¿Recuerdas el Renault 4L?

Cumple 60 años y la marca planea lanzar una nueva generación de este modelo con motor eléctrico

Renault 4L.
RENAULT
26/02/2021
Renault 4L. RENAULT 26/02/2021RENAULT RENAULT

En 1961 nació un coche a medio camino entre un vehículo y un todocamino porque su fortaleza, buscada o no, era increíble gracias a su bajo peso y a una altura algo mayor de lo habitual. Era el 4L, un modelo que ahora cumple 60 años y que está a punto de regresar al mercado con motor eléctrico. La llegada de un nuevo presidente, Luca de Meo, ha traído ideas muy claras y aprovechar nombres como el R5 o el Renault 4L está en los planes estratégicos de la marca, eso sí con propulsión cien por cien eléctrica. Es el mismo y exitoso plan que De Meo siguió en otras compañías como Abarth o SEAT y que ahora, adaptado a los tiempos, quiere aplicar en el grupo Renault.

Renault 4L
Renault 4LMuseo del Guardia Civil de Navas del ReyMuseo del Guardia Civil de Navas del Rey

El 4L tenía una longitud de 3,60 metros y 1,50 de alto, el vehículo contaba con un gran espacio para los pasajeros y el maletero, por lo que disponía de cinco plazas y hasta 480 litros de carga. Se trataba del primer modelo compacto, desde el final de la Segunda Guerra Mundial, en proponer motor y tracción delantera. ”El R4 poseía otros adelantos mecánicos muy útiles. Por ejemplo, estaba dotado de rótulas estancas, carentes de engrase, lo que incidía en un menor coste de mantenimiento del coche. Otra solución, pionera en su segmento, fue el circuito de refrigeración cerrado y hermético, que incorporaba un líquido especial capaz de soportar las más bajas temperaturas. Ello significaba que ya no hacía falta reponer anticongelante en el líquido del circuito, operación frecuentemente inoportuna y con un coste asociado. El único mantenimiento real del coche era el cambio de aceite”, ha subrayado Renault.

Renault 4L concept diseño de Duarte Andrade
Renault 4L concept diseño de Duarte AndradeDuarte AndradeDuarte Andrade

Su llegada a España se produjo a través de la puesta en marcha de su fabricación en la Factoría de Montaje de Valladolid, a partir de 1963, donde se fabricaron unas 800.000 unidades hasta 1991, tanto de su versión turismo como furgoneta, que representó cerca del 10% de la producción mundial.

El modelo comercializado en España contaba con características específicas, como un motor de 30 caballos e instalación eléctrica de 12 voltios, que superaba los 100 kilómetros por hora, aunque después se fueron incorporando nuevas evoluciones del vehículo.