Opinión

Acerquemos la Oncología a los pacientes

Invirtamos el dinero de la UE en acreditar de forma seria y transparente las Unidades de Oncología de España que lo soliciten y cumplan con criterios de calidad objetivamente evaluados

Hospital Lucus Augusti
Hospital Lucus Augusti (Lugo)larazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@6d1771e5

Independientemente de la clara falta de transparencia y rigor con que se ha llevado a cabo, por parte del Ministerio de Sanidad, el proceso de selección de los ocho centros de atención oncológica integral –que deben acreditar a otros centros para llegar a atender al 90% de la población oncológica española en 2030– existen otros aspectos que hay que tener en cuenta y que, creo, no se han desarrollado lo suficiente.

Todos los oncólogos españoles estamos de acuerdo en la necesidad de una mayor implementación y potenciación de los Centros, Servicios y Unidades de Referencia (CSUR), ya existentes en España, para patologías oncológicas poco frecuentes, como los sarcomas de partes blandas, osteosarcomas, los tumores germinales testiculares, entre otros, e, incluso, para determinadas cirugías o técnicas de radioterapia en patologías oncológicas más frecuentes. También apoyamos la creación de redes que faciliten la toma de decisiones y toda la logística del traslado de pacientes a estos centros. Está claramente demostrada su influencia en la supervivencia global. También creemos que hay que favorecer la información y dar facilidades logísticas para la posible inclusión de nuestros pacientes con cualquier tumor en ensayos clínicos no acti-vos en un área sanitaria determinada. Y es en todo esto es donde hay que invertir dinero, tiempo y materia gris.

Lo que no creemos necesario la mayoría de los oncólogos de España, entre los que me incluyo como uno de los jefes de servicio de Oncología firmantes de la famosa carta, es trasladar el sistema centralizado europeo a la Oncología de nuestro país. No hay que asimilar ni adaptar todas las propuestas que vienen de Europa, máxime si las que tenemos son mejores.

Empecemos por explicar que la mayoría de los países de nuestro entorno tienen sistemas sanitarios centralizados y, muchos de ellos, con sistemas de gestión mixtos (público y privado). La Oncología española es de altísimo nivel, en mi opinión superior a la de muchos países europeos, y el sistema sanitario español, dividido en 17 diferentes, lo es igualmente. Eso por no hablar del envejecimiento y la dispersión poblacional en muchas zonas de la geografía española.

En el Hospital Universitario Lucus Augusti, de Lugo (HULA) llevamos casi 10 años trabajando en red con los otros dos hospitales de nuestra área sanitaria, A Mariña y Monforte de Lemos.

Nuestros oncólogos (superespecializados en una o dos patologías oncológicas) se desplazan semanalmente, el mismo día de la semana, a estos hospitales, para, además de po-tenciar la figura del oncólogo de referencia, darles a los pacientes una atención de altísimo nivel, sin necesidad de que ninguno se tenga que desplazar de las cercanías de su domicilio al HULA para a recibir un tratamiento oncológico, excepto si participa en algún ensayo clínico o se va a someter a determinadas cirugías o radioterapia.

Me consta que esto se está haciendo en otras áreas sanitarias de España. Acercar una oncología de altísimo nivel y superespecializada a los pacientes oncológicos y sus cuidado-res, que bastante sufren ya, sin que estos tengan que alejarse de su familia, su medio, su vida diaria, incluso, a veces, su trabajo. Eso es calidad de vida. Y también repercute en su supervivencia global.

Invirtamos el dinero de la Unión Europea en acreditar de forma seria y transparente las Unidades de Oncología de España que lo soliciten y cumplan criterios de calidad objetivamente evaluados, invirtamos en potenciar los CSUR, en facilitar la movilidad de los pacientes con tumores poco frecuentes y sus familias a estos centros, en mejorar la información y el acceso del paciente a ensayos cínicos.

Pero no en la creación de un número desconocido de futuros Cancer Comprehensive Centers para la población oncológica de toda España.

Llevemos una Oncología superespecializada de nivel a nuestros pacientes, y no al revés. Porque ellos, sus cuidadores, nuestros profesionales y nuestro sistema sanitario lo merecen.

Sergio Vázquez es jefe del Servicio de Oncología del Hospital Lucus Augusti (Lugo)