«Deberíamos preocuparnos» ante posibles «infecciones masivas» por la viruela del mono

Los expertos piden «cortar cuanto antes la cadena de transmisión»

Viruela del mono
Viruela del mono FOTO: Antonio Cruz

El portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, Lorenzo Armenteros, no descartaba ayer «infecciones masivas» por la viruela del mono. Precisó que, de momento, «no se puede considerar una epidemia» y confió en que «no se convierta en epidemia porque se trata de una enfermedad que es conocida desde hace años. Tal y como se vio con la covid no se puede descartar que se produzcan infecciones masivas, esperemos que las autoridades lo eviten y tomen las medidas adecuadas para ello», comentó.

Armenteros recordó que «en este caso existe una vacuna» aunque, matizó que «también está el problema de que en España se dejó de vacunar desde los años 80 y desde esa década están sin proteger ante esta enfermedad que no es tan grave como la covid ni como la viruela».

Este médico lucense apuntó que dicha patología se puede transmitir «por vías respiratorias» y, así, admitió que resulta una «posibilidad, aunque el principal mecanismo de contagios es por fluidos corporales en el contacto directo, pero no se puede desechar porque el propio protocolo del Ministerio de Sanidad habla de contagio por gotas de más de cuatro micras y en ese caso se podría contagiar por vía respiratoria. Según lo que conocemos esta es una vía más inusual de contagio, y en todo caso se contagiarían aquellas personas con una patología respiratoria. Aunque, insisto, sí que existe esa vía respiratoria de contagio pero lo más usual es por fluidos y contacto físico», detalló el portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia.

El virólogo Rafael Sanjuán, profesor titular de Genética de la Universitat de Valencia, declaraba a su vez a Efe que aunque parece que el virus causante presenta unos «síntomas evidentes», no se transmite tan eficientemente como otros virus y su letalidad se estima en el 1%, «debería preocuparnos» porque hasta ahora no se habían producido brotes a escala global y lo «esencial» es «cortar cuanto antes» la cadena de transmisión para evitar su propagación, en especial en los niños, que son «más sensibles» a este virus que los adultos, a diferencia del de la covid, ya que los mayores recibieron la vacuna de la viruela, que dejó de administrarse en los setenta, y están «bastante protegidos» contra el mismo.

Según este investigador, adscrito también y del Consejo de Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), es un virus «poco frecuente en humanos pero tiene capacidad de afectar a especies de roedores, primates o diferentes tipo de mamíferos», y aunque no se «conoce muy bien el reservorio animal que tiene, se sabe que el origen es siempre a partir de ellos hacia los humanos».

Considera que «deberíamos preocuparnos» porque hasta la fecha «no ha habido ningún brote de este virus a esta escala. Ha habido brotes abundantes en África Ecuatorial y a principios de siglo uno en Estados Unidos, pero a escala global no se había dado el caso. Lo preocupante ahora es esta cadena de transmisión que estamos viendo. No sabemos qué ha cambiado, si ha habido una cadena de transmisión un poco desafortunada que ha hecho que, de repente, haya muchas personas contagiadas de golpe, o si el virus puede haber modificado alguna propiedad, aunque parece que no porque las secuencias que se han sacado hasta ahora son bastante similares a las del virus ya conocido», señaló.

Tampoco se conoce, apuntó el experto, «si podría haber algún reservorio animal que no esté solo en África, sino que haya salido de allí y eso pueda darnos más contacto con el virus. Ahora mismo todos son preguntas y lo esencial es cortar cuanto antes la cadena de transmisión para evitar que se propague, evidentemente».

A su juicio, «lo bueno que en principio tiene este virus es que parece que los síntomas son muy evidentes», aunque tiene un periodo de incubación de una o dos semanas en los que hay «una ventana de transmisión muy difícil de controlar», y «no se transmite tan eficientemente como otros».

Así, explica, se podría tratar de cortar la cadena de transmisión mediante una «estrategia de anillo» que supone ir trazando contactos para aislarlos o administrarles vacunación, aunque descarta que deba haber una «vacunación masiva». Concluyó que aunque ahora estamos «más alerta» y hay «más vigilancia» a raíz de la pandemia de covid, hay factores que pueden ayudar a que exista más riesgo de zoonosis, como el cambio climático, que puede ayudar a que los insectos, que están cada vez en latitudes más altas, puedan facilitar la transmisión de los virus.

Alemania

Estudia imponer un aislamiento de al menos 21 días para las personas infectadas

Aunque desde las autoridades federales se asegura que no se está en el comienzo de una nueva pandemia, Alemania ha encargado 40.000 dosis de una vacuna para inocular a los contactos de los infectados por la viruela del mono si el brote se agrava. El ministro germano de Salud, Karl Lauterbach, aludió además a otras medidas como imponer un aislamiento de al menos 21 días para las personas infectadas. «Si las infecciones se extienden queremos estar preparados para posibles vacunaciones profilácticas que todavía no se recomiendan, pero que podrían ser necesarias», dijo Lauterbach, refiriéndose a la estrategia de vacunar a los contactos de una persona infectada. Rubén Gómez del Barrio.

