Sociedad

«En caso de inflamación o picor se debe acudir al dermatólogo»

Hay que revisarse la piel «una vez al año y siempre que se vean cambios», hace hincapié la doctora María Calvo, jefa del Servicio de Dermatología y Medicina Estética de Olympia-Grupo Quirónsalud

Doctora María Calvo, jefa del Servicio de Dermatología y Medicina Estética de Olympia-Grupo Quirónsalud
Doctora María Calvo, jefa del Servicio de Dermatología y Medicina Estética de Olympia-Grupo Quirónsalud FOTO: David Jar La Razon

La protección solar es imprescindible durante todo el año y sobre todo en verano, ya que, al estar más tiempo al aire libre, los rayos penetran directamente en la piel.

¿Cómo prevenir el cáncer de piel?

La luz solar es una energía electromagnética compuesta por luz ultravioleta, visible e infrarroja. A su vez, la ultravioleta se divide en tres bandas: UVA (320-400 nm), UVB (280-320 nm) y UVC (200-280 nm). La capa de ozono nos protege frente a la mayoría de la radiación UVA. Filtra toda la UVC, mucha de la UVB y menos de la UVA. Aunque el 80% del daño lo producen las radiaciones UVB, la UVA también contribuye a las mutaciones del ADN y por tanto a aumentar el riesgo de cáncer de piel y el fotoenvejecimiento. Otros factores que influyen en la radiación recibida son la hora del día, la latitud y la altitud. A su vez, es importante tener en cuenta el exposoma, que son aquellos factores ambientales y de exposición a los que estamos sometidos. Se han descrito siete factores externos que influyen en el envejecimiento de la piel: radiación solar, la contaminación, el tabaco, la nutrición , la temperatura, el estrés y la falta de sueño. Por eso es importante cuidar la piel todo el año con una buena rutina de higiene, hidratación con productos antioxidantes y antipolución y una estricta protección solar.

¿Qué piel es la más sensible?

La piel tiene su propio sistema de protección frente a las radiaciones UV. Así, la epidermis se engrosa para bloquear el paso de la luz UV, ya que es en esta capa donde se absorbe la mayoría de las radiaciones y los melanocitos que, encargados de producir el pigmento, fabrican melanina dando lugar al bronceado y proporcionando protección natural a cualquier exposición posterior. La cantidad de melanina depende de factores hereditarios y de la exposición solar. Las pieles rubias y pelirrojas son especialmente sensibles a la radiación UV por su menor capacidad de síntesis de melanina tras su exposición.

¿Qué síntomas nos deben alertar?

Se dice que la piel «es el espejo del alma» y que muchas patologías internas se manifiestan en ella. Por tanto, cualquier alteración que observemos, ya sea con signos de inflamación, picor, lesiones pigmentadas que cambian o que aparecen nuevas deben ser siempre consultadas a un dermatólogo.

¿Qué tipo de lesiones hay?

Hay distintos tipos de cáncer de piel: el melanoma y el cáncer de piel no melanoma (carcinomas basocelulares y epidermoides). Todos ellos se manifiestan en forma de lesiones cutáneas, pero de formas variadas (lunares, lesiones rosa, lesiones ulceradas etc...). Por tanto es muy importante consultar cuanto antes cualquier lesión nueva o que cambie, ya que para un mejor pronóstico es clave un diagnóstico precoz.

¿Cada cuánto tiempo se debería ir al dermatólogo? ¿Mejor acudir tras el verano?

Las periodicidad dependerá del riesgo de cada uno. Como medida general, se aconseja revisarse una vez al año y siempre que se vean cambios. Normalmente se revisa la piel mejor antes de que se produzca bronceado de la misma.

El daño solar no se ve, pero sí lo que ha sufrido la piel. ¿El envejecimiento prematuro actual es mayor que el de hace 20 años?

El daño de la piel se va produciendo desde que nacemos, con la exposición solar crónica que da lugar a mutaciones en el ADN y en los sistemas de reparación del mismo que juegan un papel crucial en el mantenimiento de la integridad del genoma contra agentes tumorales. Por eso se dice que la piel «tiene memoria», y que todo el daño solar previo y acumulado pasa factura. Hacer una estimación del envejecimiento prematuro no es fácil. Por un lado, han aumentado considerablemente los daños provocados por el exposoma que comentaba antes, pero han evolucionado mucho los conocimientos del mismo y la forma de combatirlo.

¿Con qué herramientas cuenta el centro Lifestyle de Olympia Quirónsalud?

Cuenta con un equipo de expertos dermatólogos, especializados en las distintas patologías cutáneas, que ofrecen unidades específicas centradas en los últimos avances tecnológicos tanto para el diagnóstico como para el tratamiento de las distintas afecciones de piel. Contamos con aparatología para realizar diagnóstico y seguimiento digital de lesiones pigmentadas, inflamatorias y patología capilar. Asimismo, Olympia ofrece una amplia plataforma láser, con los últimos avances del mercado que permitirá el tratamiento de múltiples lesiones ya sea patología o estética.

¿Cuáles son los últimos avances en el abordaje del cáncer de piel?

El tratamiento ha evolucionado en los últimos años con el desarrollo de la inmunoterapia y fármacos diana, que han permitido cambiar radicalmente el pronóstico, sobre todo del melanoma metastásico, para el cual había muy pocas opciones hace unos años.

¿Qué opinión tiene sobre los productos para eliminar las manchas solares y que cada uno pueda echárselo sin acudir al especialista?

Manchas cutáneas existen de muchos tipos, y es fundamental saber reconocerlas y diferenciar las que pueden producir un problema para la salud, de las que son meramente un problema estético. Para ello, es clave contar con la consulta de un dermatólogo que pueda hacer un diagnóstico correcto y recomendar el tratamiento idóneo. Nunca se debería aplicar ningún producto despigmentante sin consultar con un especialista.

Usar protector solar todo el año ¿es la mejor crema «antiaging» existente?

Sin duda, el protector solar ha demostrado ser el mejor producto «antiaging» que existe. Hacer un adecuado filtro de la radiación UV crónica, es lo que más va a prevenir a nuestra piel de un fotoenvejecimiento crónico.