El Covid infecta ya a una de cada 823 personas y en julio lo hacía a una de cada 20.000

España registra un cuarto de millón de contagiados nuevos cada mes y 1.300 hospitalizados más cada semana

Aunque la segunda ola de la pandemia irrumpió en torno al 12 de junio de manera mucho menos abrupta que la primera, allá por marzo, su avance parece incontenible y empieza a arrojar algunos datos inquietantes. En el el mes de julio, por ejemplo, el SARS-CoV-2 infectaba a alrededor de una de cada 20.000 personas en España. A principios de agosto, en plena canícula, lo hacía ya a aproximadamente una de cada 3.300 personas. Hoy, lo hace a uno de cada 823 ciudadanos. El grave peligro es que, lejos de detenerse, esta tendencia se mantiene, según el análisis del economista Francesc Pujol, en base a las estadísticas del Ministerio de Sanidad.

Este departamento está registrando en torno a 60.000 nuevos casos semanales de Covid-19 en nuestro país, lo que equivale a un cuarto de millón al mes. España ha superado asimismo la barrera de los 10.000 ingresos hospitalarios y se contabilizan cerca de 1.300 hospitalizaciones netas a la semana, que son la diferencia entre las nuevas que se producen de pacientes infectados y las altas de los que han mejorado. Estos ingresos netos son los que marcan el camino hacia la saturación hospitalaria y hacia el colapso de las Unidades de Cuidados Intensivos y otros servicios alternativos usados para la atención de pacientes críticos como las unidades de reanimación o los quirófanos habilitados al efecto.

Tal y como avanzó ayer LA RAZÓN, intensivistas y otros especialistas consultados por este periódico auguran que dicho colapso empezará a producirse a partir del 29 de septiembre de forma progresiva, empezando por algunos hospitales madrileños y por otros centros de La Rioja, Murcia o Canarias. A lo largo del mes de octubre, la saturación se irá extendiendo por el resto de las UCIS del país.

Los datos que maneja el Ministerio no son tampoco halagüeños en el caso de los fallecimientos. En los últimos 14 días se han registrado 1.171 defunciones, a una media de 83 al día, según el análisis de Pujol. Expertos consultados por este periódico creen que no sería descartable que a partir de octubre se contabilizaran en torno a mil muertes a la semana sólo por Covid-19.

Eso arrojaría una saldo en seis meses cercano a 24.000 óbitos, a los que habría que sumar los ocasionados por otras patologías cuyo tratamiento, además, ha comenzado a aplazarse, como sucedió durante la primera ola. La mayor parte de los servicios de salud disponen de planes de elasticidad que están diseñados para incrementar los recursos sanitarios destinados a la atención de la pandemia, detrayéndolos de los que se emplean para enfermedades programadas no urgentes.

Los cardiólogos ya han alertado de que la mortalidad por infartos de miocardio se disparó durante toda la primera ola. Algunas comunidades ya han empezado a aplicarlos y se están suspendiendo operaciones y consultas de enfermos libres de Covid-19. Los últimos datos apuntan a que la infección sigue descontrolada en Madrid y Navarra, y empeora en las dos castilla y Extremadura.