Diez beneficios de dormir desnudo

Rejuvenece, reduce el estrés, ayuda a perder peso, mejora la autoestima... Parece que quitarse la ropa para irse a la cama tiene muchas ventajas para la salud. ¿Eres del team “nudista” o de los que duermen con pijama?

La desnudez es nuestra naturaleza, la forma más genuina de experimentar el mundo. Es por eso que disfrutamos tanto de experiencias como un chapuzón sin ropa en el mar, caminar descalzos o despojarnos de la ropa para dormir. Soñar que salimos a la calle sin ropa, o que nos presentamos de esta guisa en la oficina, es un tema recurrente. ¿Quién no lo ha soñado alguna vez? Sin embargo, en vez de sentirnos libres y ligeros, nos provoca pánico y ansiedad vernos desnudos frente a los demás. El origen de estos “remilgos” es algo cultural, evolutivo, que proviene de la necesidad de alejarnos de lo primitivo, de lo natural, y sentirnos seres civilizados y superiores a otras especies.

Pero nuestro instinto no suele equivocarse. Es por ello que, cuando nos desnudamos, experimentamos muchas de las actividades de la vida cotidiana de un modo más placentero y, más allá de eso, nuestro estado de salud puede salir beneficiado. Por ejemplo, ¿has probado a dormir desnudo? Ya seas un escéptico de esta práctica o un fan convencido, te damos diez razones (avaladas por la ciencia) por las que puede darte muy buen resultado.

  1. Ayuda a perder peso. La temperatura corporal desciende cuando dormimos y, en consecuencia, el cuerpo quema más grasa de forma natural. Al ponernos ropa, las prendas disminuyen ese efecto. Además, dormir desnudo disminuye los efectos de cortisol, que está directamente relacionado con el hambre. A mayor nivel de cortisol, más hambre. Si duermes desnudo, te despertarás con menos apetito.
  2. Rejuvenece. Algunas investigaciones indican que dormir desnudo te ayuda a ralentizar el proceso de envejecimiento. Al dormir liberamos la hormona del crecimiento, que es clave para la regeneración celular y, por tanto, actúa como una sustancia anti-edad. Por eso, si dormimos en ambientes muy cálidos, procesaremos menor cantidad de hormona del crecimiento, provocando un envejecimiento más rápido.
  3. Reduce el estrés. Como decíamos antes, dormir desnudo reduce los niveles de cortisol, que es conocida como la hormona del estrés. Por lo tanto, dormir desnudo te ayuda a relajarte y a liberar estrés.
  4. Mejora el estado de tu piel. Dormir sin ropa permite que tu piel respire, lo que provoca que descienda el riesgo de sufrir problemas cutáneos. Además, dormir desnudo favorece la activación de la grasa marrón que permite renovar las células muertas y mantener la piel más tersa y saludable. También evita irritaciones y rozaduras innecesarias con prensas sintéticas, cinturas elásticas o costuras y mejora la circulación.
  5. Mejora tu autoestima. Nada mejor que acostumbrarte a ver tu cuerpo desnudo para aceptarlo y quererte.
  6. Favorece el descanso y refuerza la memoria. Algunos tipos de insomnio están relacionados con la mala regulación de la temperatura corporal. Por ello, dormir con pijama puede dificultar la llegada del sueño profundo, plácido y reconfortante. Esta fase es muy importante porque además de descansar, es en la que se refuerza nuestra memoria.
  7. Mejora la higiene. Dormir sin ropa interior en cualquier época del año, es una buena manera de mejorar la salud vaginal y contribuye a disminuir los riesgos de desarrollar cualquier infección, ya que los hongos crecen en condiciones cálidas y húmedas. En un estudio publicado por la University of Reading, se comprobó que muchas enfermedades provienen de nuestra ropa.
  8. Reduce el riesgo de tener diabetes. Un estudio publicado en la revista Diabetes concluyó que dormir en una habitación fresca disminuye el riesgo de sufrir diabetes. El experimento que condujo a este resultado determinó que las personas que mantuvieron una temperatura fresca estable durante el descanso presentaban una mayor estabilidad de los niveles de azúcar en sangre y una mejora en la sensibilidad a la insulina.
  9. Beneficia la vida de pareja. Dormir piel con piel favorece la liberación de la llamada “hormona del amor”, la oxitocina, que se sabe que reduce la presión arterial y reduce el estrés. Además, mejora el apetito sexual y nos ayuda a empezar el día con más optimismo y energía.
  10. Mejora la producción de espermatozoides. Y no, no es una “leyenda urbana”. Se sabe que la temperatura ideal para la producción de esperma unos pocos grados más fría que la temperatura corporal. Así, dormir con ropa interior, especialmente la apretada, hace que aumente la temperatura de la zona genital y no se favorezca este proceso.

¿Convencid@? ¡Pruébalo! Aunque solo sea por sentirte más libre, feliz y fresco por las noches.