Cura contra el Alzheimer: los dos avances científicos que acercan el final de la enfermedad

Un fármaco que revierte el daño neurológico y una proteína que ralentiza su avance abren una vía para nuevos tratamientos de una patología que afecta a más de 55 millones de personas

Los investigadores están cada día más cerca de lograr una cura para el Alzheimer
Los investigadores están cada día más cerca de lograr una cura para el Alzheimer FOTO: Servicio Ilustrado (Automático) Europa Press

La aprobación en Estados Unidos del primer fármaco en 18 años contra la enfermedad de Alzheimer, que revierte los daños, y el descubrimiento de un grupo de investigados del Hospital 12 de Octubre una proteína inmunitaria permiten ser optimistas sobre el fin de la enfermedad a no muy largo plazo.

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que ya se ha diagnosticado en España a más de 1.500.000 personas (55 millones en todo el mundo, según la OMS) y encontrar una cura se ha convertido en una prioridad para los investigadores de todo el mundo porque se estima que en 20 o 30 años el número de personas que la sufran puede llegar a duplicarse.

Según el Instituto Nacional de Estadística, las enfermedades del sistema nervioso, incluida la Enfermedad de Alzheimer son la cuarta causa de muerte en España tras las enfermedades del sistema circulatorio, los tumores y las enfermedades respiratorias.

Auguste Deter, la primera paciente diagnosticada de Alzheimer
Auguste Deter, la primera paciente diagnosticada de Alzheimer FOTO: Desconocido Creative Commons

La enfermedad fue descubierta por el doctor Alois Alzheimer, neurólogo alemán (1864-1915) que en 1906 observó cambios en el tejido cerebral de una mujer que había muerto por “una enfermedad mental extraña” que se caracteriza principalmente por la aparición lenta de síntomas que evolucionan a lo largo de los años. Se trata de una enfermedad degenerativa y progresiva de las neuronas, por una causa a día de hoy desconocida.

Los primeros síntomas de la enfermedad son la pérdida de memoria, y desorientación temporal espacial. En una segunda fase el enfermo pierde fluidez en el habla, tiene dificultades para vestirse y necesita ayuda para realizar las actividades cotidianas. En la fase avanzada la incapacidad es casi total y no se puede valer por sí solo. Además, produce una alteración de la personalidad, deja de hablar, no reconoce a sus seres más cercanos y tiene incontinencia urinaria y fecal. Esto es consecuencia en parte porque aumenta la rigidez muscular, que además condena a los enfermos a quedarse en una silla de ruedas primero y después, en la cama.

Una célula cerebral funcional que expresa tau enferma propia del Alzheimer.

HALLINAN ET AL., JNEUROSCI 2019
28/10/2019
Una célula cerebral funcional que expresa tau enferma propia del Alzheimer. HALLINAN ET AL., JNEUROSCI 2019 28/10/2019 FOTO: HALLINAN ET AL., JNEUROSCI 2019

Tal y como explica la Fundación Alzheimer España, es una enfermedad muy compleja en la que se ven involucradas muchas conexiones neuronales con neurotransmisores distintos. Sin embargo, en las dos últimas décadas, estos estudios han ido progresando de manera destacada, y poco a poco se van descubriendo nuevos avances que indican que cada día están más cerca de encontrar una cura, o al menos la forma de frenar o ralentizar su desarrollo.

Los avances científicos de los últimos años nos han ido acercando a una posible cura de la enfermedad, pero en las últimas dos semanas se han producido dos hitos esperanzadores. El primero de ellos, de un grupo de investigadores de la Universidad de Yale. Según su estudio, publicado en la revista Science Translational Medicine apunta a un fármaco experimental (Aduhelm) que podría revertir los daños provocados por la enfermedad. Más concretamente, revierte los daños en las sinapsis cerebrales y protege las neuronas, según las pruebas realizadas en ratones que, además, no tuvieron efectos secundarios tras el tratamiento.

El estudio, liderado por Joshua Spurrier, apunta que los efectos del fármaco duraban cerca de un mes después del primer tratamiento, por lo que los investigadores siguen evaluando su eficacia en un seguimiento controlado.

Aduhelm, el fármaco experimental que ha logrado revertir los daños neurológicos provocados por el Alzheimer.
Aduhelm, el fármaco experimental que ha logrado revertir los daños neurológicos provocados por el Alzheimer. FOTO: La Razón La Razón

La eficacia del tratamiento ha sido acogida con entusiasmo en la comunidad científica pero sin euforia. Al conocerse la noticia, el Grupo de Estudio de la Neurología de la Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología (SEN) lanzó un mensaje de “cautela y responsabilidad para gestionar las expectativas de las familias.

Según explicaron en un comunicado, “los datos disponibles nos indican que este fármaco a dosis altas tarda varios meses en eliminar las placas de amiloide del cerebro de los pacientes que se han acumulado durante años o incluso décadas. Parecería que sólo cuando se consigue una reducción radical de la carga de amiloide (una práctica reversión a la normalidad) de forma mantenida y en fases iniciales de la enfermedad se podría empezar a apreciar el beneficio clínico de los pacientes”.

Por ello estiman que son necesarios estudios largos para poder evaluar la eficacia de estos fármacos. El grupo recuerda que además de los datos que proporcione Biogen, el laboratorio fabricante, hay dos fármacos de características muy similares de las farmacéuticas Roche y Eisai están realizando estudios de fase 3 en los que participan varios centros españoles y que se completarán a finales de 2023 y 2024, respectivamente. “Finalmente, quedan muchos aspectos abiertos como el coste del fármaco, existiendo importantes discrepancias entre la estimación de precio de mercado que han recogido diversos medios (inasumibles tanto para un sistema público de salud como para una economía familiar media) y los costes estimados por diferentes fuentes en función de la eficacia prevista”.

