Moda a favor del planeta

La plataforma Planeta Moda nace para facilitar el consumo de productos respetuosos con el planeta y para proporcionar a los diseñadores un espacio para dar a conocer sus proyectos para una industria textil más ecológica

Con la nueva temporada en marcha, cercano el cambio de estación y por más que la nueva normalidad esté instaurando muchos cambios de hábitos, los escaparates físicos y virtuales muestran las novedades de la moda. Y, justo en este momento, hace su aparición un nuevo espacio, virtual, como si de un centro comercial online se tratara. Pero con una diferencia no menor: todas las marcas y establecimientos de ropa, zapatos, complementos, joyas y hasta ropa de hogar emplean materiales ecológicos y han sido producidos con criterios éticos.

Planeta Moda, que así se llama esta plataforma, ha sido una iniciativa de la Asociación Vida Sana, creadora y organizadora de las ferias BioCultura, que tiene dos objetivos, como explica Juan Carlos Moreno, director del proyecto: «Facilitar a los consumidores un cambio hacia el consumo de productos respetuosos con el planeta y las personas dándoles visibilidad; y proporcionar a los diseñadores un espacio para dar a conocer al público sus proyectos y que los pueda encontrar más fácilmente, que es una de las mayores dificultades que tienen».

DECENAS DE MARCAS

El directorio reúne 36 marcas y establecimientos, pero ya en los primeros días de su lanzamiento «nos han sorprendido varias solicitudes a través de las redes sociales para aparecer en el directorio».

Los criterios que ha de cumplir una empresa de moda para estar en Planeta Moda están en coherencia con «nuestra defensa de una evolución integral del sector textil hacia una industria que sea ecológica, respetuosa y justa en todas las fases del proceso de producción, transformación y elaboración».

Por tanto, deben acreditar que su productos y procesos encajan en cuatro puntos principales: «Fibras provenientes de cultivo orgánico y de ganadería ecológica; modelo de producción respetuoso con el medio ambiente y de mínimo impacto ambiental; proyectos con trasfondo social, que dinamicen el área donde se desarrollan, pongan en valor el factor humano y fomenten un consumo responsable, basado en las necesidades de las personas y no en los intereses del fast fashion».

CREAR CONCIENCIA

Admiten que exigen mucho pero, como resalta Moreno, «tal y como está hoy día el sector de la moda queremos también que el directorio sirva para crear conciencia, porque no todo vale y para diferenciar quien hace bien las cosas de quien hace greenwashing y mantiene el mismo tipo de negocio que la moda convencional».

Planeta Moda nace ahora pero es un proyecto largamente buscado por Vida Sana. «A finales de los 90 y más a partir de 2011, ya quisimos darle visibilidad al sector textil ecológico en BioCultura, pero era muy pequeño. En 2013, con la catástrofe del hundimiento del edificio en Rana Plaza y en vista de que la moda convencional se estaba convirtiendo en un gran problema medioambiental y social, nos propusimos avanzar con la plataforma».

Ciertamente, como sector, la moda sostenible apenas tenía entidad propia, «pero en los últimos años ha crecido dentro y fuera de BioCultura. Por ejemplo en Madrid, hemos pasado de 42 expositores en 2015 a 64 en 2019. La feria siempre ha sido un indicador de que cada vez hay más personas interesadas en este tipo de productos».

Además del directorio de marcas y tiendas, en Planeta Moda hay una pestaña, Info Eco, donde se encuentran unos listados exhaustivos de los diferentes certificados y fibras, con la correspondiente explicación de las características de cada uno de ellos. «Consideramos muy importante, -explica Morenoincluir, Morenoincluir, y actualizar, esta sección en la plataforma. Es una guía para quien desee tener la información necesaria para saber qué compra, ya sean profesionales del sector o una persona que busque en una tienda. Estamos a favor de que las etiquetas de los productos textiles deberían ser más claras y honestas, para que el consumidor tenga toda la información posible a su alcance. Por ejemplo, ya sabemos que es obligatorio que se indique en la etiqueta la procedencia de la prenda, pero algunas empresas de la fast-fashion utilizan argucias como realizar una última parte del proceso en un país europeo. Así puedes tener una prenda fabricada casi en su totalidad en la China y que en la etiqueta aparezca Made in Italy».

Este componente divulgativo de Planeta Moda se complementa con otra sección de entrevistas y reportajes para «dar a conocer los entresijos y el alma de los proyectos».