El prior del Valle de los Caídos, “con paz y calma” ante el “desahucio” de la ley de Memoria Democrática

En una circular a los padres de los alumnos de la Escolanía, Santiago Cantera sostiene que la aplicación de la futura norma puede demorarse

Santiago Cantera, prior de la Abadía del Valle de los Caídos
Santiago Cantera, prior de la Abadía del Valle de los Caídos

“Nosotros seguiremos nuestra vida en el Valle y el curso académico con toda tranquilidad y normalidad, sabiendo que Dios y nuestra Madre celestial velan por todos nosotros”. Con esta frase, el prior del Valle de los Caídos, Santiago Cantera, se despide en una circular enviada en estos días a los padres de los alumnos de la Escolanía que los benedictinos dirigen en la abadía de Cuelgamuros. Y con estas palabras, el religioso llama a la calma a las familias ante la aprobación en el Consejo de Ministros del proyecto de ley que prevé la salida de la comunidad contemplativa del enclave.

“Como es lógico, las noticias que aparecen en los medios de comunicación acerca de la ley de Memoria Democrática y el Valle pueden resultar muy inquietantes”, admite el superior de la comunidad en un texto en el que se lamenta de la “inquina” con la esta noticia es expuesta. Desde ahí, el monje lanza un llamamiento “a la serenidad y a guardar la paz y la confianza en Dios”.

Cantera se muestra confiado en que el desahucio que viene anunciando el Gobierno de coalición desde que se ejecutara la exhumación de Franco, se produzca más tarde que pronto. Así, en la misiva relata cómo, si bien en septiembre la nueva reforma legislativa comenzará sus trámites en el Congreso de los Diputados, “su debate puede durar meses o incluso prolongarse un año, aunque es probable que quieran agilizar su aprobación”. “También habrá recursos y factores que pueden demorar el procedimiento”, añade a continuación, para recordar, en referencia a VOX, que “al menos un partido político interpondrá además recurso de inconstitucionalidad”.

A partir de ahí, el prior también expone a las familias que, una vez se apruebe la ley en las Cortes, “habría de regularse el nuevo régimen jurídico del Valle por un real decreto que, en caso de ser francamente negativo para nosotros, podría recurrirse y ello supondría otra prolongación en el tiempo”. En este sentido, apostilla que “nuestra presencia en el Valle no depende única ni exclusivamente de la existencia de la Fundación, sino que tiene otros fundamentos de peso que no se pueden anular sin más”. Por todo ello, el prior busca invita a los padres de los estudiantes “a guardar la paz y la calma y a confiar en quien es nuestra fuerza, Dios nuestro Señor”