Coronavirus

Los sanitarios critican al Gobierno por avalar EPIS sin sello europeo

CSIF recurrirá la resolución aprobada por «la situación de escasez». Colegios y sindicatos lamentan la «improvisación»

Un día de trabajo del SUMMA 112 durante la pandemia del coronavirus
Una sanitaria realiza el cambio de guardia y revisa la unidad móvil en el Summa 12Jesús Hellín Europa Press

La decisión del Gobierno de avalar la compra de Equipos de Protección Individual (EPIS) sin la marca CE que acredita un control europeo de calidad, pero que están amparados por otras normas de fuera del continente, «ante la actual situación de escasez» de estos materiales, como reconoce el Ministerio de Industria en una resolución, ha vuelto a disparar las alarmas entre los sanitarios.

Médicos, enfermeras y organizaciones como CSIF expresaron ayer su temor a que puedan producirse más compras «fake» después de enfrentarse durante semanas al coronavirus sin los medios protectores adecuados por el retraso de Sanidad en adquirirlos y de hacerlo incluso con materiales defectuosos.

Tal y como informó ayer LA RAZÓN, los nuevos equipos sin marcado CE «solo podrán ser suministrados al personal sanitario durante la crisis en curso y no podrán entrar en los canales habituales de distribución al público». La norma alude a EPIS en genérico, así como a ropa de protección frente a agentes biológicos, equipos de protección ocular y facial, guantes de protección frente a microorganismos e, incluso, mascarillas. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), mayoritaria en la función pública, anunció su intención de recurrir la resolución. «Nos tememos que pueda provocar la llegada de remesas de material de protección fake. El Gobierno pretende garantizar la llegada de material a costa de poner en riesgo al personal de Sanidad, el más expuesto», subrayó un portavoz, añadiendo que «la compra de EPIS sin sello europeo ya provocó la distribución de mascarillas fake por toda España». En este sentido, el sindicato está trabajando en la ampliación de la denuncia que ya tiene presentada en el Supremo.

Enorme preocupación

En opinión de Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería, «esta nueva decisión nos preocupa enormemente porque genera más desconfianza. El CE es un indicador fundamental de la conformidad de un producto con la legislación. Entendemos que un traje EPI sin marcaje CE pero con otro tipo de especificaciones alternativas va a ser siempre mejor que las bolsas de basura que los profesionales se están viendo obligados a utilizar, pero ésta no es la solución. Aunque el texto especifica que la validez quedará suspendida si se constata que el producto no cumple las especificaciones, persisten interrogantes: ¿cuántos profesionales los habrán usado hasta ese momento, como ocurrió hace pocos días?»

Desde el Sindicato de Enfermería (Satse), su presidente, Manuel Cascos, aseguró que «la falta de previsión y diligencia de las autoridades sanitarias competentes nos han llevado a esta lamentable situación de grave indefensión de los profesionales que, a día de hoy, se mantiene. Es una vergüenza que siga sin haber suficientes equipos y se continúe reutilizando material, además de que se haya distribuido también material defectuoso o que se quieran suavizar los criterios de seguridad». Cascos añadió que su sindicato rechaza cualquier medida o actuación que suponga una menor protección para el conjunto de los sanitarios.

Tomás Toranzo, presidente de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), subrayó que la resolución es una muestra más de la improvisación del Gobierno: «Habrá que hacer un acto de fe y confiar en que el material que se traiga sea seguro: las normativas de EE UU o de Austrialia nos parecen fiables y mejor eso que nada, pero nuestra desconfianza se ha acrecentado con todo lo que ha ocurrido».