El pasado mes de abril, Biogen notificó a la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) su decisión de retirar su solicitud de autorización de comercialización de del fármaco Aducanumab para el tratamiento de las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer. La empresa retiró su solicitud tras las interacciones con el Comité de Medicamentos de Uso Humano de la EMA, indicando que los datos proporcionados hasta el momento no serían suficientes para respaldar una opinión positiva sobre la autorización de comercialización de Aducanumab por parte de la EMA.

“Agradecemos a los pacientes, cuidadores y médicos que apoyaron el proceso de reexaminación como parte de la revisión de la EMA”, dijo Priya Singhal, directora de seguridad global y ciencias regulatorias y directora interina de investigación y desarrollo de Biogen. “Defendemos la seguridad y la eficacia de Aducanumab, y esperamos con ansias las próximas lecturas de datos para continuar brindando información importante sobre la ciencia de esta nueva clase de compuesto”.

Biogen seguirá defendiendo a los pacientes y sigue comprometido con la investigación y el desarrollo, así como con su colaboración con Eisai, trabajando hacia el objetivo de brindar nuevas opciones de tratamiento a las personas que viven con la enfermedad de Alzheimer.

Estructura del trasportador de aminoácidos LAT2/CD98hc.
CNIO
29/11/2021
Estructura del trasportador de aminoácidos LAT2/CD98hc. CNIO 29/11/2021 FOTO: CNIO CNIO

La proteína que ralentiza el avance del Alzheimer

El segundo avance fue hecho público ayer por el Hospital 12 de Octubre de Madrid. Un estudio liderado por la doctora Estrella Morenas-Rodríguez, recientemente incorporada a la Unidad de Trastornos Cognitivos del Servicio de Neurología del hospital, ha mostrado la probable función protectora de la proteína TREM2 como ralentizadora de la Enfermedad de Alzheimer (EA).

Un hallazgo que puede convertirse en el origen de nuevas opciones terapéuticas capaces de potenciar esta proteína y aplicarla como tratamiento preventivo para retrasar el inicio de los primeros síntomas en personas con riesgo de padecer Enfermedad de Alzheimer (EA).

En concreto, TREM2 es una proteína presente en la microglía, un tipo de células inmunitarias del cerebro que se encarga del bienestar neuronal. Cuando la microglía detecta una anomalía, se activa de distintas maneras contra el virus, célula tumoral o microorganismo que la desencadena.

El Día Mundial del Alzheimer se celebra este martes bajo el lema 'Cero emisiones, Cero Alzheimer'.
CENTRO DE NEUROLOGÍA AVANZADO (C
17/09/2021
El Día Mundial del Alzheimer se celebra este martes bajo el lema 'Cero emisiones, Cero Alzheimer'. CENTRO DE NEUROLOGÍA AVANZADO (C 17/09/2021 FOTO: CENTRO DE NEUROLOGÍA AVANZADO (CNA). CENTRO DE NEUROLOGÍA AVANZADO (C

En el caso de la EA, se ha observado que TREM2 activa la microglía para hacer frente a la acumulación de las proteínas amiloide y TAU, ambas relacionadas con la disfunción y muerte neuronal, ralentizando la progresión de esta enfermedad degenerativa.

La importancia de la prevención para no desarrollar la enfermedad o más concretamente para dilatar su aparición ya quedó patente en un estudio de un grupo de investigadores de diversos Centros de Universidades de EE UU (Rochester, Washingtong, Rush). Hace 54 años estudiaron los rasgos más característicos de la personalidad de más de 82.000 estudiantes de unas 1.200 “high schools” de su país, con una edad media de 16 años. Analizaron diversos rasgos (tranquilidad -es decir, sin estrés y sin rasgos neuróticos-, esfuerzo por conseguir objetivos, organización, autoconfianza, madurez / responsabilidad, liderazgo, impulsividad, deseo de interacción social, sensibilidad social y refinamiento artístico e intelectual). En la actualidad todos estos sujetos de estudio tienen más de 70 años y más de 2.500 sufren enfermedad de Alzheimer. Los análisis estadísticos de sus rasgos característicos de personalidad en su adolescencia demuestran que la demencia ha sido un 14% menor en el grupo de jóvenes con mayor tranquilidad, esfuerzo por conseguir objetivos y madurez / responsabilidad. Las chicas con rasgos de estrés presentaban mayor grado de EA con la edad.

Aunque se pueden hacer muchas lecturas de este estudio, confirma que la educación, en todos sus aspectos (formación integral –cultural, científica, deportiva, sanitaria, dietética, ….) configura un ambiente personal que disminuye los riesgos para padecer la enfermedad.

Alzheimer
Alzheimer FOTO: DREAMSTIME Dreamstime

Cuales son los diez primeros síntomas del Alzheimer

La enfermedad se manifiesta de forma lenta y progresiva, por lo que no siempre es fácil determinar cuando comienza. Pero los primeros síntomas son problemas de memoria y cambios en el humor y estado de ánimo.

  1. Pérdida de memoria. Son olvidos de cosas muy recientes.
  2. Repetición de preguntas a pesar de recibir respuestas.
  3. Colocación de cosas en lugares extraños.
  4. Problemas para recordar el nombre de objetos cotidianos.
  5. Pérdida del sentido de la orientación (tiempo y lugar).
  6. Dificultades para hacer gestos simples y habituales.
  7. Pérdida de interés por las actividades que antes realizaba.
  8. Problemas para llevar a cabo tareas sencillas.
  9. Cambios bruscos de humor.
  10. Dificultad en el manejo de objetos.