Así es Cedric Tauleygne, el asesino que se esconde en Huesca

La gendarmería francesa ya no mantiene contacto con el fugitivo, al que continúan buscando un gran número de agentes

Cedric Tauleygne, de 34 años
Cedric Tauleygne, de 34 años FOTO: Gendarmería francesa

La Guardia Civil y la Policía Nacional mantienen activado un dispositivo de búsqueda en la localidad oscense de Jaca y sus alrededores ante la sospecha de que el presunto autor del doble crimen a tiros de su mujer y un compañero de trabajo de esta en Tarbe, esté escondido en la zona.

Las sospechas en torno a la fuga del presunto asesino a España a través de Jaca se derivan de la localización de la motocicleta en la que huyó en una zona descampada ubicada en la zona de Peña Oroel, a pocos kilómetros de dicha localidad altoaragonesa.

El fugitivo se llama Cédric Tauleygne, tiene 34 años y podría ir armado al menos con dos pistolas y varios fusiles. Tiene entrenamiento militar como reservista del Ejército y de la Gendarmería y gran experiencia de supervivencia,

Además, conocería bien el Pirineo al ser amante del ciclismo y haber participado incluso en la marcha cicloturista Quebrantahuesos.

El fiscal de Tarbes informó poco después de descubrirse el crimen que el presunto autor había huido, sin dar entonces detalles de su identidad, a la espera de su localización y detención.

Al parecer, los vecinos encontraron a la mujer de Tauleygn, de 32 años, asesinada a última hora de la tarde del martes en una calle del pequeño núcleo de Boyastruk y alertaron a los gendarmes. Poco después descubrieron al hombre, de 55 años, muerto en su domicilio.

Su mujer, Aurélie Pardon, con la que tenía dos hijos de 3 y 5 años, fue encontrada herida de bala en la calle a varios metros de la casa del otro fallecido, padre de dos niñas.

Ambos eran compañeros. Trabajaban en el colegio Desaix de Tarbes, él como profesor de Educación Física y ella como profesora de Francés, según la prensa francesa.

El representante del Ministerio Fiscal señaló que Pardon y Tauleygne estaban en proceso de divorcio desde hacía unas semanas, vivían separados y no hay constancia de que la mujer hubiera presentado ninguna denuncia.

La gendarmería francesa habló con el sospechoso hace 72 horas y el presunto presunto asesino les comunicó su intención de quitarse la vida, pese a que los investigadores no le dan credibilidad a sus palabras. No obstante, ya se ha perdido la conexión con el fugitivo.

“Tenemos razones para pensar que lo había preparado todo”, señaló el fiscal de Tarbes, Pierre Aurignac, en una conferencia de prensa en la que no quiso precisar cuándo fue la última vez que los gendarmes hablaron con él.

Ahora, todas las hipótesis están abiertas. Desde que permanezca escondido en la zona de Jaca, hasta que la motocicleta abandonada pueda ser una pista falsa o incluso, que haya tratado de regresar a Francia,