Penas de cárcel para los negacionistas

Aquellos que difundan vídeos grabados en hospitales negando la pandemia podrán tener penas de prisión de uno a cuatro años o multas de 400 euros

Aquellos que difundan vídeos grabados en hospitales negando la pandemia podrán tener penas de prisión de uno a cuatro años o multas de 400 euros
Aquellos que difundan vídeos grabados en hospitales negando la pandemia podrán tener penas de prisión de uno a cuatro años o multas de 400 eurosVíctor LerenaEFE

Se acabó: ya no se pueden colgar impunemente en las redes sociales vídeos grabados en los hospitales negando la pandemia y, de este modo, “atacando” al personal sanitario del centro elegido. Así había ocurrido recientemente en el hospital público Universitario de Elche (Alicante), y en un centro de salud de Córdoba.

Y estas solo representan algunas de las numerosas incidencias de odio hacia los profesionales sanitarios que han protagonizado los llamados “negacionistas”, personas convencidas de que la pandemia no existe y que todo este montaje es una farsa. Como es sabido por los medios de comunicación, además de protagonizar varias manifestaciones, otras de sus actividades es grabar dentro de los hospitales públicos a fin de demostrar “que no existe nada de colapso”.

Sin embargo, a partir de ahora se acabó. Las multas por “vulnerar la intimidad sin su consentimiento” pueden llevarles a una condena de penas de “prisión de uno a cuatro años y multa de 12 a 24 meses con cuota diaria, que podría ir de dos a 400 euros”.

Los casos de Burgos y Elche

Un negacionista grabó un vídeo en el Hospital de Miranda de Ebro (Burgos) para “demostrar” que no existe un colapso sanitario. Se trata de un vídeo de un negacionista que grabó sin permiso durante más de 15 minutos recorriendo los pasillos y salas de espera del centro sanitario comarcal. El vídeo fue difundido a través de las redes sociales en el que un varón accede “hasta la misma cocina y ver lo que se cuece”, según explica mientras recorre las instalaciones.

Lo mismo ocurrió en el Hospital de Elche, donde una joven entró para “desmentir” la ocupación de las UCIs: “¿Saturación? Me cago en los muertos”, decía. En el vídeo, la mujer trata de entrar en el servicio de urgencias con la excusa de que tiene un familiar ingresado, pero no pasa ningún control. “¡Qué fuerte! El hospital vacío”, dice la autora mientras camina por los pasillos del centro.