MENÚ
miércoles 14 noviembre 2018
15:47
Actualizado
  • 1

36 bolas de fuego cruzaron la Península en 2017

Seis más que el año anterior

  • Observatorio de Calar Alto, en Almería, uno de los que frecuentemente detecta bolas de fuego en el cielo
    Observatorio de Calar Alto, en Almería, uno de los que frecuentemente detecta bolas de fuego en el cielo
Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

21 de enero de 2018. 14:31h

Comentada
Madrid. 22/1/2018

Un total de 36 bolas de fuego sobrevolaron la Península Ibérica durante 2017, incluyendo un meteorito que cayó en el Golfo de Cádiz el pasado de noviembre, según han detectado las estaciones localizadas en distintos puntos del territorio nacional.

Así lo ha indicado a Efe el profesor José María Madiedo, de la Universidad de Huelva, investigador principal del proyecto SMART, que tiene como objetivo analizar la materia interplanetaria que impacta contra la Tierra, quien ha destacado que la cifra supone un incremento respecto a 2016 en la que el número fue de 30.

Madiedo ha explicado que «aproximadamente suelen registrarse el paso de unos dos o tres meteoros brillantes al mes por término medio» y la cifra de 2017 es un poco más alta debido a la actividad registrada durante las Leónidas y las Gemínidas, desde mitad de noviembre a finales de diciembre.

De esta forma, en este período último del año se han registrado un total de 14 bolas de fuego, que vendrían a sumarse a las 21 detectadas hasta el 15 de noviembre.

El registro de estos fenómenos se realiza a través de sistemas de detección, con los que se analiza la procedencia y la composición química de estas rocas que, en ocasiones, pueden llegar a producir «espectaculares» bolas de fuego como consecuencia de su violento choque contra la atmósfera.

De las diez estaciones de detección que forman parte del Proyecto Smart, nueve se encuentran en Andalucía y una, la del Observatorio de La Hita, en Castilla-La Mancha.

Como casos más destacados, Madiedo ha resaltado la «impresionante» bola de fuego que sobrevoló Toledo y Madrid el 27 de julio a las 00:35 horas, producida como consecuencia del impacto contra la atmósfera terrestre de una roca procedente de un asteroide a una velocidad de unos 54.000 km/h o la que sobrevoló, un día más tarde, el sur de Córdoba, a las 3:29 horas.

Esta se produjo como consecuencia de la entrada en la atmósfera terrestre de un fragmento procedente del cometa 169P/NEAT a unos 90.000 mil Km/h y está asociada a la lluvia de meteoros de las alfa-Capricórnidas.

También ha destacado la caída de un meteorito el 16 de noviembre, que provocó una bola de fuego que sobrevoló el Atlántico frente a las costas de Cádiz y que se produjo a consecuencia de la entrada en la atmósfera terrestre de un fragmento de asteroide a una velocidad de unos 54.000 km/h. EFE

Últimas noticias