China

Un millón de dosis preparadas en caso de emergencia sanitaria

China no ha notificado ningún caso humano o animal de viruela del mono, cuya reciente aparición en Europa y América del Norte ha suscitado preocupación en todo el mundo, según los expertos sanitarios.

El país asiático dejó de administrar las vacunas contra la viruela –cuya eficacia contra la viruela del mono es de alrededor del 80%– en la década de los ochenta, por lo que los menores de 40 años en el territorio no tienen inmunidad contra esta enfermedad. Las autoridades sanitarias han intensificado las medidas de precaución y disponen de un inventario de vacunas contra la viruela, pudiendo suministrar más de un millón de dosis en caso de emergencia sanitaria. Mar Sánchez-Cascado.

Estados Unidos

En no todos los casos se trata de personas que habían viajado a países sospechosos

Las autoridades sanitarias han identificado esta semana 9 casos de viruela del mono en un total de siete estados del país: Massachusetts, Florida, Utah, Washington, California, Virginia y Nueva York. Algunos de los casos de contagio cuentan con un historial reciente de viajes internacionales a zonas con brotes activos del virus del mono, pero no todos.. Como consecuencia, Estados Unidos ha elevado esta semana el nivel de alerta la reciente propagación mundial del virus advirtiendo a los estadounidenses que tomen «mayores precauciones» a la hora de trasladarse a otros países. Los pacientes están aislados y no presentan riesgo público», confirmó el Departamento de Salud. Vanessa Jaklitsch.

Reino Unido

Un niño ingresado en cuidados intensivos ha aumentado la preocupación

Los casos ascienden a 101, según la Agencia de Seguridad Sanitaria. Michael McBride, director médico de Irlanda del Norte, donde se ha detectado uno de los últimos casos, recalcó que se quiere «evitar que esto se establezca como una infección endémica en el Reino Unido porque no lo es en este momento». El experto señala que «ciertamente no tendrá un impacto en la vida diaria», ya que no es tan transmisible entre personas. El tipo de cepa es la de África Occidental, que tiene una baja mortalidad. Aunque la mayoría de los contagiados son hombres homosexuales o bisexuales, la noticia de que hay un niño en cuidados intensivos tras haberse contagiado ha generado preocupación. Celia Maza.

Francia

Monitoreo porque «es un virus que ya no se veía en Europa»

Van cinco casos detectados. «No esperamos un brote de la enfermedad. Estamos tomando las precauciones necesarias. Consiste en un monitoreo sanitario porque es un virus que ya no se veía en Europa», señaló la ministra de Salud Brigitte Bourguignon. «Se han hecho recomendaciones para identificar, detectar y luego aislar», precisó Bourguignon. «Las reservas de vacunas contra la viruela están ahí, tenemos reservas estratégicas y llevaremos una vacunación selectiva, no estamos hablando de una vacunación total», dijo Brigitte Bourguignon. «Más allá de del personal de salud» en contacto con un paciente, se trata de vacunar a los «contactos estrechos» del paciente. En un dictamen emitido el martes, la Autoridad Nacional de Salud francesa había recomendado la vacunación de los adultos, incluidos los profesionales de la salud, que hayan estado en contacto con un paciente

Italia

Los dos primeros casos viajaron a Gran Canaria

Italia ha identificado hasta el momento a doce personas contagiadas. En la mayoría de los casos, los contagios, que se encuentran en «condiciones discretas», se produjeron después de viajar al extranjero, incluidos los dos primeros casos confirmados: dos hombres que habían visitado recientemente Gran Canarias. El Ministerio de Sanidad considera, sin embargo, que la situación está «bajo control» y los expertos italianos descartan que sea necesario aumentar las reservas de vacunas. El ministro de Sanidad, Roberto Speranza, hizo un llamamiento a mantenerse en alerta sin alarmismos. Soraya Melguizo.

Marruecos

Alerta para salvar la esperada temporada de verano de la recuperación económica

Por el momento, la viruela del mono pasa de largo de Marruecos. Los tres casos sopechosos de los que las autoridades dieron cuenta este lunes son negativos. Los análisis fueron efectuados en el laboratorio del hospital militar Ibn Sina de Marrakech. Han actuado con la celeridad de la que han hecho gala durante toda la pandemia del covid y teniendo en cuenta que el país magrebí se encuentra a punto de comenzar la que espera sea la temporada de verano de la recuperación económica. Las autoridades sanitarias marroquíes han lanzado «un plan de vigilancia y respuesta» para detección y tratamiento de la enfermedad infecciosa tras los casos descubiertos en la vecina Europa. Antonio Navarro.