¿Es cierto que los cartílagos no pueden regenerarse?

Llevamos toda la vida oyendo que no hay mucho que podamos hacer contra este problema articular. Pero las nuevas investigaciones nos dan nuevas esperanzas

Dolor de articulaciones
Dolor de articulaciones FOTO: La Razón (Custom Credit)

De acuerdo con los datos aportados por la Sociedad Española Multidisciplinar del Dolor (SEMDOR), el 30% de la población adulta en España manifiesta algún tipo de dolor crónico en las articulaciones. Las posibles causas de estas molestias son muchas y muy variadas, aunque suelen tener que ver con una lesión o con el desgaste del cartílago; que es el tejido firme y flexible que cubre los extremos de los huesos en una articulación y que permite que estos se deslicen por encima de los otros... impidiendo que se froten entre sí.

El más frecuente de los trastornos que afectan a la salud de los cartílagos es la artrosis, que es una enfermedad reumática que afecta a más de 7 millones de españoles. Estamos acostumbrados a oír a los médicos decir que “el cartílago no se regenera”. Pero, ¿es esto realmente cierto?

Artrosis radiografía rodilla
Artrosis radiografía rodilla FOTO: Dreamstime Dreamstime

¿Cómo se regeneran los cartílagos?

La explicación que suele darse es que no existe riego sanguíneo que lleve células reparadoras y nutrientes al cartílago lesionado. Sin embargo, investigaciones recientes han cuestionado este antiguo dogma de la medicina y sus resultados sostienen que -en realidad- los cartílagos articulares sí que tienen cierta capacidad de regeneración. Este descubrimiento trajo consigo una nueva esperanza a la hora de encontrar tratamientos que podrían mejorar la calidad de vida de millones de personas.

Desde el portal “Investigación y Ciencia” dan voz a Virginia Kraus, una científica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke y especialista en la materia, que sostiene que sí que existe un proceso de regeneración intrínseco al cartílago. Como sucede con cualquier otro tejido vivo, este también se regenera con el tiempo... a pesar de no tener flujo sanguíneo. Ahora bien, este proceso -por el que se forma tejido nuevo y se elimina el viejo- es lento... muy lento.

Sin embargo, hay un mecanismo que puede hacer que la recuperación sea más rápida: el movimiento y la tensión en la articulación estimula la circulación del líquido sinovial; que es un fluido de alta densidad con muchos nutrientes que se encuentra en las articulaciones y que favorece el correcto deslizamiento en la articulación. Sin este movimiento, no es posible la renovación de los tejidos dañados del cartílago... porque no es posible llevar las sustancias reparadoras a la zona lesionada. Y por ese motivo es tan importante para nuestras articulaciones realizar ejercicio físico.

El equipo de la doctora Kraus publicó en el año 2019 un trabajo en el que exploraba el mecanismo de reparación del cartílago. Y entre otras muchas cosas, también explicaron que este proceso es más o menos rápido en función de qué articulación se trate. La producción de las proteínas responsables de la regeneración celular es mayor en el tobillo que en la rodilla... y en la rodilla mayor que en la cadera. La científica explica que esto es similar a lo que ocurre con las salamandras (y otro tipo de reptiles), en los que la regeneración de los miembros amputados es más rápida a medida que se acerca al final de la extremidad.

Según la Sociedad Española de Reumatología (SER) la artrosis es una enfermedad crónica que lesiona el cartílago articular y eso produce dolor, rigidez e incapacidad funcional.
Según la Sociedad Española de Reumatología (SER) la artrosis es una enfermedad crónica que lesiona el cartílago articular y eso produce dolor, rigidez e incapacidad funcional. FOTO: Objetivo Bienestar La Razón

Entre las conclusiones de aquel estudio, Virginia Kraus sostuvo que, si bien es cierto que los procesos vinculados a la recuperación son más abundantes en las articulaciones enfermas o lesionadas, la realidad es que -en cualquiera de los casos- es insuficiente veloz como para que el proceso sea realmente efectivo. No obstante, ahora que se conoce este proceso natural, se abre la puerta al estudio de otros posibles tratamientos farmacológicos que ayuden a la producción de las sustancias que ayuden a la regeneración del cartílago.

¿Cuáles son las soluciones disponibles actualmente?

Pero, hasta que ese tipo de remedio químico sea una realidad, el único remedio realmente efectivo para aliviar el dolor y prevenir el desgaste y la lesión en los cartílagos es el ejercicio aeróbico frecuente... y la moderación en los ejercicios de fuerza o impacto. Asimismo, también podemos incluir en nuestra dieta alimentos que contengan nutrientes como la vitamina C, el omega 3 y el colágeno; que pueden ayudar a conservar los cartílagos en buen estado y durante mucho más tiempo.

Existen también otras líneas de investigación que pretenden encontrar una forma de recuperar los cartílagos, como el que realizó con éxito un equipo de bioingenieros de la Universidad de Connecticut, que consiguieron recuperar con éxito el cartílago de la rodilla de un conejo mediante corrientes eléctricas. Sin embargo, los científicos se mostraron cautelosos con los resultados; porque no sé conoce todavía cómo reaccionaría un cartílago humano.

Los ejercicios de fuerza e impacto pueden acelerar enormemente el desgaste del cartílago de las articulaciones
Los ejercicios de fuerza e impacto pueden acelerar enormemente el desgaste del cartílago de las articulaciones FOTO: FREEPIK

Actualmente, los médicos utilizan una técnica que consiste en crear perforaciones en el cartílago en cuestión, para favorecer que este se llene de sangre y que las células encargadas de la recuperación empapen la zona. El problema es que este nuevo cartílago que se forma no es el llamado hialino, que es el que encontramos en nuestras articulaciones de forma natural, sino que es un cartílago fibroso que no tiene las mismas propiedades y calidad....y que no funciona como bisagra para la articulación.