Un 50% de los pacientes tiene síntomas tras siete meses del alta

Ocho de cada 10 son mujeres, con una edad media de 44 años. El tiempo parece jugar a favor en la remisión del cuadro clínico.

Mientras se avanza en el conocimiento de la covid persistente, el tiempo parece ser el factor determinante en la remisión de los síntomas.
Mientras se avanza en el conocimiento de la covid persistente, el tiempo parece ser el factor determinante en la remisión de los síntomas.Miguel ToñaEFE

Las consecuencias a medio y largo plazo de la covid siguen siendo un misterio para la comunidad científica. A medida que pasa el tiempo, cada vez son más los análisis centrados en identificar los factores que influyen en la denominada covid persistente (Long Covid, por su denominación en inglés). La mayoría de los estudios que se publican tiene un tamaño de muestra limitado, y sus tiempos de medición de síntomas oscilan entre los tres y seis meses de seguimiento de los pacientes después del alta. Según una encuesta elaborada entre julio y octubre el pasado año por la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y los colectivos de pacientes LONG COVID ACTS, los afectados son sobre todo mujeres -casi ocho de cada diez-, con una media de edad de 43 años y tienen unos 36 síntomas por persona, de un abanico de 201. Entre los más comunes, fatiga, disnea, dolor de cabeza persistente, falta de aire, taquicardias, malestar general, cefaleas, déficit de atención y concentración, problemas digestivos, dolores musculares y articulares, dolor torácico, astenia, todos ellos a niveles que les resultan muy limitantes.

“Esta realidad que viven muchas personas es muy frustrante, tanto para ellos como para los especialistas que les tratamos”, señala Esther del Corral, portavoz de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). “Los pacientes tienen una sintomatología innegable, y que les invalida, pero no encontramos nada con lo que poder iniciar un tratamiento”. Y es que no existe evidencia científica suficiente para entender por qué se produce la covid persistente, y, como explica la experta, “todo lo que se sabe hasta ahora es especulativo”.

Sin embargo, grupos de investigación y hospitales de todo el mundo se esfuerzan por intentar entender más sobre este cuadro clínico, sobre sus causas y los efectos que provoca en un porcentaje elevado de pacientes. Es el caso de una nueva investigación, realizada por profesionales del servicio de medicina interna del Hospital de Barcelona, cuyos resultados indican que el 50% de los pacientes con Covid-19 muestra síntomas relacionados con la enfermedad tras siete meses de recibir el alta hospitalaria. En casi todos los casos, fueron derivados a otro médico, la mayoría de las veces un neumólogo (27,1%). El objetivo del trabajo era identificar factores asociados con la persistencia de los síntomas en 300 pacientes del centro tratados con el mismo protocolo durante el ingreso, y que han sido “objeto de seguimiento” en consulta ambulatoria y de forma telefónica durante los siete meses posteriores al alta. El trabajo, publicado en la revista Clinical Microbiology and Infection también se ha centrado en la identificación de posibles secuelas para “poder abordar las necesidades individuales” de cada paciente. Así, del 78% de los pacientes que mostraron síntomas relacionados con la infección a los 45 días del alta, el 53% tenían astenia, el 56%, síntomas respiratorios, y, el 40%, lesiones radiográficas pulmonares residuales.

Unos datos que no difieren mucho de los de una investigación realizada por 32 científicos chinos con cerca de 2.500 pacientes y que fue publicada a principios de este año en la prestigiosa revista científica The Lancet. En ella, el 76% de los pacientes informaron de, al menos, un síntoma durante el seguimiento y se observó un porcentaje más alto en las mujeres. Los síntomas más comunes después del alta fueron, nuevamente, la fatiga o debilidad muscular (63%), dificultades para dormir (26%) y ansiedad o depresión (23%).

Un estudio reciente de pacientes con covid en Italia mostró persistencia de los síntomas después de la recuperación, con sólo 12,6% pacientes completamente libres de cualquier síntoma relacionado con la infección en seguimiento de dos meses. Pero, en contraposición, otros estudios han encontrado que el 64% de los pacientes no tenían síntomas tres meses después del alta, porcentaje que aumentaba hasta el 76% cuando se estudiaba a seis meses. Una conclusión apoyada por otras investigaciones, que muestran que el tiempo es un factor que juega a favor de la reducción o remisión de la sintomatología.

¿Vacunar puede ayudar?

Una de las cuestiones que la inmunización ha puesto sobre la mesa es si la administración de vacunas podría “acabar” con los síntomas persistentes. Algunas teorías sostienen que este cuadro clínico se produce porque queda un reservorio del virus en el cuerpo que, con la vacuna, al crearse una respuesta inmune, podría desaparecer. Sin embargo, por ahora no se ha demostrado nada al respecto. Y ese es el objetivo con el que la SEMG y LONG COVID ACTS van a realizar un estudio para saber cuál es el estado de salud tras la administración de las vacunas frente al coronavirus cuando se padece covid de larga duración. En concreto, la nueva encuesta está destinada a personas con persistencia de síntomas de Covid-19 que se han vacunado con la vacuna frente al SARS-CoV-2, al menos con una dosis. La idea es recopilar información que permita generar conocimiento sobre los efectos de la vacunación en aquellas personas que tenían Covid-19 persistente cuando se vacunaron. De esta forma, se podrá intentar identificar en qué modo afecta la vacuna a su sintomatología, es decir, caracterizar qué pacientes con covid persistente se podrían beneficiar de la vacunación y cuáles podrían no mejorar o, incluso, empeorar con la vacuna; o si el efecto varía con el tipo de vacuna administrada.