Alergias en animales de compañía: causas, síntomas y tratamientos

Hay que prestar especial atención a las picaduras y a la presencia de polen

No todos los animales padecen alergias, ni la tienen a las mismas cosas
No todos los animales padecen alergias, ni la tienen a las mismas cosas FOTO: Michael Probst AP

Muchos seres vivos son sensibles al contacto de su organismo con determinados productos como polen, polvo, picaduras de insecto, alimentos... e incluso a componentes de su propio organismo; a todos estos potenciales productores de reacciones alérgicas los conocemos como alérgenos.

Estos alérgenos, al entrar en contacto con un animal sensible, generan una reacción que denominaremos alérgica o hipersensible; no todos los animales padecen alergias, ni tienen alergia a las mismas cosas. Es por ello importante explicar cuáles son los principales tipos de reacciones de nuestras mascotas y cuáles son las razones por las que una gran variedad de productos da lugar a este tipo de patologías.

Existen cuatro grandes grupos para clasificar las reacciones alérgicas, pero nos centraremos en las del primer grupo, las más habituales en los animales de compañía.

HIPERSENSIBILIDAD TIPO I.

Aparecen inmediatamente después del contacto del alérgeno con el animal; los principales alérgenos que provocan este tipo de reacción son las mordeduras o picaduras de parásitos y el contacto con diversos tipos de polen.

Anafilaxia

Reacción generalizada que se presenta a los pocos minutos de la diseminación por el torrente sanguíneo del producto causante; los principales alérgenos, en este caso, son vacunas, determinados fármacos, picaduras de insectos, ciertos alimentos, pólenes...

Síntomas: náuseas, vómitos, diarrea, frío, palidez de mucosas, taquicardia, taquipnea y en algunos casos la muerte. Si el animal sobrevive más de cinco minutos, también puede aparecer hipersalivación y defecación.

Suele ser habitual la presencia de efectos localizados como edema en la cara y ojos (edema facio conjuntival o «cara de boxeador») y reacciones urticarias (ronchas).

Tratamiento: inmediato en casos graves, siendo necesaria la respiración asistida y tratamiento farmacológico urgente.

Bronquitis alérgica

Común en perros y menos en gatos. Presumiblemente causada por la inhalación de alérgenos como polen, caspa, polvo, mohos, humo de cigarro...

Síntomas: Todo el año (proceso crónico). El principal es una tos seca «tipo graznido» (que aparece tras el ejercicio, excitación, tracción de la cadena o al beber).

Tratamiento: expectorantes, broncodilatadores y glucocorticoides.

Asma bronquial

Reconocida en gatos y en perros, más común en los felinos. Episodios repentinos de contracción bronquial y moco.

Síntomas: ataques de leves a graves con «silbidos respiratorios», tos, dificultad respiratoria (disnea), respiración con boca abierta, cianosis (color azulado de las mucosas), comportamiento frenético y en algunos casos la muerte.

Tratamiento: en ataques graves puede morir sin dar tiempo a aplicar ninguno; si es posible oxigenoterapia, evitar el estrés y aplicar un tratamiento farmacológico.