Las seis palabras mal escritas de forma recurrente en español

Algunos motes suelen utilizarse con frecuencia pese a no contar con aprobación

El lenguaje ha sido una de las claves de la evolución. Gracias a él las sociedades han podido avanzar comunicándose entre sí para conseguir muchas de las características que tenemos en la actualidad. Así, hablar entre humanos fue uno de los puntos que permitió dejar las sociedades primitivas del pasado.

Así las cosas, la comunicación entre humanos ha permitido evolucionar. Comercio, relaciones y otros muchos ejemplos han provocado que la humanidad se expanda e incremente hasta las cifras vistas hoy en día. Además, a lo largo de estos siglos las personas también han incrementado la riqueza del vocabulario poniendo una serie de normas esenciales para la salud de este.

El español es, así, una de las lenguas más destacadas en todo el mundo. Según los últimos datos expuestos por el Instituto Cervantes, encargado de realizar estudiaos de gran importancia, en la actualidad alrededor de 585 millones de personas hablan castellano en todo el mundo. Además, la misma institución ha previsto en sus investigaciones acerca del futuro del idioma que esta cifra de hispanohablantes alcanzará su cénit en 2068. En esa fecha se prevé que la cantidad sea de unos 724 millones de hablantes por todo el planeta.

En datos globales el español se encuentra en la cuarta posición en idiomas más hablados en el mundo. Tras el inglés, el chino mandarín y el hindi, el idioma mayoritario en España y Sudamérica destaca por encima de muchos otros. Incluso, si se contabiliza por lengua materna conocida la posición asciende y llegando a ser el segundo de la lista de las lenguas mundiales.

Gracias a esta gran presencia en todo el mundo cabe destacar la gran importancia que la regulación ortográfica tiene. Así, la Real Academia Española (RAE) se encarga de regular todas aquellas palabras presentes en el idioma para que los ciudadanos sepan como utilizarlas de forma correcta y adecuada.

Palabras mal escritas

Debido a que millones de personas hablan el idioma en todo el mundo, existen una serie de palabras que son pronunciadas o escritas de forma incorrecta recurrentemente. Esto se debe en algunos casos a que son traducciones de otro idioma o, incluso, existe la posibilidad de que con el paso de los años la gente haya tomado por correcta su forma errónea.

Entre estos ejemplos encontramos:

  • Beneficencia. Pronunciada en muchas ocasiones como “beneficiencia” puede tener su error en el parecido con ciencia al final, aunque la RAE solamente la contempla en la primera forma.
  • Idiosincrasia es otro de los términos cuya utilización suele estar marcada por la confusión. “Idiosincracia” con C no se encuentra aceptada aunque su error suele darse por la similitud con otros motes acabados igual.
  • Prever. “Preveer” es la forma errónea de utilizar este verbo debido a que se escribe correctamente con solamente una E final, aunque hay quien lo confunde recurrentemente con el verbo proveer.
  • Acérrimo también suele confundirse con “aférrimo” debido a que con el paso del tiempo se ha utilizado este segundo.
  • Convalecencia que se le suele añadir una S aunque esto sea totalmente incorrecto.
  • Surrealista. Como en el caso anterior, pero aquí es una B, que modifica por completo su forma correcta.