Videojuegos

Google lo intentó pero no pudo: cierra Stadia

Después de casi tres años de lucha, el gigante de internet ha decidido dar por terminado su servicio de videojuegos en la Nube.

Stadia Controller: así es el mando de Google
Stadia Controller: así es el mando de Google larazon

En noviembre de 2019 Google lanzaba lo que se suponía sería el Netflix de los videojuegos: Stadia, un servicio de videojuegos en la Nube que despertó un número tan alto de entusiastas como de detractores. Pero la idea nunca terminó de ser aceptada por los jugadores y ahora, después de casi tres años, Google ha anunciado que dará por terminado este “romance”.

El servicio permanecerá disponible hasta el 18 de enero de 2023 y Google reembolsará todo el hardware de Stadia comprado a través de Google Store, así como todos los juegos y contenido adicional comprado en la tienda de Stadia. En el comunicado Google espera que esos reembolsos se completen a mediados de enero.

“Hace unos años lanzamos un servicio de juegos para el consumidor, Stadia – explicaba en el post el vicepresidente y gerente general de Stadia, Phil Harrison –. Y aunque el objetivo de Stadia se basó en una sólida base tecnológica, no ha generado en los usuarios la atracción que esperábamos, por lo que tomamos la difícil decisión de comenzar a reducir nuestro servicio de transmisión de Stadia”.

De todos modos Harrison asegura que Google ve oportunidades para aplicar la tecnología de Stadia a otras partes de Google, como YouTube, Google Play y su división de realidad aumentada. También planean “ponerla a disposición de nuestros socios de la industria, lo que se alinea con nuestra visión de hacia dónde se dirige el futuro de los videojuegos”, concluye Harrison.

Google detalló algunos de los puntos más consultados por los usuarios. Por ejemplo, se podrán terminar partidas y juegos que ya se habían empezado, pero en la mayoría de los casos no será posible migrar el contenido o el progreso a otras plataformas. Los gastos realizados en la plataforma de Google se reembolsarán. Tampoco será posible comprar nuevos juegos desde ahora mismo y es muy posible que, quienes sigan utilizando Stadia, experimenten problemas a la hora de jugar.

Si bien la medida era de esperar, no deja de sorprender. Stadia nunca se hizo con una franja interesante del mercado: en su punto máximo no llegó a los 2 millones de usuarios activos, mientras que las consolas como la PS4 o la Xbox tenían, cada año, ventas de unos 100 millones. Si la tecnología no estaba preparada o los jugadores no estábamos listos, es algo que dirá el tiempo.