Estos son 20 de los “expertos” que Illa oculta a Transparencia

El departamento que dirige Salvador Illa ha apelado a ellos de forma genérica en numerosas ocasiones para justificar decisiones de gran calado para la población

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ofrece una rueda de prensa tras su reunión en la sede del Ejecutivo cántabro, en Peña Herbosa, Santander
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ofrece una rueda de prensa tras su reunión en la sede del Ejecutivo cántabro, en Peña Herbosa, SantanderJuan Manuel Serrano Arce Europa Press

En menos de siete días vencerá el plazo de diez que el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno le dio al Ministerio de Sanidad para que haga públicos los nombres de los supuestos expertos que le han asesorado durante los nueve meses que llevamos de pandemia de Covid-19. En este tiempo, el departamento que dirige Salvador Illa ha apelado a ellos de forma genérica en numerosas ocasiones para justificar decisiones de gran calado para la población, incluyendo las restricciones a la movilidad en algunos territorios.

Sin embargo, ni el ministro ni ninguno de sus lugartenientes, como el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, han comunicado nombre alguno a la opinión pública, a la oposición o al propio Consejo de Transparencia, pese a demandarlos con insistencia. Tampoco existe documento oficial alguno con medidas relativas a la crisis que lleve la firma de catedráticos, máximos representantes de sociedades científicas o especialistas de reputado prestigio en su campo profesional sosteniendo o avalando las medidas propuestas o adoptadas para hacer frente al avance de la enfermedad. Lo máximo que ha llegado a salir hasta ahora de la boca de los altos cargos del Ministerio de Sanidad es que muchos de sus informes han contado con la participación de funcionarios cualificados que trabajan en sus dependencias.

¿Son estos funcionarios los expertos a los que tanto aluden Illa y su equipo? Sanidad no termina de confirmarlo al negar de forma sistemática toda información sobre su nombre y apellidos o puesto ocupado, pero la oposición lo da por hecho. Tampoco parece probable que ninguna sociedad médica haya participado en la adopción de decisiones, pues en estos meses han sido constantes las quejas de muchas de ellas por la falta de interlocución con Sanidad pese a la gravedad que reviste la pandemia, con más de 45.000 muertos oficiales. La existencia de estos no es baladí.

El celo del Ministerio a la hora de ocultar la lista de colaboradores que le han ayudado a la hora de adoptar medidas, pese a que la Ley General de Salud Pública obliga a hacer pública la composición de estos órganos asesore, no ha impedido, sin embargo, que los nombres de varios de ellos hayan trascendido.

Tal y como adelantó LA RAZÓN a comienzos de la crisis, el pasado 22 de marzo, y también el 13 de mayo, al menos 14 funcionarios o empleados especializados del Ministerio de Sanidad han participado en la elaboración de directrices de Salud Pública contra el coronavirus, bajo la tutela de directores generales cuyo nombramiento responde a criterios políticos, todos ellos muy próximos al PSOE.

Varios de ellos figuraban por ejemplo como autores de un “informe técnico sobre el nuevo coronavirus 2019-nCov” fechado el 10 de febrero, así como en la actualización posterior de este documento, el 6 de mayo, y que pasó a llamarse “informe técnico de la enfermedad por coronavirus, Covid-19”. Ambos proporcionaban información sobre la nueva pandemia que se cernía sobre España.

Los nombres de los expertos

En el primero participaron 12 funcionarios y trabajadores, con la colaboración de otros grupos correspondientes al Centro Nacional de Epidemiología y al Centro Nacional de Microbiología. En el segundo intervinieron 11 personas y se añade la firma de un técnico de la Agencia Española de Medicamentos. En las actualizaciones posteriores, como la del 17 de marzo, el Ministerio suprimió los nombres y ya no han vuelto a aparecer. Dos de ellos eran médicos residentes que no habían completado aún su formación especializada, algo insólito dada la dimensión de la pandemia y la tragedia que sobrevolaba España, con centenares de muertos en aquel momento. Estos son los expertos de los que echó mano Sanidad y cuya existencia tanto empeño ha puesto en no desvelar:

-Laura Díez Izquierdo: en febrero era residente de Medicina Preventiva y Salud Pública. En 2016-2017 fue coautora de un análisis de la temporada en materia meningocócica en España, que se publico en el Boletín Epidemiológico del Centro Nacional de Epidemiología. En el análisis figura que estaba adscrita a la Unidad docente en Medicina Preventiva del Hospital Infanta Sofía.

-Lucía García-San Miguel Rodríguez-Alarcón: especializada en Enfermedades Infecciosas y Epidemiología. Accedió al Ministerio en un proceso para la selección de personal funcionario interino en el Cuerpo de Médicos Titulares. Según la resolución del 8 de septiembre de la Subsecretaría, participaron 38 personas y ella quedó en el puesto 8.

-Montserrat Gamarra Villaverde: es una técnico de apoyo contratada por Tragsatec, filial de servicios técnicos de ingeniería y otras actividades vinculadas con el asesoramiento técnico de la empresa Tragsa.

-Susana Monge Corella: es especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública. Hizo una tesis doctoral sobre las ciencias sanitarias y médicosociales y ha estado adscrita al Centro Nacional de Epidemiologia. Su trabajo se ha centrado en aspectos sociales y económicos en el contexto del VIH.

-Pello Latasa Zamalloa: es un joven investigador que en 2016 logró un premio de la Sociedad Española de Epidemiologia por una comunicación sobre la efectividad de la vacuna acelular frente a la tosferina en Madrid. Ha publicado artículos en anales de pediatría.

-Lina Parra Ramírez: Es una de las residentes participantes en el documento de febrero. En la actualización de marzo figuraba ya como técnico superior de apoyo, contratada por Tragsatec.

-Óscar Pérez Olaso: adscrito al CCAES de Fernando Simón. Es técnico superior del Cuerpo de Médicos Titulares del Ministerio de Sanidad. Su nombre y apellidos coinciden con los de un médico que participó en el concurso de TVE Saber y Ganar, en el que obtuvo 300 euros de premio. LA RAZÓN no ha podido confirmar si se trata de la misma persona.

-Jesús Pérez Formigó: es un técnico de apoyo contratado por la empresa Tragsatec.

-Maria José Sierra Moros: es especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública. Sustituyó varias veces a Simon en las comparecencias diarias cuando el director del CCAES sufrió la infección por el SARS-CoV-2. Tiene una tesis sobre homocisteína, folato, vitamina B6 y B12 como factores de riesgo de la enfermedad cerebrovascular.

-Lidia Redondo Bravo: es otra técnico superior de apoyo contratada por Tragsatec

-Eva Fernández Bretón: en marzo era MIR de Medicina Preventiva y Salud Pública

-Berta Suárez Rodríguez: trabaja en el CCAES junto a Simón. Ha sido coautora de estudios en la Revista Española de Salud Pública.

-Adriana Román Vidal: en los primeros meses de la pandemia era residente de Medicina Preventiva y Salud Pública.

-Angélica Ortega Torres: también figuraba entonces como residente de Medicina Preventiva y Salud Pública.

Además del propio Simón, también han colaborado en la recopilación de información y el diseño de directrices Amparo Larrauri, Concepción Delgado y Jesus Oliva, del Grupo de Vigilancia de la Gripe y otros virus respiratorios del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III. A ellos, hay que sumar a Francisco del Pozo, del Laboratorio de Referencia e Investigación en Gripe y Virus Respiratorios del Instituto Carlos III, y a Agustín Portela Moreira, de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios