Vacunar a los niños de 5 a 11 años redujo su hospitalización un 68%

En Estados Unidos, de los niños de esa edad en el hospital el 92% no había recibido el suero anticovid

Una niña es vacunada en la 'vacuguagua', que ha acudido al CEIP Tinguaro de Vecindario
Una niña es vacunada en la 'vacuguagua', que ha acudido al CEIP Tinguaro de Vecindario FOTO: Europa Press Europa Press

Un estudio en Estados Unidos a nivel nacional, y publicado por «The New England Journal of Medicine», demuestra que la vacunación de los niños de 5 a 11 años redujo las hospitalizaciones por covid en más de dos tercios durante la oleada de Ómicron y protegió contra las enfermedades graves.

Aunque la vacuna covid de Pfizer-BioNTech estuvo disponible en octubre para niños de 5 a 11 años, muchos padres han dudado en vacunarlos. Hasta el 16 de marzo, sólo el 27% había recibido dos dosis de la vacuna, según datos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés).

El estudio, codirigido por la doctora Adrienne Randolph, del Hospital Infantil de Boston y los CDC, también confirma que la vacunación redujo las hospitalizaciones por covid en adolescentes de 12 a 18 años y protegió fuertemente contra la enfermedad grave, en línea con un estudio realizado a principios de este año.

«La razón para que un niño se vacune contra la covid es prevenir las complicaciones graves de la infección por el SARS-CoV-2, incluida la hospitalización», resalta Randolph. «Estas pruebas demuestran que la vacunación reduce sustancialmente este riesgo en los niños de 5 a 11 años. Y aunque la vacunación proporcionó a los adolescentes una menor protección contra la hospitalización con la Ómicron frente a la Delta, evitó la enfermedad crítica de ambas variantes», añade.

El estudio aprovechó los datos de la Red Nacional de Superación de Covid, que Randolph lanzó en 2020. Incluyó a 1.185 niños con la enfermedad en 31 hospitales pediátricos de Estados Unidos: 918 adolescentes de 12 a 18 años y 267 niños de 5 a 11 años. El equipo también inscribió a pacientes de edad similar que fueron hospitalizados por otras razones y sirvieron como controles.

El estudio abarcó desde julio de 2021 hasta el 17 de febrero de 2022, durante las oleadas Delta y Ómicron. En los niños de 5 a 11 años, los beneficios de la vacuna solo pudieron evaluarse durante la Ómicron ya que la vacuna no fue aprobada para ellos hasta octubre de 2021.

En general, el 88% de los pacientes hospitalizados no estaban vacunados, y el 25% tenía una enfermedad crítica que requería intervenciones de soporte vital.

De los niños de 5 a 11 años hospitalizados, el 92% no estaban vacunados. El 16% estaban en estado crítico, necesitando medidas de soporte vital como la intubación. De ellos, el 90% no lo estaban.

De los adolescentes de 12 a 18 años hospitalizados, el 87% no estaban vacunados. El 27% tenía una enfermedad crítica, y de ellos, el 93% no estaba vacunado. Dos niños murieron.

Basándose en sus observaciones, los investigadores calculan que entre los niños de 5 a 11 años, dos dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech fueron un 68% eficaces para prevenir la hospitalización durante la ómicron. Debido a que este grupo de edad sólo fue elegible para la vacuna recientemente, las cifras no fueron suficientes para evaluar la enfermedad crítica por separado.

Respecto a Moderna, la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) ha recomendado que se amplíe la indicación de su vacuna para incluir su uso en niños de 6 a 11 años. La dosis de la vacuna de Moderna en estos niños será inferior a la utilizada en personas de 12 años o más (50 ug frente a 100 ug). Al igual que en el grupo de mayor edad, la vacuna se administra en dos inyecciones en los músculos de la parte superior del brazo, con un intervalo de cuatro semanas.

Un estudio principal en niños de 6 a 11 años mostró que la respuesta inmunitaria a la dosis más baja de la vacuna de Moderna (50 ug) era comparable a la observada con la dosis más alta (100 ug) en niños de 18 a 25 años, según el nivel de anticuerpos.

Los efectos secundarios más comunes en los niños de 6 a 11 años son similares a los de los mayores de 12 años.