Estas son algunas alternativas saludables al consumo abusivo de sal

Aderezar la comida con una combinación de ciertas especias ayuda a reducir la presión arterial alta, según un estudio

Los expertos aconsejan añadir una pizca de sal cuando la receta ya está en la mesa y no durante su elaboración
Los expertos aconsejan añadir una pizca de sal cuando la receta ya está en la mesa y no durante su elaboración FOTO: Dreamstime Dreamstime

Aderezar la comida con un toque de sal es un gesto cotidiano que, sin embargo, puede acarrear importantes problemas de salud. Y es que, echar una pizca de sal a una receta no es peligroso por sí mismo, pero la suma de eso, junto a una alimentación poco saludable y la falta de actividad física, pueden suponer la gota que colme el vaso, hasta el punto de que se convierte en la chispa que desencadene la presión arterial alta.

La hipertensión arterial (HTA) es una elevación sostenida de los niveles de presión sanguínea. Ya que las cifras varían en múltiples circunstancias, debe medirse en distintos momentos para confirmarlo. «Aproximadamente tenemos un 38% de hipertensos en nuestro país, es decir, casi 19 millones de españoles. De ellos, solo saben que sufren esta patología la mitad y de esa mitad solo está controlado el 30%. Es decir, estamos muy lejos de estar satisfechos y esto supone un problema de primera magnitud a nivel sanitario», asegura José Antonio Donaire, presidente de la Sociedad Española de Hipertensión (SEH). Y no se trata de una cuestión baladí, «de forma directa la hipertensión daña los tres grandes órganos que son, por este orden, el cerebro, el corazón y el riñón. Es decir, puede provocar ictus, infarto e insuficiencia renal por afectación vascular. Pero no solo eso, ya que, además, de forma indirecta aumenta el riesgo de cirugías, de enfermedades reumatológicas o de patologías digestivas, entre otras».

Aunque existen factores hereditarios que suman, tal y como asegura Gonzalo de la Lama, miembro de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), «la hipertensión se puede prevenir o retrasar evitando el sobrepeso, la obesidad, realizando ejercicio regularmente y con una dieta adecuada».

Lo que hay que evitar

Para evitar la hipertensión resulta esencial estar activos, «como caminar al menos cinco horas a la semana, evitar el estrés y, sobre todo, llevar una alimentación equilibrada», aconseja Donaire. Parte del secreto de esa dieta saludable reside en llevar un menú variado, priorizando «frutas, verduras y hortalizas, así como tomar tres vasos de leche, dos yogures al día o 60 gr de queso fresco (bajo en sal)», aconseja el experto de la SEEN.

Y aunque Donaire apuesta por no prohibir ningún alimento, todos los expertos coinciden en que hay que evitar, o al menos reducir, el consumo de aquellos más ricos en sal. Es el caso de los ultraprocesados, ya que «el 70-75% del sodio consumido procede de la ingesta de alimentos altamente procesados», detalla Carlos Ríos, creador de Realfooding, quien ha lanzado el manifiesto «Por un consumo responsable de la sal» de la mano de DKV Seguros. Además, según apunta De la Lama, «hay que evitar embutidos y charcutería en general, quesos curados, encurtidos sopas y purés de sobre».

Frente a ello, un buen truco es aderezar las comidas con especias. De hecho, un estudio publicado en «The American Journal of Clinical Nutrition» asegura que tiene un efecto positivo sobre la presión arterial alta: solo 6,5 g de una cierta mezcla de especias puede reducir la presión arterial en un plazo de cuatro semanas.