tomando todas las medidas necesarias para evitar que esos contagios se produzcan en las discotecas», puntualiza. Según los datos del Ministerio de Sanidad, la incidencia acumulada en la Comunidad de Valencia en los últimos 14 días es de 262 casos por cada 100.000 habitantes, mientras que en la Comunidad de Madrid se sitúa en los 157. En Jávea, se ha pasado de los 21,42 a los 99,94 casos en los últimos quince días.

Madrileños decepcionados

En la ya denominada «ola joven», son éstos los que mayores tasas de contagio están mostrando. De hecho, la consellera de Sanidad valenciana, Ana Barceló, precisó que «el 63 por ciento de los brotes afectan a personas de entre 15 y 34 años». «Pero esto es normal que esté ocurriendo y aquí entramos los empresarios nocturnos para que esto no ocurra. Somos la solución, no el problema. Si la gente está en la discoteca, donde se vela para que todas las medidas de seguridad se cumplan a rajatabla, no habrá tantos contagios como sí ocurre cuando al cerrar nuestros locales: los jóvenes se van a la playa de botellón y de fiesta sin ninguna precaución», apunta el empresario, que muestra su enfado.

Por este motivo, Cristóbal puso la mirada en la presidenta Ayuso y la manera en la que ha gestionado la hostelería y el ocio nocturno: «Yo miro cómo están mis compañeros de Madrid y me alegro mucho por ellos, pero me da rabia de que nosotros no podamos estar trabajando de igual modo. Ayuso ya ha dicho que no cuenten con ella para arruinarnos, y yo solo puedo darle las gracias aunque sus medidas a mi no me sirvan en Valencia». Sin embargo, estas alabanzas a la presidenta popular le han ocasionado fuertes críticas en las redes sociales ya que, Jávea, es un territorio más proclive al socialismo: «Lo mínimo que me han dicho es facha de mierda, así que imagínate».

En los dos fines de semana que Cristóbal ha abierto, ya ha tenido que devolver el dinero a una decena de mesas, cuyos clientes, al ser reprendidos por levantarse y querer bailar, optaron por abandonar el local: «Muchos llegan y se ponen a bailar y me dicen que es que en Madrid sí que se puede. Aquí, lamentablemente, está prohibido, y tenemos que estar todo el rato detrás de la gente para que lo cumpla. También se pueden fumar cachimbas en Madrid y aquí no, por eso, cuando algunos clientes dicen que para eso se van, lo entiendo, les devuelvo el dinero y punto. Qué voy a hacer», lamenta.

En esta popular discoteca de Jávea, donde la mayoría de los asistentes son madrileños, el aforo se ha reducido un 80%, y desde esta semana solo pueden abrir hasta las 00:30. Antes del jueves podían hacerlo hasta las 2:00. «Pero nosotros lo que reivindicamos es que se nos permita abrir en los horarios que indican nuestras licencias, es decir, hasta las siete de la mañana. Son lugares seguros, las discotecas no son el problema», insiste.

Según sus cálculos, en este año, su facturación ha caído un 75% y han podido sobrevivir a duras penas. «Hemos recibido una ayuda de 6.000 euros del Ayuntamiento y 26.000 de la Comunidad, pero eso no me da ni para cubrir la luz de todo el año», aclara. Y es que el local que regenta este joven de 25 años es uno de los más grandes de la zona, con zona de piscina incluida, aunque, por ahora, permanece cerrada.

«Por todo esto, mi mensaje en las redes era para concienciar a los que vienen de Madrid de que aquí no hay tanta libertad como allí, al tiempo que criticar la actuación de nuestro presidente. Ayuso es una tía valiente, su gestión es buena y envidiable. La verdad que no he visto cosa igual, se ha enfrentado a todos para proteger a los hosteleros y empresarios de la noche. Eso hay que reconocérselo», añade, al tiempo que lamenta que esto no ocurrirá en su tierra.

Y mientras los turistas capitalinos siguen llegando a la Costa Blanca, él se teme lo peor: «El año pasado fue muy bueno hasta que el 15 de agosto nos cerraron. En esta ocasión parece que nos quieren fuera antes, así que no sé como lo solucionaremos. Seguiremos con pérdidas». Y, además, apunta, que la inestable situación de la hostelería ha hecho que sea imposible encontrar personal para contratar en temporada: «La mayoría de las personas han buscado trabajo en otros sitios, como es lógico, así que para buscar camareros está siendo misión imposible. Es todo una locura», sentencia antes de colgarnos para abrir las puertas de su discoteca.