MENÚ
viernes 18 enero 2019
23:36
Actualizado

China tiene 450 «fósiles vivientes» del Jurásico

La estabilidad climática ha permitido la supervivencia de 450 especies de plantas de hace millones de años

  • El Ginkgo biloba, una de las plantas que no ha evolucionado / Wikipedia
    El Ginkgo biloba, una de las plantas que no ha evolucionado / Wikipedia / S.V
Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

18 de diciembre de 2018. 19:29h

Comentada
S.V.  Madrid. 19/12/2018

La estabilidad climática continuada ha permitido la supervivencia en China de cerca de 450 especies de plantas, algo así como «fósiles vivientes», algunas originarias del Jurásico, según un estudio internacional en el que ha participado el Instituto Botánico de Barcelona (IBB-CSIC-ICUB), informa Efe.

Los resultados del estudio, que publica la revista Nature Communications, es que esta flora relicta, extinguida en otras zonas del mundo, es un conjunto de taxones que apenas ha cambiado morfológicamente en millones de años debido a la estabilidad climática continuada de las regiones central y meridional de China.

«La pervivencia hasta nuestros días de un contingente considerable de flora relicta en las montañas de China central, que en algunos casos se remonta al Jurásico, constituye uno de los grandes misterios no sólo de la botánica sino de la ciencia en general», ha señalado el investigador del CSIC en el Instituto Botánico de Barcelona Jordi López-Pujol.

Algunos de los ejemplos más conocidos de ‘fósiles vivientes’ son Ginkgo biloba, uno de los árboles más usados en la jardinería urbana, y Metasequoia glyptostroboides, el pariente asiático de las secuoyas americanas.

Estas especies, a pesar de haber sido comunes en gran parte del hemisferio norte, sólo han pervivido en algunos enclaves montañosos de China subtropical.

«La estabilidad climática continuada, al menos desde el último máximo glacial, y fácilmente extrapolable al resto de máximos glaciares, puede postularse como el mecanismo que habría posibilitado su supervivencia en las áreas de refugios identificadas», ha remarcado López-Pujol.

«Estos refugios -ha añadido- disfrutaron de climas poco fríos, con temperaturas invernales que difícilmente bajaron los 0ºC, lo que en principio parece bastante lógico, ya que estas plantas se formaron en épocas en que el planeta era un lugar mucho más cálido». EFE

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs