Furor juvenil por las criptomonedas

Cada vez más hay menores que saben aprovechar el vacío legal en torno a una moneda basada en una tecnología fácil de manejar para los nativos digitales

El Ethereum (ETH) es un tipo de criptomoneda digital. REUTERS/Dado Ruvic
El Ethereum (ETH) es un tipo de criptomoneda digital. REUTERS/Dado RuvicDADO RUVICREUTERS

Parece ser que los garajes de las casas en Estados Unidos son espacios más que propicios para que los jóvenes emprendedores desarrollen sus talentos y exploren sus inquietudes. Desde este lugar de su vivienda en Frisco, Dallas, unos jovencísimos Ishaan Thakur y Aanya Thakur, dos hermanos de 14 y 9 años respectivamente, llevan más de seis meses minando criptomoneda ethereum en Frisco, Dallas.

Animados por su padre, ex banquero de Wall Street, los hermanos llevan acumulados más de 30.000 dólares. “La criptominería es como buscar oro o diamantes en una mina, solo que, en vez de usar palas, se hace con ordenadores; y en vez de encontrar un pedazo de oro o de diamante en la mina, encuentras una pieza de criptomoneda”, explica Ishaan, de 14 años.

Los fundadores de Africrypt

Pero no han sido los primeros jóvenes que se han sumergido en el mundo de las criptomonedas. Ya en el mes de junio saltaba la noticia de que dos hermanos sudafricanos, Ameer y Raees Cajee, de 17 y 20 años respectivamente, fundadores de la criptobolsa Africrypt, con sede en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, desaparecieron con 3.600 millones de dólares en bitcoins propiedad de los usuarios de su plataforma, provocando la que podría ser la estafa más grande de esta moneda digital.

Unos jóvenes astutos que supieron aprovechar el vacío legal en torno a una moneda basada en una tecnología cada vez más fácil de manejar por los nativos digitales pero que se hace cuesta arriba para las viejas generaciones.

El Bill Gates español

Sin embargo, lo de los niños prodigio relacionados con las nuevas tecnologías no es nuevo, y en España también hemos contado con buenos ejemplos. En 1998 Joan Riera, un niño mallorquín apodado “el Bill Gates Español”, montó dos empresas de desarrollo de software informático a sus 13 años.

En 2011 Jorge Izquierdo, un joven madrileño de 14 años se convertía, probablemente, en el desarrollador más joven hasta el momento tras haber desarrollado una aplicación para iPhone llamada uRlate y que sirve para que los empleados puedan justificar los retrasos por atascos en la carretera ante sus jefes.

Pau García Mila saltó a la fama con 24 años en 2011 tras aparecer en el programa de Buenafuente hablando de eyeOS, su recién creada plataforma de escritorio virtual basada en la nube que Telefónica compró en 2014 cuando la startup estaba en serias dificultades financieras.

Actualmente, García Mila continúa dedicándose al emprendimiento y la comunicación.

De momento, niños cerebro españoles, como los hermanos Thakur, en el campo de las criptomonedas no tenemos. Pero al tiempo, porque las tendencias en este sector son globales y más que a un determinado país son modas que triunfan por segmentos de edad.

Eso sí, no hay que olvidar que detrás de las criptomonedas no hay un banco central, una autoridad financiera, un regulador o una normativa. Todo se basa en afanes especulativos que, como siempre, pueden salir bien o pueden saldarse con tintes trágicos.