Publicidad
Publicidad
Motor

Los sindicatos piden al gobierno bajar la tarifa energética para mantener las fabricas de automóviles

Los costes laborales se han reducido, pero aumentan los gastos energéticos y de logística

La reducción de los costes de electricidad y logística son indispensable para poder mantener la competitividad de las fábricas españolas de automóviles en opinión del sindicato Comisiones Obreras que argumenta que, mientras los trabajadores están sacrificándose reduciendo los costes laborales, el Gobierno sigue manteniendo en niveles muy altos los costes de energía, además de no favorecer las infraestructuras para reducir los costes logísticos. “Pedimos un control de los precios energéticos que nos equipare a los países de nuestro entorno para hacer más competitivas las plantas del sector. Más en estos momentos de cambio e incertidumbre que vive el sector”. Esta afirmación la realiza Comisiones en un momento en que están encima de la mesa las negociaciones en diferentes empresas del sector, como el ya cerrado de Peugeot y los que se están discutiendo en Iveco, Renault, Seat o Mercedes, cuyos convenios terminan su vigencia este año. Argumenta que es necesario mantener la competitividad de nuestras plantas frente a los de otros países para asegurar el empleo.

Publicidad

Este sindicato reconoce que el sector vive una incertidumbre constante, por las duras restricciones medioambientales en Europa, que pueden traer una reducción en las ventas después de seis años de subidas. Las restricciones de circulación en el centro de las ciudades de más de 250.000 habitantes para 2023, como sucede ya en Madrid y Barcelona, no contribuyen al optimismo en el futuro.

Según el estudio del gabinete económico de CCOO de Industria, los costes laborales unitarios en el conjunto del sector en España, tanto de fabricantes como de componentes, se reducen año a año. En el periodo 2010-2017, ultimo disponible en las estadísticas, los costes laborales se han reducido en nuestro país un 17,2%. También se reduce en los países comparados: Alemania, Francia, Italia y Suecia. Crece en Polonia un 18,3% y en Reino Unido 0,4%. De hecho en Polonia, la clara tendencia al alza, puede explicar el afloramiento de deslocalizaciones y localizaciones alternativas en países de su entorno más cercano.

Solo en la Industria de ensamblaje de automóviles, la evolución de los costes laborales es la misma: clara tendencia a la reducción salvo en Reino Unido y Polonia, en los que ha crecido. España lo ha reducido en el periodo anteriormente reflejado, un -16,4%, mientras que Polonia lo aumenta en un 19% y Reino Unido en un 17%.

El informe de CC.OO. señala que los costes salariales no son un problema para las empresas del sector. Sin embargo, sí destaca el mayor coste frente a otros países competidores en gastos energéticos y logísticos. Por ello se pide una la mayor eficiencia de los gastos logísticos y, al Gobierno, un control de los precios energéticos, que nos equipare a otros países.