Rusia anuncia Sputnik Light, su cuarta vacuna contra la Covid-19

Se administra en una sola dosis que garantizaría una efectividad del 85%, según el Instituto Gamaleya

Trabajadores del aeropuerto de Caracas (Venezuela) transportan una partida de la vacuna rusa Sputnik V
Trabajadores del aeropuerto de Caracas (Venezuela) transportan una partida de la vacuna rusa Sputnik V FOTO: MANAURE QUINTERO

La Sputnik Light ya es una realidad. El Ministerio de Sanidad ruso ha comenzado el registro de la cuarta vacuna de producción nacional desde que el pasado mes de agosto comenzara su particular carrera contra la pandemia anunciando al mundo el registro de la Sputnik V, primera vacuna en el mundo capaz de frenar al coronavirus.

La principal novedad de esta versión actualizada de la Sputnik es que, a diferencia de la primera, se administra en una sola dosis que garantiza una efectividad del 85%, según datos ofrecidos por el Instituto Gamaleya, descubridor de ambos preparados, tras completar los ensayos clínicos en sus tres fases.

El director del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), que financia los estudios del Instituto Gamaleya, Kiril Dimitriev, informó ante los medios que esta nueva vacuna “aumentará la capacidad de producir dosis adicionales” ante una posible demanda internacional y que su producción estaría enfocada a servir a países extranjeros con una necesidad urgente.

En la actualidad, Rusia ha producido más de 20 millones de vacunas, de las cuales, 8,9 corresponden a la Sputnik V, que casi en su totalidad han sido destinadas a su distribución dentro del país, aunque se han enviado dosis de la vacuna a más de 30 países.

Este lunes se anunció el acuerdo con la farmacéutica china Shenzhen Yuanxing Gene-tech para la producción de 60 millones de la vacuna rusa en el país asiático, algo que esperan firmar con plantas de producción europeas si, finalmente, la Agencia Europea del Medicamento da su aprobación para su distribución y suministro.

El pasado dos de febrero, la revista médica especializada The Lancet publicó un análisis del ensayo de la vacuna rusa indicando una eficacia del 91,6% sin efectos secundarios adversos.