El primer iPhone plegable de Apple está más cerca de lo que piensas

Una solicitud de patente describe una pantalla flexible con capacidades muy interesantes

Bucear entre las patentes de las grandes tecnológicas es un ejercicio de admiración y decepción. Allí Sony, Huawei, Samsung, Nokia… todas las compañías nos muestran lo que sería posible. Y también lo que hubiera podido ser. Y uno de los últimos registros que nos ha llamado la atención es propiedad de Apple.

La oficina de Patentes de Estados Unidos ha aprobado la solicitud de Apple para un teléfono flexible que incluye una tecnología específica para la reparación automática de la pantalla.

La tecnología de pantallas flexibles, lo hemos comprobado con varios fabricantes, está aún en su infancia. Y uno de los grandes desafíos a los que se enfrente es que, debido a sus características, son más susceptibles a arañazos, grietas y otro tipo de daño en la pantalla. Esto se debe a que la acumulación de partículas de polvo, al doblar constantemente el dispositivo, pueden producir daños en la pantalla.

Para evitar esto, Apple ha patentado una tecnología de autoreparación, lo que deja claro que en algún momento la firma de Cupertino lanzará un móvil plegable o flexible. De acuerdo con la patente se trata de un “dispositivo electrónico con capas de cubierta de pantalla flexibles”.

En la solicitud de patente, Apple se refiere no solo a la tecnología de teléfono flexible, sino también a la tecnología plegable, muy similar al Galaxy Fold de Samsung. Las especificaciones hablan de una capa de elastómeros (materiales elásticos que vuelven a su forma original después de ser doblados, generalmente debido a la aplicación de calor, electricidad o luz) que cubren la pantalla, haciéndola autoreparable. Aunque no se específica si la autoreparación se llevará a cabo mediante electricidad, luz o calor, cualquiera de estas fuentes estaría disponible directamente desde la batería. Solo faltaría saber, algo que no se comenta en la patente, cuánto tiempo necesita la reparación del daño y la cantidad de energía imprescindible para desencadenarla.

Lo que sí resulta interesante es imaginar cómo será este nuevo iPhone y cómo interpretará Apple el diseño de los dispositivos flexibles.